Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Navarra vota cambio y sitúa a Uxue Barkos como su líder

Geroa Bai (9), EH Bildu (8), Podemos (7) e I-E (2) suman mayoría absoluta
Descalabro de UPN, que pierde más de 20.000 votos
El PSN, sin peso para conformar mayorías

Víctor Goñi / Iban Aguinaga - Lunes, 25 de Mayo de 2015 - Actualizado a las 06:04h

Galería Noticia

  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

La pulsión social por el cambio tras la calamitosa presidencia de Barcina se ha traducido en que los partidos que han preconizado la perentoriedad de una alternativa reformista han recabado los votos suficientes para articularla merced también a una participación electoral reseñable del 71,35%.

pamplona - Ahora comienza el tiempo de la generosidad y el pragmatismo para configurar un Gobierno estable y coherente bajo la presidencia de Uxue Barkos, a la que los electores han situado como líder del Ejecutivo de la regeneración al consolidar a Geroa Bai como segunda fuerza parlamentaria, con 9 escaños.

La conjunción de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E, los partidos que han basado su campaña en la idea-fuerza del cambio sin matices, alcanza los 26 escaños que confieren la mayoría absoluta. El hecho de que la llamada a regir ese Gobierno sea Barkos en atención al respaldo concitado allana el terreno para Podemos por las reticencias de su dirección nacional a investir a un presidente de la izquierda abertzale tradicional. Necesitado el sorpasso en la Diputación de los votos de las fuerzas referidas, está por ver la articulación concreta del Gabinete, en el sentido de si adopta o no el formato de un cuatripartito o de si alguno de sus promotores opta por quedarse al margen, a partir de los parámetros del mérito y la capacidad en los titulares de las consejerías.

Elecciones 2015

En cualquier caso, nadie duda ya de que el consenso concurrirá con notoria anterioridad a la fecha límite del 24 de agosto desde la premisa de la obligada responsabilidad de todos los interlocutores, difuminando la quimera de una segunda vuelta -en realidad una mera repetición de los comicios- el 18 de octubre.

En el otro extremo del cuadro, UPN, que ha perdido más de 20.000 votos respecto a los comicios de 2011, se queda sin ningún margen. Los números no le permiten reactivar la presión al PSOE para que le mantenga en el poder, como ha sucedido desde que se lo entregó en 1996 al arrumbar aquel tripartito con motivo de la publicación de la cuenta suiza de Javier Otano, además de que Ferraz difícilmente refrendaría a una formación que ha sufrido tamaño descalabro, incluso desde la perspectiva municipal.

esparza, en el disparadero En lo que atañe al análisis por siglas, se da la formidable paradoja de que, aun en su condición de lista más votada, UPN es el gran damnificado de la noche. La merma de escaños (al final de 4, hasta los 15) se daba por descontada si bien no hasta el extremo de dormir con la certeza de su desalojo del Gobierno. Así que Javier Esparza quedó ayer mismo sometido a la ácida censura de los incondicionales de Barcina, que ya trabajan para dificultar el acceso del candidato a la presidencia del partido.

En atención al extravío de sufragios, la noche también resultó esquiva para el PSN, que se queda con menos de 45.000, cuando en 2011 fueron 51.238, por 74.000 largos en 2007 y por ejemplo más de 91.000 en 1991. Esta devaluación electoral, hasta descender al quinto lugar con 7 escaños, tiene su fundamento en la cohabitación pretérita con UPN, una circunstancia que habría de pesar para las decisiones que pueda adoptar el socialismo navarro en los ámbitos interno y externo.

En el polo opuesto, Geroa Bai ha incorporado más de 10.000 votantes a los 42.145 de las elecciones generales de 2011, el marco de referencia tras la reubicación de Aralar. Este hito responde obviamente al tirón de Barkos, con su inequívoco perfil presidenciable.

Con la misma comparativa con las generales de hace cuatro años, EH Bildu ha retenido prácticamente todos los votos conseguidos con la marca Amaiur (más de 47.500, para 8 parlamentarios) . La autoritas de Araiz se antoja clave en este trascendental momento de diálogo proactivo con el resto de siglas y de venta del producto puertas adentro.

Por su parte, Podemos irrumpe en el Legislativo foral con 7 escaños, un resultado meritorio pese a los 18 que le auguró el fútil Navarrómetro de 2014 y casi homologable al que supuso el estreno de CDN en 1995, entonces por la escisión del regionalismo.

Peor le ha ido al PP, que pierde la mitad de su representación, al quedarse en dos actas y sin el grupo parlamentario propio, con la penuria añadida de que sale del consistorio pamplonés. Lógicamente, le ha lastrado tanto su enconamiento interno -de hecho, está dirigido por una gestora-, como la financiación irregular de la dirección nacional.

Dos escaños preserva I-E de sus tres vigentes, un guarismo que le introduce en la ecuación del Gobierno y más que digno habida cuenta de la potencia emergente de Podemos cuando las encuestas le vaticinaban dificultades para hollar el 3% que da acceso al Parlamento.

Límite al que finalmente no arribó Ciudadanos, cuando al 94% del escrutinio ostentaba el 2,95% del sufragio. Tampoco pasó el corte del 5% requerido en Pamplona, la rúbrica de un fracaso que dilapidó definitivamente las opciones de UPN, condenado ahora a actualizar un discurso calcinado en las urnas.

LOS 50 PARLAMENTARIOS FORALES

Elecciones 2015

Elecciones 2015

Herramientas de Contenido