Julián Chivite se mantiene como presidente

El grupo ruso SPI se queda con Señorío de Arínzano (Chivite) por unos 15 millones de euros

La compañía navarra se desprende de uno de sus activos de referencia para continuar con su actividad

Miércoles, 19 de Agosto de 2015 - Actualizado a las 06:09h

pamplona- El grupo ruso SPI, controlado por Yuri Schleffler, se ha hecho finalmente con la bodega Señorío de Arínzano, que pertenecía a Chivite. El grupo ruso se queda de este modo con la joya de la bodega navarra, ahora controlada por la banca a través del Fondo Fénix, previo pago de una cantidad cercana a los 15 millones de euros.

La histórica empresa navarra toma de este modo aire para afrontar el proceso de reestructuración en el que se encuentra. Y que se desencadenó, precisamente, por la elevada deuda contraída para acometer las inversiones hechas en la bodega Señorío de Arínzano, diseñada por Rafael Moneo.

La operación llega después de que Chivite cerrase en mayo con los bancos su acuerdo de canje de deuda por acciones. De este modo, los bancos acreedores (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Popular y Sabadell) tomaron el control de un 80% de la compañía, mientras que Julián Chivite mantenía un 15% de la compañía y su hermano Fernando, un 5%. Julián Chivite se mantiene como presidente ejecutivo.

Chivite mantiene de momento el control sobre Viña Salceda (La Rioja), Gran Feudo, que supondría el origen de la compañía y la sociedad Julián Chivite Family Estates, que incluye la finca de Villatuerta. - D.N.