Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

cuarto encierro | la crónica

‘Fuente Ymbro’ se gana las flores

La torada protagoniza un encierro para lucirse sin heridos por asta

El lugar donde murió Daniel Jimeno, que fue homenajeado, bendecido por el ‘capotico’ después de que ‘Injertador’ y ‘Hostelero’ limpiaran de sustos el vallado

Fotografías Vicente Larumbe, Joxerra Larrañaga, Iban Aguinaga, Jesús Chueca, Santiago Torrado, Ángel Gómez, Emilio Zazu, Eduardo Sanz, Oskar Montero, Iñaki Porto, Juan Antonio Garaikoetxea, Juan Miguel Ochoa de Olza, Unai Beroiz, Patxi Cascante, Eduardo Sanz , Pablo Roa, Oriol Maza, Javier Bergasa y Jesús Diges/Efe Enrique Conde - Sábado, 11 de Julio de 2015 - Actualizado a las 06:10h

‘Injertador’ y ‘Hostelero’ evitan la grupeta de mozos caídos en Telefónica tras haberles puesto los cuernos de pañuelo.

‘Injertador’ y ‘Hostelero’ evitan la grupeta de mozos caídos en Telefónica tras haberles puesto los cuernos de pañuelo. (JOSÉRRAMÓN LARRAÑAGA)

Galería Noticia

pamplona - Llevan viniendo al serial sanferminero la última década de forma ininterrumpida y en este tiempo se han ganado una buena fama, a base de estadística favorable y nobleza en su comportamiento, para correr por las calles de esta ciudad de par de mañana. Tuvieron una tacha, cuando precisamente estos astados fueron los invitados a penetrar por donde pudieran cuando se formó el montón tan recordado del 13 de julio de 2013. Como allí no tuvieron gran culpa de la cisca organizada, bastante bien se portaron para lo que pudo haber sido. Así que ese ánimo hierático al gentío acompañó ayer también a los Fuente Ymbro, que se zamparon el recorrido en un santiamén (2 minutos y 24 segundos). Teniendo en cuenta que no se fueron directos a los chiqueros de la plaza y antes de ser encerrados se dieron alguna vuelta por el ruedo y que, durante la carrera, se habían tropezado en varios rincones con la mocina, hicieron un tiempazo. Ya tiene mérito que, aun así, pese a que la manada se disgregó y se crearon varios grupos en la carrera, a ninguno de los animales gaditanos le entrara un siroco e hiciera por embestir a los corredores. Un parte de heridos que dejó un balance de solo dos atenciones por luxaciones es algo difícil de ver por estos lares durante estos días. Se ganaron así las flores los Fuente Ymbro, las flores que ayer homenajeaban a la última víctima mortal del encierro, Daniel Jimeno Romero, en Telefónica, en el mismo lugar donde precisamente ayer se vivió un mal rato de sobrecoger la garganta. Fue la habitual escena de milagro en la que mozos y morlacos quedan retratados en un mismo lienzo, se retuercen los cuerpos humanos y sacan brío los músculos de los animales y así, sin saberse muy bien cómo, el caso es que los cuernos del animal no terminan de hacer sangre en la carne. Ayer fue el turno de sacar el capotico para evitar precisamente que el lugar donde cayó Daniel Jimeno se volviera a cubrir de sangre. Injertador, con el número 89, y Hostelero, el 133, un colorado y un castaño, con una cornamenta de aúpa, alcanzaron Telefónica tras dejar atrás unas bonitas carreras de las que presumir y ahí se empezaron a balancear hacia el vallado, donde uno tras otro, se fueron cayendo hasta cinco jóvenes en sus mismas narices, entre ellos una moza a la que el pitón derecho de Injertador le probó el desodorante y un chico de polo a rayas que, de espaldas a la torada, se libró de rasguños porque no hicieron por él. Otro de los muchachos implicados acabó con un buen rasponazo en la espalda. Ya saben que este tipo de milagros inexplicables pasan a diario, pero algunos de los de ayer se están todavía tentando para saber que es cierto.

CURVA Y ESTAFETA, DOS MILAGROS A la escena que acabó con el vallado impoluto en Telefónica le había antecedido un encierro dislocado de cabeza a cola, con un trote de vértigo impuesto por un ágil cabestro, y un par de sustos gordos en la curva de Mercaderes y en mitad de la recta de Estafeta. En el primero se vio envuelto un mozo mexicano, lucía el polo identificativo, que se vio aprisionado por el esprint desbocado de Manirrota, el único negro, con el 135, y que lideró la carrera desde Santo Domingo hasta Estafeta. Su ritmo imparable fue el que provocó que los Fuente Ymbro se estiraran como un chicle y dejaran hueco entre sus corpachones para que varios mozos sacaran tajada del momento. La cuestión es que, en la curva, el corredor, que resulta ser un gran aficionado taurino, fotógrafo y con web especializada, se vio preso contra la pared empujado por Manirrota, que le dio la vuelta como quien cose. El hombre, tras ser golpeado, al menos se quedó como una estatua junto a la fachada lo que hizo que la cosa no fuera a mayores. Al poco de haberle dado el empellón, Manirrota también se llevó por delante a un corredor al que le pasaron cuatro toros por encima que le tuvieron que dejar bien amolado. Le comió la carrera, le arrolló y le dejó por los suelos a la espera de que varios quintales le pisaran los huesos. Ahí terminó el joven y de ahí no pasó el esprint de Manirrota, que también tras doblar las patas y, por suerte, sin hacer por los costados, se quedó cerrando manada.

LOS DATOS

El sexto encierro más limpio. Según el Gobierno de Navarra, en información facilitada a Efe, solo cinco encierros desde 1980, año en el que se computan estadísticas oficiales, han resultado más limpios que el de ayer de los Fuente Ymbro, en el que no se efectuaron traslados y solo se atendió a dos mozos por luxaciones. Evidentemente, estas cifras relacionadas con el encierro y su limpieza son ciertamente relativas, puesto que aun así hubo 45 atenciones por esguinces, curas y demás. El balance del encierro del 11 de julio de 2013 también se saldó sin ningún traslado hospitalario.

Herramientas de Contenido