Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Próxima estación, San Fermín

Un año más está presente la variedad de origen de los turistas

Destacan Australia o Estados Unidos

Sandra Planillo / Javier Bergasa - Lunes, 6 de Julio de 2015 - Actualizado a las 06:10h

Turistas del tren de Madrid.

Turistas del tren de Madrid.

Galería Noticia

  • Turistas del tren de Madrid.

pamplona- La estación de tren de Pamplona sufrió ayer y, en su conjunto, los últimos días, la mayor afluencia del año. Ciudadanos de todas las partes del mundo atravesaron continuamente la puerta que les separaba de las fiestas de San Fermín.

Los encuentros y las despedidas seguían estando presentes en los andenes, pero ayer quedaron relegados a un segundo plano. Las chancletas, los gorros, las camisetas de tirantes y las grandes mochilas de viaje fueron las protagonistas de la jornada. Los trenes que llegaron a la estación iban repletos de gente de todas las edades. Nueve de los ferroviarios venían de Madrid.

En el exterior, mientras el sol pamplonés apretaba, los taxis parecían luchar por ser los primeros en llevarse el premio: los turistas. El colapso en la carretera desesperaba a algunos conductores, cuya consecuencia fue que el sonido de las bocinas acompañara a los viajeros en su llegada a la estación. Los taxis rodeaban todo el parking del edificio, mientras los coches particulares intentaban hacerse un hueco para esperar a los que llegaron. Ni un solo minuto transcurrió sin que un taxi aguardase en la puerta, como si de repente Pamplona hubiese triplicado el número de licencias.

Al mismo tiempo, no fueron pocos los que decidieron escoger el transporte urbano. Con un mapa en la mano, un poco de desorientación y los bártulos al hombro, se acercaban a la marquesina para buscar su ruta.

En el interior de los andenes la situación también era frenética. Decenas de personas con sus equipajes se desplazaban de un lado a otro buscando a familiares o a compañeros de viaje. Manos levantadas, sonrisas, abrazos y emoción inundaban el espacio.

La misma situación se repetía una y otra vez, a veces con más pasajeros, otras con menos. La voz de un responsable de la estación sonó a través de los altavoces y, la información se repitió en varios idiomas. Pocos minutos después el tren hizo su entrada en los andenes y, los turistas no paraban de circular por toda la estación.

Las fiestas de San Fermín siempre han sido un escenario de multitud de turistas y, parece que este año el buen tiempo les ha hecho repetir.

A las 16.55 de la tarde uno de los trenes que había salido de Madrid llegó a Pamplona. De él se bajaron personas de todas las edades y nacionalidades. A pesar de que cada pasajero era diferente, ciertos grupos eran identificados con facilidad. Mientras la gente aguardaba, los idiomas y las historias se mezclaban.

Los conocidos guiris de procedencias muy diversas como Australia, Inglaterra o Estados Unidos llamaban la atención. No solo les caracterizaba su físico, también lo hacía su atuendo. La gran mayoría en chanclas, con ropa cómoda y con mochilas de montaña descomunales colgadas a la espalda. Alguno de ellos, a falta de un día para dar comienzo a las fiestas de San Fermín, se había adelantado. Mientras la mayoría de pasajeros llegaban con una botella de agua en la mano, muchos otros salieron por la puerta bebiéndose una cerveza. Otros, llevaban las mochilas cargadas con botellas de sangría, como si en Pamplona hubiese sequía.

La estación pamplonesa presenció ayer un panorama de variedades. Vendedores ambulantes llegaban con sus bolsas a cuestas, músicos con sus instrumentos, pero la gran mayoría no venía con ansias de trabajar sino con ganas de vacaciones, de disfrutar de los Sanfermines.

A su vez, eran muchos los pamploneses que decidieron coger un tren en estas fechas, pero estos para alejarse de la multitud. Mientras la marabunta de turistas llegaban, otros se escapaban de la fiesta.

Herramientas de Contenido