Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Uxue Barkos plantea un Gobierno de nueve consejeros con una vicepresidencia estratégica económica y otra social

Dos pilares centrales gestionarán los dos ámbitos prioritarios del Ejecutivo
Propone buscar consejeros de perfil profesional consensuados, pero reclama que no sean parlamentarios ni tengan cargos de partido

Ibai Fernandez / Maitane Bernabeu - Jueves, 2 de Julio de 2015 - Actualizado a las 06:14h

  • Mail
La mesa general de las negociaciones programáticas.

La mesa general de las negociaciones programáticas. (Bergasa)

Galería Noticia

Pamplona - Uxue Barkos propone un Gobierno de nueve consejerías con dos vicepresidencias estratégicas centradas en el área económica y en la social, y formado por consejeros de perfil profesional vinculado a la temática que van a tener que gestionar. La candidata a la presidencia trasladó ayer al resto de grupos con los que negocia el nuevo Ejecutivo foral un primer borrador de la estructura gubernamental, abierta a aportaciones y matizaciones, y que fue bien recibida por el resto de fuerzas, que no obstante plantearon algunas modificaciones que serán analizadas en los próximos días.

Barkos plantea así un Gobierno con cambios importantes respecto al actual. El principal pasa por la desaparición de la vicepresidencia política, y que se sustituye por una de gran contenido social, en la que se incluyen las políticas sociales, el empleo protegido y la vivienda.

También se divide el macro departamento de Economía que actualmente dirige Lourdes Goicoechea, que se reparte entre la gestión de la política presupuestaria y fiscal (Economía y Hacienda), y la promoción del empleo, con especial atención a la industria y una apuesta por la oficina de Bruselas. En esta última consejería se incluye también la gestión de las infraestructuras, que pierde el departamento propio que ahora suponía Fomento.


Respecto al resto de áreas, se mantienen solas Salud y Educación, se potencia la de Cultura, y se apuesta por repetir el esquema Administración Local-Medio Ambiente-Desarrollo Rural y Presidencia-Justicia e Interior. Además, adquiere protagonismo el futuro portavoz, que dentro de la consejería de Gobierno Abierto asumirá las políticas de gestión transversal como Política Lingüística; Igualdad, Proyectos Estratégicos; y Paz y Convivencia, que tendrá una dirección general propia.

Sin cuotas En la propuesta avanzada ayer al resto de grupos no se incluye ningún nombre concreto. Barkos abogó por fijar primero unos perfiles profesionales para la gestión de cada área sectorial, y a partir de ahí buscar las personas más adecuadas. La candidata emplazó además al resto de grupos a que proponga nombres para las consejerías que consideren más importantes, de forma que se pueda buscar un consenso general sobre la composición del Gobierno y las cuatro fuerzas que apoyan el cambio se sientan representadas en las personas que van a gestionar el programa pactado.

No obstante, Barkos también puso algunas condiciones respecto a los miembros de su futuro equipo de trabajo. En línea con lo expuesto los últimos días, abogó por un Gobierno cohesionado que quede al margen de las disputas partidistas que puedan surgir a lo largo de la legislatura, por lo que rechazó un reparto de consejerías a modo de cuotas. Y aunque dejó la puerta abierta a que el resto de partidos propongan personas para las consejerías sin límites por grupos, sí defendió que todos los miembros del Gabinete cuenten con el visto bueno de la presidenta, que es en definitiva quien debe liderar el Gobierno y quien debe oficializar su nombramiento.

Es, a su juicio, la mejor forma de garantizar la estabilidad interna del Gobierno, dejando para el ámbito parlamentario las diferencias que puedan surgir estos cuatro años, y en las que cada partido intentará marcar un perfil político propio y diferenciado. Un escenario que consideró lógico y legítimo, pero del que pretende blindar la vida interna del Gobierno. Por ello, también defendió que los futuros consejeros no sean parlamentarios -o que dejen su escaño si lo son- y que no tengan cargo orgánico dentro de ningún partido.

Negociación pendiente Son aspectos en cualquier caso pendientes de negociación, y no parece que vaya a haber problemas al menos en lo relativo a la estructura de Gobierno. Otra cosa será la elección de los miembros del Gabinete, en la que se avanza de momento sin que se hayan puesto nombres sobre la mesa. De momento Podemos e Izquierda-Ezkerra mantienen abierto su debate interno sobre su papel en el futuro Ejecutivo, mientras que EH Bildu reiteró ayer su voluntad de tener un papel protagonista. “No hay ningún tipo de cuestión que impida por ejemplo que alguien de EH Bildu pueda ser consejero”, destacó ayer sobre las condiciones planteadas por Barkos Adolfo Araiz, y que consideró “normales”. “Ahora vamos a hablar de algunos departamentos en concreto y veremos qué se termina acordando”, señaló.

fecha

la investidura podría ser el día 23

Tras la ronda. La presidenta del Parlamento foral, Ainhoa Aznárez, iniciará hoy con el PSN la ronda de consultas con los portavoces de los grupos con el objetivo proponer, en su caso, una candidatura a la presidencia del Gobierno de Navarra, que se votaría previsiblemente en un pleno que tendría lugar el 23 de julio. Tras reunirse con todos los grupos, previsiblemente el 16 de julio Aznárez convocará a la Mesa y a la Junta para anunciar la candidatura a la presidencia del Gobierno, y en esa misma sesión se convocaría al pleno del debate de investidura, que tendría lugar el jueves 23.


614 MEDIDAS PARA LA NUEVA NAVARRA Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra han alcanzado un acuerdo programático que recoge 614 medidas que guiarán la actuación del nuevo Gobierno de Navarra, que tendrá como prioridades en esta legislatura el impulso de las políticas sociales y la creación de empleo.

Gran parte del contenido del documento, de 74 páginas, se centra en las políticas sociales y, entre otras medidas, se apuesta por garantizar una Renta Básica y se asume un compromiso con las propuestas de las plataformas antidesahucios.

En materia educativa, los partidos firmantes muestran una "posición clara" de paralización efectiva de los desarrollos de la LOMCE y abogan por potenciar el sistema educativo público y diseñar un procedimiento especial para las ikastolas de la zona no vascófona, así como garantizar el derecho de escolarización en el modelo D de todo el alumnado que así lo demande.

También se estudiarán vías legales para no impartir "Religión confesional" en el currículo escolar de Navarra.

En el apartado sobre sanidad, se comprometen a garantizar la interrupción voluntaria del embarazo en el sistema sanitario público y consolidar la unificación del Complejo Hospitalario de Navarra.

Además de una Ley Foral para la Igualdad de Género, en el documento se plantea una revisión del Premio Príncipe de Viana de la Cultura, desvinculándolo de la Monarquía.

El acuerdo, que anuncia una reforma fiscal a lo largo de 2015, de forma que entre en vigor en 2016, expresa una posición contraria a la reforma laboral vigente y plantea realizar en el primer año de la legislatura un informe que analice las posibilidades de crear una institución financiera pública en Navarra. También se aboga por eliminar la partida de financiación (900.000 euros) del Consejo de Diálogo Social (del que forman parte la CEN, UGT y CCOO).

En relación con infraestructuras como el pabellón Reino Arena, Circuito de Los Arcos, Sendaviva y Autovía del Camino, se revisarán los informes elaborados por la Cámara de Comptos y se estudiará la posible existencia de responsabilidades.

Se velará asimismo por que Osasuna, en el futuro, como cualquier contribuyente, cumpla con sus obligaciones fiscales.

Estos cuatro partidos acuerdan reabrir una oficina de Navarra en Bruselas y, en relación al autogobierno, se comprometen a su defensa en todos los ámbitos, y se apuesta por asumir las competencias de I+D+i, tráfico e instituciones penitenciarias.

Se comprometen además a normalizar e impulsar las relaciones con la Comunidad Autónoma Vasca y municipios del país vascofrancés y a reformar el Amejoramiento del Fuero para definir el estatus político de Navarra, incluir nuevas competencias y avanzar en el reconocimiento de derechos sociales.

En el apartado sobre transparencia, se anuncia una nueva Comisión de Investigación sobre Caja Navarra y se hacen propuestas como limitar a dos el número de mandatos tanto de la presidencia del Gobierno como de las respectivas consejerías.

Respecto al tramo Campanas-Castejón del TAV, el Gobierno foral estudiará "con rigor exhaustivo" la situación y no adoptará ninguna decisión administrativa de avance hasta "no tener claro el compromiso suficiente del Gobierno del Estado con una solución ferroviaria que encaje en una visión compartida entre ambas administraciones".

Se buscará una solución para el Navarra Arena, sin descartar su venta, y se defenderá ante el Estado la paralización del recrecimiento del embalse de Yesa.

Además de la derogación de la Ley de Símbolos, en el acuerdo programático se aboga por la conversión de la Policía Foral en una policía integral que asuma las competencias plenas en materia de tráfico y transportes, seguridad ciudadana, medio ambiente, espectáculos públicos, actividades clasificadas y orden público.

Los partidos crearán una Comisión de Seguimiento del acuerdo integrada por cuatro representantes de cada formación.

Quedan no obstante varias cuestiones a desarrollar pendientes de consenso, referidas a la concertación educativa; la vivienda en alquiler; la petición de competencias en políticas pasivas de empleo, gestión Seguridad Social e Inspección de Trabajo; el modelo de gestión de los fondos destinados a políticas activas de empleo; los perfiles y sistema de elección de las direcciones generales; y la nueva Ley del Euskera.

  • Mail

Herramientas de Contenido

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad