Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Escuelas de ciudadanía

La casa de cultura de Burlada acoge hoy el 5º Encuentro de Clubes de Lectura de Navarra, una cita que reunirá a más de 300 personas y que demuestra la pujanza de una actividad en la que se aprende a compartir, a hablar, a escuchar y a respetar.

Un reportaje de Ana Oliveira Lizarribar. Fotografía Iñaki Porto - Sábado, 24 de Octubre de 2015 - Actualizado a las 06:08h

  • Mail
En la imagen, de izquierda a derecha: Inmaculada Saragüeta (Burlada), María Jesús Corcin y María Carmen Martínez (Red de Bibliotecas), Olga Morentin (Burlada), Sofía Villegas, María Carmen Salas (Red de Bibliotecas), Gloria Perales (Marcilla), Jesús Arana

En la imagen, de izquierda a derecha: Inmaculada Saragüeta (Burlada), María Jesús Corcin y María Carmen Martínez (Red de Bibliotecas), Olga Morentin (Burlada), Sofía Villegas, María Carmen Salas (Red de Bibliotecas), Gloria Perales (Marcilla), Jesús Arana (Barañáin) y Villar Arellano (Civican) en la Biblioteca de Burlada.

Galería Noticia

“Con los clubes, la relación entre bibliotecario y usuario se ha vuelto mucho más intensa” “Van a más; la mayoría de los usuarios busca un sitio de referencia en el que entrar y quedarse”

desde 1997, cada 24 de octubre se celebra el Día de la Biblioteca con el propósito de trasladar a la opinión pública la importancia de este espacio como lugar de encuentro de los lectores de todas las edades con la cultura y como un instrumento de mejora de la formación y la convivencia humana. Y a la vez, trata de rendir homenaje a la figura del bibliotecario, en reconocimiento a su esfuerzo y dedicación. Este año, y como acto central de la celebración, las bibliotecas públicas de la Comunidad Foral han hecho coincidir la fecha con el 5º Encuentro de Clubes de Lectura de Navarra, que rendirá homenaje al recientemente fallecido Rafael Chirbes, con la presencia de su amigo y editor Jorge Herralde (Anagrama) y de los escritores Isaac Rosa y Sara Mesa. Asimismo, en la cita se darán a conocer experiencias de tres grupos diferentes. Todos los actos serán en la casa de cultura de Burlada.

La reunión de hoy estuvo a punto de naufragar. La comisión de bibliotecarios que organiza estos encuentros anuales había escogido antes de verano como protagonista a Rafael Chirbes, que había aceptado la invitación gustoso. Y el 15 de agosto se produjo la peor de las noticias. El escritor valenciano fallecía por un cáncer fulminante. La gran pérdida para la literatura española contemporánea vaciaba también los planes de los clubes, a los que se había encargado la lectura de la novela En la orilla, Premio Nacional de la Crítica en 2014. “La noticia nos pilló de vacaciones y, llamándonos los unos a los otros, consideramos oportuno seguir adelante y convertir el programa en un homenaje público a Chirbes, seguramente el primero que se le hace”, cuenta Mª Carmen Martínez, trabajadora de la Red de Bibliotecas. Así, “gracias al compañero Jesús Arana, de la biblioteca de Barañáin, pudimos contactar con varias personas cercanas al autor”, como Jorge Herralde (Anagrama), que junto a Sara Mesa e Isaac Rosa protagonizará la primera parte de la jornada, en la que, además de la consabida tertulia, habrá tiempo para proyectar un vídeo elaborado ad hoc para este día, con textos e imágenes del escritor.

Socializando

La actividad más consolidada de las bibliotecas

Escoger a Chirbes es, si cabe, más adecuado por la cercanía de sus letras a la realidad. Historias como La larga marcha o Crematorio son radiografías de gran calidad literaria de una sociedad en crisis, en muchos casos carcomida por la corrupción y derrotada por los abusos, y proporcionan las herramientas precisas para analizar el tiempo que vivimos. Y, en gran medida, los clubes de lectura son focos de reflexión, ámbitos donde fundamentalmente “se comparten inquietudes” y en los que se gestan amistades y vínculos que traspasan el espacio y el tiempo de la reunión mensual. “Como decía Blanca Calvo, considerada la principal impulsora de los clubes de lectura en España, son escuelas de ciudadanía en las que aprendes a ponerte en el lugar del otro, a hablar, a escuchar y a respetar”, indica Arana, que precisamente en 2011 fue, junto a Blanca Flamarique, el anfitrión del primer encuentro, celebrado en Barañáin.

En la actualidad hay 132 clubes en el territorio foral. “Y van a más”, afirma Villar Arellano, responsable de la biblioteca de Civican, que, junto con el Servicio de Bibliotecas del Gobierno foral pone a disposición de los lectores un fondo de alrededor de 500 títulos, con ejemplares múltiples para los clubes, ya sean de bibliotecas públicas como de centros escolares, asociaciones y otras entidades. “Crece el interés en localidades navarras que no tienen bibliotecas y desde donde se dirigen a nosotros para pedirnos material y consejo y hasta nos han solicitado lotes de otras comunidades; esta misma semana hemos hecho un préstamo a Mérida”, apunta Mª Carmen Salas, de la red. Y su compañera Mª Jesús Corcin añade que también hay institutos atraídos por la experiencia. Como el IES Navarro Villoslada, “donde han creado un club en torno al tema de la convivencia”, igual que otros colegios y colectivos con clubes infantiles y juveniles en los que participan padres e hijos, en un empeño por el entendimiento mutuo. “Y hay usuarias que ya han creado sus propios grupos”, informa Sofía Villegas, periodista y usuaria de las bibliotecas públicas que comenzó con el club de la de Yamaguchi, en Pamplona, y hoy coordina siete en toda Navarra, como el de Irurtzun o el del París 365.

Los clubes son, en este sentido, “la actividad de fomento de la lectura más consolidada” en el contexto de las bibliotecas, insiste Martínez, para quien el concepto de compartir es la principal clave de su éxito. “El éxito es creciente, vienen cada vez más usuarios preguntando y las listas de espera aumentan; la mayoría de los lectores buscan un sitio de referencia en el que entrar y quedarse”, interviene Arellano. Y es que, lejos de ser solo una cita para comentar un libro, los clubes acaban derivando en un grupo en el que los componentes vuelcan sus opiniones más íntimas y estrechan lazos. “Se generan muchas complicidades y grandes amistades”, comenta Olga Morentin, de la biblioteca de Burlada. “Es muy bonito cuando los miembros del club te cuentan que se han encontrado en el supermercado y se han puesto a hablar del libro que toca ese mes y de paso de otras cosas; esto genera tejido social”, subraya Arana, que también destaca el “cambio de relación entre bibliotecario y usuario” como uno de los efectos más positivos de la actividad. “Se vuelve mucho más intensa”, continúa.

Villegas, que en su día dirigió el club de lectura de la cárcel de Pamplona, comparte esta idea y la amplía: “En un grupo de este tipo en primer lugar se rompe el silencio de la lectura en solitario, y, además, suelen surgir actividades complementarias como visitas a los entornos de los autores y otras excursiones, maridajes de vino y lecturas...” Sin olvidar que hay clubes para todos los gustos: de novela, de cómic, de idiomas, para adultos, de relatos policíacos, para niños, para adolescentes, etcétera. En el último año, se han estrenado los de Cortes y Sesma y el del Colegio de Enfermería, que ya existía, ha establecido contacto.

jesús arana

Biblioteca de Barañáin

villar arellano

Biblioteca de Civican

500 títulos y unos cuantos retos

A por el público joven

En la actualidad, existe una comisión de clubes de lectura integrada por bibliotecarios de Noáin, Viana y Barañáin que se encarga de seleccionar los títulos a partir de las propuestas de compra que reciben de los más de cien grupos en activo. “Hacen un gran trabajo, a pesar de que les volvemos un poco locos”, bromea Villegas. Entre los criterios fijados, se intenta que los volúmenes no tengan más de 500 páginas, con calidad literaria, que haya obras en euskera... Ahora mismo existe un catálogo de unos 500 libros para elegir, “y en la Carta de Servicios del Servicio de Bibliotecas se estableció que tenía que destinarse un 5% del presupuesto anual a incrementar estos lotes”, señala Mª Carmen Martínez, que aprovecha para hacer “una llamada de atención” a las instituciones para que se fijen en la enorme repercusión que tiene esta actividad y “nos presten el apoyo suficiente, y no solo económico, sino también de formación”, incide. Y eso que los profesionales no se descuidan y aprenden continuamente. “Hay un libro que escribió Jesús Arana -Leer y conversar- que da pautas muy interesantes y además hacemos cursillos”, declara Villegas.

En cuanto al futuro, todos coinciden en la necesidad de apostar por el público joven, aunque tampoco estaría mal contar con más hombres, ya que las mujeres, como en casi todos los ámbitos culturales, son mayoría. De momento, hoy todos los asistentes al encuentro disfrutarán de la fiesta en la que los 132 clubes serán uno.

el programa de hoy

Lugar. Casa de cultura de Burlada.

Primera parte. De 10.00 a 12.00 horas tendrá lugar la presentación del encuentro, con la presencia de Jorge Herralde, Isaac Rosa y Sara Mesa. A continuación dará comienzo una tertulia en torno a la novela En la orilla.

Segunda parte. Después de la pausa, de 12.30 a 14.00 horas se celebrará una ronda de experiencias de tres clubes de lectura de Navarra: el Club del Teléfono de la Esperanza, con Pedro Berástegui; el Club de Lectura fácil de la Biblioteca de Navarra (Proyecto Calícrates), con Marcela Vega Higuera, y el Club de Lectura del Centro de Educación Básica de Personas Adultas José María Iribarren de Pamplona, con José Luis Muñoz.

otros datos

Cuatro citas previas. La primera edición, celebrada en el Auditorio de Barañáin en 2011, contó con el escritor Ignacio Martínez de Pisón y su obra El día de mañana. La segunda fue en el auditorio de la Ciudad de la Música de Pamplona, con el escritor colombiano Héctor Abad Faciolince y El olvido que seremos. La tercera se llevó a cabo en la sede tudelana de la UPNA, donde se recibió la visita del escritor gallego Manuel Rivas con Las voces bajas. Y en la pasada edición, la escritora donostiarra afincada en Cintruénigo, Dolores Redondo, protagonizó el encuentro en Marcilla con su Trilogía de Baztan.

Donativos. Hasta la fecha, han donado lotes de libros a la Red de Bibliotecas de Navarra y, por tanto, se han prestado a asistir a los clubes de lectura los siguientes escritores: Juan Erce Eguaras, Espido Freire, Patxi Irurzun, Alberto Olmos, Juan Iribas Sánchez, Yolanda Castaño, Andrés Barba, Txema Logroño, Dolores Redondo, Juan Gómez Bárcena, Jenn Díaz, Javier Rey Bacaicoa, Blanca Busquets, Fátima Andreo Vázquez, Margarita Leoz, Estela Chocarro, Jesús Ballaz, Amaya Áriz Argaya, Belén Huarte Nagores e Ignacio Lloret. el protagonista

Rafael Chirbes. Nació en Tabernes de Valldigna en 1949 y falleció en Beniarbeig en 2015. Su primera novela, Mimoun (1988), fue finalista del Premio Herralde y su obra La larga marcha (1996) fue galardonada en Alemania con el Premio SWR-Bestenliste. Con esta novela inició una trilogía que se completa con La caída de Madrid (2000) y Los viejos amigos (2003). Con Crematorio (2007), un retrato de la especulación inmobiliaria, recibió el Premio Nacional de la Crítica. En la orilla (2013) continúa el retrato de la España en crisis, y también fue el Premio Nacional de la Crítica 2014.

  • Mail

Herramientas de Contenido

Publicidad

Publicidad

Publicidad