Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El australiano doblemente corneado permanecerá "al menos tres días" ingresado

EFE - Jueves, 9 de Julio de 2015 - Actualizado a las 16:45h

El cabestro "Engatillado" levanta por los aires al australiano Logan, que recibió dos puntazos en el encierro del día 8.

El cabestro "Engatillado" levanta por los aires al australiano Logan, que recibió dos puntazos en el encierro del día 8. (Jesus Chueca)

Galería Noticia

PAMPLONA. Tim Logan, australiano de 26 años que fue doblemente corneado ayer por un cabestro en la plaza de toros, tras el segundo encierro de los sanfermines, cuenta en una entrevista a EFE que permanecerá en el hospital "al menos tres días más".

"No puedo olvidar la imagen de volar por los aires", recuerda Logan, quien no descubrió inmediatamente las heridas y a quien avisaron de la cornada que había recibido en la espalda y no alcanzaba a ver. Sí vio la del muslo y gritó pidiendo ayuda al ver que "el agujero era grande".

Los sanitarios que le atendieron en la plaza trataron de calmarle diciendo que estaba bien, pero Logan no entendía español y ha confesado que se sintió muy confuso: "No sentía las piernas. Lo veía todo blanco y me preguntaba qué estaba pasando".

El australiano, cuyo estado es leve y su evolución es favorable, escuchaba que le repetían la palabra "cirugía" para explicarle que le operarían en la enfermería de la plaza de toros.

Era la primera vez que el joven corría el encierro, aunque había visto el primero de estos sanfermines por la televisión. "Tenía que probarlo -afirma, sin esconder el nerviosismo que le causaba la idea-. Probablemente no vuelva a correr".

Logan había empezado la carrera en el tramo de Telefónica junto a cuatro amigos, a quienes perdió de vista al poco de empezar. "Había mucha gente y era una locura".

Leah Wigglesworth, amiga del australiano, de 25 años, observaba la entrada de los mozos en la plaza desde las gradas y asegura que no vio a Logan cuando el cabestro le corneó: "Vi a la gente volando por todos lados, pero no vi a Tim".

Ninguno de los compañeros que habían viajado a Pamplona supo dónde se encontraba Logan hasta el mediodía. "Esperaba que me dijeran que estaba muerto", recuerda Wigglesworth.

El australiano, único alcanzado por asta en la jornada de ayer, permanece ingresado en el Complejo Hospitalario de Navarra a la espera de que los médicos declaren que no hay riesgo de infección. Por el momento, ha contado que permanecerá "al menos tres días" en el centro y que en una semana le retirarán los puntos.

Herramientas de Contenido