Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El TTIP, enemigo de la democracia y de los pueblos

Por Iosu Osta - Lunes, 8 de Junio de 2015 - Actualizado a las 06:10h

  • Mail

nos dicen que el TTIP, ese monstruoso Tratado de comercio e inversión que negocian entre EE.UU. y Europa, traerá puestos de trabajo y crecimiento sin par. Sería de esperar, por tanto, que publicitasen a bombo y platillo cada una de sus cláusulas, pero no. La realidad es que tratan de esconderlas tras un sospechoso muro de secreto. Por suerte, cada vez es más numerosa la información que se va filtrando, y confirma las peores sospechas. El TTIP, hoy mismo, es la peor noticia posible para la ciudadanía de ambos lados del charco. Y también, por tanto, para quienes habitamos en Navarra.

El TTIP consolidará los beneficios de las transnacionales mientras, entre otras:

- Ataca los derechos laborales que tenemos en Europa.

- Permite la entrada de alimentos transgénicos aquí prohibidos.

- Legaliza la extracción de hidrocarburos mediante el fracking (que el Parlamento navarro rechazó por mayoría).

- Favorece la privatización de los servicios públicos.

- Permite el uso de sustancias químicas prohibidas en Europa.

- Prohíbe las denominaciones de origen (adiós al pimiento de Lodosa o a las alcachofas de Tudela).

- Además, todas estas medidas quedarán blindadas contra las decisiones ciudadanas mediante los Mecanismos de resolución de conflictos ISDS, unos tribunales privados que permitirán a las transnacionales denunciar a cualquier estado para frenar la capacidad de decisión de la ciudadanía. Un par de ejemplos, aunque hay cientos:

Mercado del tabaco. En Uruguay, el gobierno decidió aumentar el espacio en las cajetillas donde se alerta sobre los peligros del tabaco. Merced a un acuerdo similar, Phillip Morris reclama 25 millones de dólares. Y lo juzga un tribunal privado ajeno a toda legislación democrática.

Energía nuclear. Alemania decidió abandonarla tras la tragedia de Fukushima, y la sueca Vatenfall (estos países están sometidos al Tratado sobre la Carta de la Energía) reclama 3.700 millones de euros por los ingresos que no obtendrá de sus centrales.

La guinda es el denominado Consejo de Cooperación Regulatoria, organismo que controlará las leyes actuales y futuras para adaptarlas a los acuerdos firmados. Velará por la desregulación y, además, dará a las empresas el poder de escoger y eliminar normativas. Estas empresas recibirán notificación previa de todas las proposiciones de normas antes de su introducción, y tendrán potestad para eliminar las restricciones que disminuyan sus beneficios.

El presidente Roosevelt, en abril de 1938, dijo en su mensaje al congreso que “la libertad en una democracia queda gravemente dañada cuando se tolera que el poder privado, el poder del gran capital, sea mayor que el poder democrático del Estado. Esta es la esencia del fascismo, propio del Estado controlado por este poder privado”. Pues esa esencia del fascismo llega hoy revestida de modernidad. Usan el comercio como excusa para robarnos derechos, porque lo único que buscan es asegurar los beneficios económicos de las transnacionales. No les importa la ciudadanía, ni los derechos, ni el tejido de pequeñas y medianas empresas que sostienen la actividad y el empleo.

El 11 de octubre y el 18 de abril se han celebrado dos jornada internacionales de lucha contra el TTIP. En Navarra hemos creado la Iniciativa contra el TTIP y aportamos información, charlas, teatros, concentraciones, manifestaciones, etc. Gracias al trabajo que desarrollamos a nivel local, y al de muchas más organizaciones a nivel estatal e internacional, cada vez más gente conoce estas siglas y sus consecuencias.

Y seguimos en guardia y en lucha. Sabemos de nuestra pequeñez ante quienes pretenden acabar con nuestros derechos, pero aspiramos a ser como ese mosquito que, a pesar de ser pequeño, molesta mucho y nos impide conciliar el sueño. Hay que sacar a la luz estas negociaciones para que todo el mundo se entere de qué va este tratado y se sume a este clamor. Hagamos incómodas las negociaciones a las personas que están allí arriba, en su tablero geopolítico, y consigamos que se den cuenta de que están para defender los derechos de la ciudadanía y no los de las transnacionales y que queremos tener las riendas de nuestro futuro.

A nivel europeo hemos puesto en marcha una recogida de firmas que ya ha recogido más de 1.700.000 y a la que te invitamos a sumarte (https://stop-ttip.org/es/firmar/?noredirect=es_ES)

El autor es miembro de la Iniciativa contra el TTIPren aurkako Ekimenaren partaidea

  • Mail

Herramientas de Contenido

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Últimas Noticias Multimedia

Publicidad

Publicidad