Abel Azcona ‘desentierra’ gran parte de su obra en el Monumento a los Caídos

Por primera vez, Pamplona acoge una retrospectiva del artista en una muestra que estará hasta el 17 de enero y reflexiona sobre el sufrimiento propio y ajeno

Amaia Rodríguez Oroz / Patxi Cascante - Sábado, 21 de Noviembre de 2015 - Actualizado a las 06:10h

El artista Abel Azcona, en una de las terrazas exteriores del Monumento a los Caídos, donde expone sus trabajos.

El artista Abel Azcona, en una de las terrazas exteriores del Monumento a los Caídos, donde expone sus trabajos.

Galería Noticia

El artista Abel Azcona, en una de las terrazas exteriores del Monumento a los Caídos, donde expone sus trabajos.La exposición también realiza un guiño otros trabajos del artista.La exposición también realiza un guiño a otros trabajos del artista.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

“La exposición es una empoderación de espacios que fueron lugares de represión en la Guerra Civil”

pamplona- Seis meses atrás, Abel Azcona decidió homenajear a los fusilados en la Guerra Civil y sus familiares con la performance Enterrados, un trabajo centrado en el sufrimiento de los mismos con el que pretendía reflejar los horrores que el bando franquista causó -y continúa causando- en la sociedad. Aquella muestra artística, que provocó un fuerte impacto mediático, fue realizada frente a la fachada del Monumento a los Caídos de la plaza Serapio Esparza -entonces denominada Conde Rodezno-. Ahora, el artista vuelve a Pamplona para exhibir, con el apoyo institucional del Ayuntamiento de Pamplona, un compendio de fotos, vinilos e instalaciones esta vez dentro del edificio, una exposición denominada Desenterrados y que se centra en aquella muestra escénica y además alberga gran cantidad de los trabajos realizados por Azcona alrededor del mundo.

Más de 120 fotografías, textos y testimonios, cien marcos con documentación y diversos elementos instalativos como libros, tierra, un columpio, sillas o vídeos componen la muestra que el artista navarro presenta en el edificio municipal, con la cual pretende, en primera instancia, mostrar el trabajo realizado en la performance Enterrados y, por otro lado, realizar una reflexión en torno al sufrimiento propio y ajeno. “Su tierra (la de Azcona) acoge por primera vez una visión retrospectiva de su trabajo y esperamos que la inauguración tenga la significación socio-política que queremos provocar”, indicó ayer la comisaria de la muestra, Marisol Salanova, en la presentación de la exposición.

El performance Abel Azcona destacó que Enterrados “se realizó muy bien y tuvo mucha repercusión”, por lo que decidió “poder convertirlo en una exposición que llegara a más personas y un público más amplio”. Por ello, dentro de la sala, se han incluido no solo fotografías de dicha acción, sino también testimonios de hijos de fusilados, una instalación con 25 sacos de tierra, un círculo de empoderamiento y distinto material documental, como libros franquistas que fueron aceptados como material escolar.

“es un privilegio”Para el artista “es todo un privilegio” que los protagonistas de sus obras le permitan exponer el trabajo, y agregó que “muchas personas acudirán por primera vez al Monumento a los Caídos porque, en esta ocasión, presenta un contenido diferente”. Asimismo, admitió que el proyecto Enterrados fue “uno de los más complicados” que ha realizado, ya que “habla de otras experiencias” que no son las suyas, por lo que cree que “se merecen ser tratadas desde el más profundo respeto”. Continuó añadiendo que “en España siempre ha habido un problema, y es que a estas personas no se les ha dado voz;por esto, el arte debe ser una herramienta útil para que darles derecho a buscar y encontrar respuestas”.

“En esta sala se va a crear un proceso de empoderamiento muy grande. Sobre los cadáveres de dos asesinos, estamos homenajeando a los fusilados y familiares de la Guerra Civil, además de realizar una reivindicación colectiva. Todo esto va a dotar de una energía y una potencia a la exposición muy importante”, opinó Azcona. En el mismo sentido, la comisaria Marisol Salanova agregó que “se trata de un proceso de empoderamiento de los espacios que fueron espacios de represión y ahora pertenecen a la totalidad de la ciudadanía”.

Por su parte, la concejala de Cultura, Política Lingüística, Educación y Deporte, Maider Beloki, señaló que se trata de “un trabajo muy bueno tanto en estética como en intención” y agregó que “dar la oportunidad a Abel Azcona de exponer en un lugar institucional, algo que nunca había podido hacer, forma parte del cambio político y social que el nuevo Gobierno pretende llevar a cabo”.

guiños a otros proyectosLa exposición se completa con guiños y detalles pertenecientes a otros proyectos y trabajos. Entre ellos The Shadow sobre pederastia;Nine Container, una crítica a la basura física y emocional y al hombre-basura;o Empathy and Prostitution, un proyecto gestado y desarrollado por primera vez en Bogotá (Colombia), que después se realizó en Madrid y más tarde en Houston (Estados Unidos). “La gran mayoría de proyectos que he traído a Pamplona no hablan de mí, sino de otros colectivos, quizás poco escuchados en la sociedad, a los que doy forma y voz con una instalación”, subrayó Azcona, para quien “el arte contemporáneo tiene que ser crítico, político y social, y si no lo es, no es arte contemporáneo”.

La exposición contiene, además, otros elementos menores que hacen referencia a los principales trabajos del autor. De esta manera, la sala contiene información de un total de 18 proyectos del autor: Enterrados, Lluvia, Guernica, Educación, Nine Container, Biological meeting,EXP.03812, Visibles, The Shadow, Amén, Memoria deconstruida, Vaginas anónimas, Empathy and Prostitution, En la calle, El círculo, Las horas, The stairs y Útero. En ellos, el apoyo del texto es fundamental, pues explica el proceso artístico y de elaboración.

La muestra, inaugurada ayer, permanecerá hasta el próximo 17 de enero y podrá visitarse en horario de 18.00 a 20.00 horas, de martes a viernes;de 12.00 a 14.00 horas y de 18.00 a 20.00 horas, los sábados;y de 14.00 a 14.00 horas, los domingos y festivos. En Navidad, los horarios entre semana -de martes a viernes- cambiarán de 12.00 a 14.00 horas. Además, la sala estará cerrada todos los lunes y los días 25 de diciembre, 1 y 6 de enero.

Asimismo, habrá cuatro visitas guiadas -dos en euskera y dos en castellano-, que se realizarán en presencia del propio artista. Las visitas son libres y gratuitas y tendrán una duración de 45 minutos. Estas se celebrarán el miércoles 25 de noviembre, a las 18.30 horas en castellano y a las 19.30 horas, en euskera;y el sábado 28 de noviembre, a las 18.30 horas en castellano y a las 19.30 horas en euskera.

Últimas Noticias Multimedia