Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

efeméride | aniversario en la comparsa

125 años de cabezudos

Aniversario de las ilustres figuras de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona, que ayer desfilaron en la procesión de San Fermín y recibieron un multitudinario ‘Cumpleaños feliz’ frente a la iglesia de San Lorenzo

Un reportaje de Fernando P. Arderius | Fotografía Unai Beroiz - Miércoles, 8 de Julio de 2015 - Actualizado a las 06:09h

Fermintxo Cariñena (26 años), posa junto a la cabeza del Alcalde -y su vara  de mando-, figura que porta en los desfiles de los cabezudos.

Fermintxo Cariñena (26 años), posa junto a la cabeza del Alcalde -y su vara de mando-, figura que porta en los desfiles de los cabezudos. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Pasaban las nueve y media de la mañana y en la calle Mayor se respiraba un ambiente especial. Decenas de familias, amigos, parejas, jóvenes y no tan jóvenes, tanto de aquí como de fuera, aguardaban ante el Palacio de Ezpeleta la salida de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona.

Para los segundos, era un día especial. No únicamente porque se iniciase la procesión de San Fermín -se realiza desde 1626- si no también porque este 2015 cumplen 125 años repartiendo alegría por las calles de Iruña. La comparsa está compuesta por 32 figuras en total, ocho reyes, seis zaldikos, seis kilikis y cinco cabezudos, Alcalde, el Concejal, la Abuela, la Japonesa y el Japonés.

“El Alcalde es como el pastor de la comparsa, si hay dudas se le busca” declaró Fermintxo Cariñena, director de teatro que se alterna con David Hurtado para llevar la cabeza del Alcalde. Esta figura, junto a dos policías municipales, supervisa la comitiva en actos como la procesión. “Cada uno tiene su público. Los cabezudos son más serios y no bailan, pero rompen la barrera del miedo y los críos se acercan más. ‘Estos son los buenos’ he escuchado decir a alguna madre”, comentó entre risas.

Buenos o malos, el tiempo pasa factura a todos por igual, incluso por los cabezudos, que necesitaron una puesta a punto a mediados de los 80, si bien es cierto que su aspecto apenas ha variado tras siglo y medio. “Yo entré hace diez años en la comparsa, con 16, con muchas ganas pero poca idea. Desde entonces he desfilado con varias figuras“, relató Cariñena. “Se nota un cariño especial por el Alcalde, la gente lo reconoce y se siente mucha emoción desde dentro”, añadió.

Además de organizar la comitiva, el Alcalde es el único que tiene un mecanismo para que el portador de su cabeza de 14 kilos pueda mover sus ojos, un sencillo sistema de contrapesos en la parte inferior de los mismos, que hacen que los iris se mantengan en perpendicular al suelo, por lo que al mover la cabeza los ojos se mueven. Además en su interior lleva un cuerda con la que el porteador los mueve para el asombro de los niños y los no tan niños.

“El día siete es un día largo, pero especial, aunque con estos calores (a las 12 horas el termómetro rondaba los 30 grados) se suda mucho, aseveró. “Pero aun así el calor es casi mejor, ya que la Comparsa con frío no se entiende”.

Pese a las altas temperaturas de estos Sanfermines, cientos de personas abarrotaron las calles del Casco Viejo para ver la procesión, en su ida y venida desde la iglesia de San Lorenzo a la Catedral de Santa María la Real. Allí, el séquito encabezado por el alcalde (de Pamplona) Joseba Asiron recogió el cabildo y se dirigió de nuevo a la Iglesia de San Lorenzo, desde donde comenzó la procesión de San Fermín.

Finalmente , el Concejal, el Alcalde, la Abuela, el Japonés y la Japonesa recibieron el Cumpleaños feliz tocado por La Pamplonesa y cantado por cientos de personas reunidas ante la iglesia. En el acto también fueron obsequiados con un aurresku.

los menos conocidos De la corte de cabezudos de Pamplona no se sabe demasiado. Al ser un séquito de rango menor al de los gigantes (los ocho reyes tienen 30 años más), están obligados por el protocolo a desfilar delante, siempre con su tranquila porte. El libro editado en el 125º aniversario señala que Félix Flores Logier (nacido en la calle Estella en 1842 la misma rúa donde vivía en esa época Tadeo Amorena, el creador de los gigantes), fue el autor de las cinco figuras. Los trajes fueron confeccionados por Serapio Minué, y hay cuatro facturas de 275 pesetas cada una.

el fabricante Nacido el 23 de agosto de 1842, Félix Flores Logier fue un pintor con taller propio, primero en la calle Calderería, y después en la calle San Agustín. Él mismo presentó al Consitorio pamplonés en abril de 1890 la factura para elaborar los cuatro cabezudos, a 90 pesetas cada uno. En aquella factura se podía leer: “Se construirán cuatro cabezas de pasta de cartón de 70 cm de altura con la correspondiente proporción de anchura, bien modeladas, con su correspondiente aparato de correos para sujeción, con arreglo a los bocetos aprobados por la Corporación. Dichas cabezas en el caso de ser aprobado este presupuesto quedarán terminadas para los primeros días de junio. Pamplona, 27 de abril de 1890”. El Ayuntamiento le encargó uno más, que aún a día de hoy se desconoce su identidad.

Herramientas de Contenido