Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Editorial de diario de noticias

Vuelco político histórico en Navarra

Las urnas señalan una dura derrota del régimen político gestionado durante casi tres décadas por UPN y abre las puertas a la demanda de cambio de ciclo político tanto en el Gobierno como en la mayor parte de los ayuntamientos

Lunes, 25 de Mayo de 2015 - Actualizado a las 06:03h

los ciudadanos y ciudadanas de Navarra ofrecieron ayer, a través del ejercicio libre y democrático del voto, una visión real del presente de la Comunidad Foral, mucho más ajustada a nuestra sociedad en el siglo XXI que la imagen minorizada, monolítica y reduccionista que se han empeñado en imponer, dentro y fuera de estas mugas, UPN. Los resultados tanto del Parlamento de Navarra como de ayuntamientos importantes de la Comarca de Pamplona, incluida Iruña, como de otras localidades claves en la geografía foral como Estella-Lizarra, Tudela o Tafalla, suponen un vuelco absoluto -con la irrupción de Podemos y de otras listas municipalistas como Aranzadi- en el panorama político que ha controlado las instituciones y los presupuestos durante más de tres décadas. La consolidación de Geroa Bai tras su irrupción en las elecciones generales de 2011 -siguiendo la estela de aquella Nafarroa Bai que en 2007 puso la primera piedra para cambiar el modelo político de Navarra- hasta convertirse en la segunda fuerza política de la Comunidad Foral, situando a su candidata Uxue Barkos como el relevo democrático de UPN en la presidencia del Gobierno, muestra que los viejos modelos políticos, en muchos casos sometidos a los intereses y dictados de poderes fácticos externos a la voluntad democrática de los ciudadanos, están agotados. La Navarra real del siglo XXI, una sociedad madura democráticamente y conformada por unas nuevas generaciones con los mayores niveles de cualificación y preparación profesional de las últimas décadas, dista mucho de ser un espacio social de confrontación. De hecho, democracia, transversalidad, pluralidad y diversidad han sido los ejes del discurso de este cambio político y posiblemente la clave de los resultados de ayer con una clara mayoría democrática pronunciándose en las urnas en favor del cambio de ciclo político y de nuevos aires en la gestión de los recursos públicos y de la pluralidad de Navarra. En este sentido, los datos finales con una participación del 75,3%, tres puntos superior a la de 2003, muestran una apuesta mayoritaria por un escenario de cambio político -Geroa Bai, EH Bildu, PSN, Podemos e I-E suman casi el doble de votos y escaños que la de UPN y PP- que ofrezca un nuevo modelo de gestión diferente al que ha practicado durante las últimas Legislaturas la derecha. Tanto en lo que se refiere a la planificación y desarrollo de los servicios básicos como la salud, la educación o el bienestar social, como en lo que exigen los nuevos retos económicos y fiscales en áreas como el sector primario, la diversificación industrial o las políticas de impulso tecnológico. Es cierto que no hay ninguna vía cerrada incluso la posibilidad de un adelanto electoral, y que habrá sectores de poder que incidan en la vuelta a las viejas fórmulas de reparto de poder, pero es exigible como punto de partida un diálogo honesto y sereno entre las fuerzas que plantean una alternativa de gobierno al modelo conservador. Y un compromiso en esa línea que haga creíble ante la sociedad que hay prioridades de interés general por encima de los legítimos intereses de cada partido. El mapa político de Navarra cambió ayer con el claro retroceso electoral del modelo, mensajes y acción política que ha representado UPN. Será ahora responsabilidad de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e I-E hacer una lectura, acorde con la voluntad expresada ayer por los navarros y navarras, desde la que poner los mimbres para una modelo de gobierno que anteponga, en sintonía con los ciudadanos, los valores de la cultura de solidaridad, los principios del modelo democrático de convivencia sin exclusiones ni imposiciones y capaz de integrar realmente a todos los navarros y navarras -incluidos los votantes de UPN-, y la atención prioritaria a las demandas y necesidades reales de los ciudadanos a sus respectivos intereses partidistas. Navarra abre un nuevo ciclo.

Herramientas de Contenido

Más sobre Editorial

ir a Editorial »