Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

primer encierro | heridos

“He tenido suerte, el toro solo me ha raspado con el cuerno”

Marshall Dietrich recibió una cornada leve en la espalda en la zona de Estafeta por la que precisó cinco puntos

Miércoles, 8 de Julio de 2015 - Actualizado a las 06:09h

Marshall Dietrich, instantes después de que le diesen el alta.

Marshall Dietrich, instantes después de que le diesen el alta.

Galería Noticia

Pamplona - Marshall Dietrich fue uno de los tres trasladados al Complejo Hospitalario de Navarra por herida de asta de toro. Este estadounidense de 27 años se encontraba corriendo en Mercaderes cuando un toro negro, Centurión, le rozó con el cuerno en el costado, produciéndole una herida de levedad pese a haber sido producida por el cuerno.

Dietrich, residente en California, aseguró sentirse “muy afortunado” al haber recibido una cornada de tan poca gravedad en su espalda. “He tenido suerte porque el toro solo me ha raspado con el cuerno, pero podría haberme alcanzado algún órgano vital si me lo llega a clavar”, apuntó. El pitón tan solo le produjo un corte que fue suturado con cinco puntos.

En su carrera, el mozo enfiló la entrada de la calle Estafeta frente a los astados bien colocado, pero su inexperiencia le cobró factura, ya que fue la primera vez que corría. Se desplazó hacia la izquierda cuando llegaron los toros, aunque no se movió lo suficiente, por lo que el astado lo alcanzó. “Comencé a correr y no miré al toro”, afirmó el corredor.

Dietrich no fue consciente inmediatamente de que el animal lo había alcanzado. De hecho, comenzó a andar dispuesto a salir del recorrido cuando comenzó a notar dolor en la espalda, pero no le dio especial importancia.

El californiano se internó solo en el recorrido del encierro y fueron el resto de corredores los que le aconsejaron acudir a los servicios sanitarios al ver sus quejas de dolor y al herida que presentaba en la zona lumbar, que era la que le producía el dolor.

Pese a que la cornada se produjo en Estafeta, el traslado se realizó desde el puesto de Mercaderes, ya que la cogida tuvo lugar muy cerca de la curva.

La primera experiencia de Marshall Dietrich en el recorrido pamplonés no le dejó buen sabor de boca. De hecho, tener su vida en manos del toro le ha hecho replantearse la peligrosidad que tienen los encierros y declaró que no volverá a correr. “Al notar el toro sobre mí me agaché, me cubrí e intenté detenerlo”, relata.

Mañana no repetirá en el encierro, indicó, lo verá seguro a través de la televisión, ya que parte hacia Ibiza y su vuelo sale a las 9.00 horas. - Leticia de las Heras

Herramientas de Contenido