Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Gobierno central en el aire, Geroa Bai y EH Bildu sin escaño foral

  • El PP y C´s suman 163 diputados, a 13 de la mayoría absoluta
  • A Sánchez podrían salirle las cuentas con el aval de toda la izquierda y el nacionalismo - Podemos logra en Navarra dos diputados, como UPN-PP, por uno el PSN
  • A falta del voto por correo, no cabe descartar nuevas elecciones

Víctor Goñi - Domingo, 20 de Diciembre de 2015 - Actualizado a las 23:45h

Una monja preside la mesa electoral en el Colegio José María Huarte de Pamplona. VER GALERÍA

Una monja preside la mesa electoral en el Colegio José María Huarte de Pamplona. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

pamplona - Los comicios generales de ayer sepultaron definitivamente el bipartidismo hegemónico y alternante en el usufructo del poder, en tanto que PP y PSOE han extraviado en conjunto 84 escaños, para situar a cuatro siglas por encima del 12,5% del voto contando a Podemos y Ciudadanos. La resultante de la apuesta del electorado por el pluralismo deparó un draconiano escenario de pactos, pues ni la suma PP-Ciudadanos ni la PSOE-Podemos alcanzan los 176 diputados que consagran la mayoría absoluta.

La gestión de la crisis y la corrupción interna han privado al PP de 64 de sus 187 escaños de 2011, si bien se mantiene como fuerza más votada. Podemos se confirmó como la marca revelación de la jornada al irrumpir con 69 congresistas, aunque no supera a un PSOE que conserva la segunda plaza pero menguando en veinte representantes (90 en total). La proclama de Ciudadanos por avalar con su abstención a la lista ganadora cuando el PP se imponía en los sondeos lo ha dejado en cuarto lugar con cuarenta actas de diputado.

Desde la obviedad de que la repetición de estas elecciones navideñas resulta una hipótesis plausible en función no sólo del diálogo multipartito sino también del recuento del voto por correo (771.860 solicitudes registradas), las formaciones con un menor peso relativo podrían constituirse en la clave para dilucidar quién es el próximo inquilino de la Moncloa. ERC obtuvo 9 escaños, Democràcia i Libertat se embolsó 8, el PNV, 6; Unidad Popular/IU y EH Bildu, 2; por uno Coalición Canaria. Unió y Geroa Bai desaparecen del hemiciclo.

El efecto arrastre de Pablo Iglesias se extendió también a Navarra al sustanciarse en dos escaños, los mismos que la alianza entre UPN y PP. Podemos incorporó ayer a más de 34.000 votantes con la referencia de los 46.000 largos del pasado mayo, mientras que la adición entre regionalistas y populares se deja casi 5.000 respecto a los casi 106.000 de los comicios autonómicos precedentes. El quinto diputado por Navarra en discordia se lo apuntó el PSN, que incorporó 9.500 papeletas con relación a las poco más de 45.000 de hace siete meses. Así que Sabino Cuadra, el único cabeza de lista por Navarra que repetía respecto a hace cuatro años, no retornará a la Cámara Baja.

el pp cae por doquier La paradoja de estos comicios reside en que quien más respaldo popular malogra va tener la responsabilidad de acometer las conversaciones para un eventual Gobierno en minoría o para auspiciar una segunda vuelta electoral. El descalabro del PP, en guarismos desconocidos desde 1989, no lo enmascara ni su liderazgo en votos al padecer una sangría por todo el territorio nacional.

Habida cuenta de la aritmética resultante, los poderes fácticos alineados con la derecha española ya comenzaron desde ayer mismo a defender la tesis de la gran coalición con el PSOE, al estilo del modelo alemán y siquiera con la abstención socialista. Se trata de una apelación tóxica para Pedro Sánchez, a quien la presión de Podemos debiera suponer un palmario acicate para no caer en tan burda trampa si no quiere dejar expedito todo el nicho progresista para el partido de Iglesias.

Al igual que sucede con Mariano Rajoy, tampoco Sánchez sale fortalecido en las urnas, si bien podría beneficiarse de un acuerdo polifónico para desalojar de la Moncloa a Rajoy. Bajo su égida, el PSOE ha perdido el suelo de los 110 escaños de 2011, aunque en una segunda votación de investidura por mayoría simple en estricta teoría podría acabar como el presidente con un grupo parlamentario más diezmado de la historia de la democracia española, recurriendo al aval del nacionalismo vasco y catalán. La conjetura se antoja, no obstante, poco verosímil.

Navarra vota en clave estatal De nuevo en lo que concierne a Navarra, la gran noticia radica en el revés para el vasquismo que representa Geroa Bai, ya sin Uxue Barkos como candidata, y para el abertzalismo más ortodoxo de EH Bildu. Los votos concitados entre ambas siglas se quedan a 15.000 de los, en números redondos, 80.000 de Podemos.

Probablemente como nunca antes, la ciudadanía navarra votó en esta ocasión en clave netamente estatal. La muestra inequívoca es que ni EH Bildu ni Geroa Bai hollan el 10% del sufragio total.

Aun como propuesta más votada, cabe resaltar la constatación numérica de que UPN-PP no ha preservado la quinta parte de sus respaldos en 2011, más de 125.000 entonces. También el PSN sufre una merma reseñable con la referencia de cuatro años atrás al no seducir a casi 20.000 electores, aunque salva el trance con un valioso diputado para seguir contando para la dirección federal socialista.

Ciudadanos continúa en progresión y duplica con creces sus resultados de mayo, hasta el entorno de los 25.000 votos. Por su parte, Unidad Popular, la marca de Izquierda Unida, baja del 5% y de los 15.000 sufragios en un escenario ciertamente adverso para sus intereses. Ninguna de las restantes cinco listas facturó ni 2.500 adhesiones.

Las siguientes claves resumen lo ocurrido en la jornada electoral:

- El PP gana las elecciones, pero se deja un tercio de sus escaños y tendrá muy difícil gobernar. Los populares consiguen casi 7,2 millones de votos, 3,6 millones menos que hace 4 años.

- El PSOE cosecha el peor resultado de su historia: 90 diputados y sólo vence en Andalucía. Los socialistas se dejan 1,5 millones de votos y se quedan en 5,5 millones.

- Adiós al bipartidismo: Podemos irrumpe con 69 escaños y Ciudadanos con 40. El partido de Pablo Iglesias y sus marcas autonómicas supera los 5 millones de votos y el de Albert Rivera roza los 3,5 millones.

- Se abre un escenario de pactos de difícil encaje que despierta incluso la amenaza de una repetición de las elecciones. Un ejemplo de la división existente en el Congreso es que la suma de PP y Ciudadanos da 163 escaños; la del PSOE, Podemos e IU, 161. La mayoría absoluta está en 176.

- IU resiste en Madrid, pero se queda con dos escaños y sin grupo, aunque su candidato Alberto Garzón accede al Congreso.

- UPyD, fuera de la Cámara baja: el partido de Andrés Herzog obtiene menos votos que el Pacma. También pierden su representación Unió, BNG y Geroa Bai.

- La apuesta por el referéndum vence a la vía independentista en Cataluña. Gana En Comú Podem, se hunde CDC con sus nuevas siglas y sube ERC.

- EH Bildu paga la entrada de Podemos en Euskadi y en Navarra y pasa de 7 a 2 escaños. El partido de Pablo Iglesias se lleva siete escaños entre ambas comunidades y el PNV seis en el País Vasco.

- El PP y el PSOE se desangran en las grandes provincias y Podemos y Ciudadanos dan el do de pecho en las ciudades más pobladas. Pese a la sangría de votos, el PP sigue siendo el más votado en trece comunidades y en ciudades como Madrid, Valencia, Sevilla, Málaga o Zaragoza.

- El diputado del PP Pedro Gómez de la Serna, a quien su partido pidió que renunciara por sus negocios en el extranjero, revalida su escaño por Segovia. No entran Eduardo Madina, Javier Maroto o el exJemad Julio Rodríguez, pero sí los jueces Victoria Rosell y Juan Pedro Yllanes y el guardia civil Juan Antonio Delgado, los tres de Podemos.

- La participación ha sido del 73,22 %, 4,2 puntos mayor que la de 2011. En Galicia ha subido diez puntos y sólo ha bajado en Murcia.

- Las encuestas han acertado al colocar al PP como ganador de las elecciones y al dibujar un escenario sin mayorías. Infravaloraron el tirón de Podemos, aunque las últimas que se publicaron sí apuntaron su remontada, así como la pérdida de fuelle de Ciudadanos. El PSOE ha superado por poco las cifras que indicaron la mayor parte de los sondeos.

La partipación se sitúa en el 73,22%, cinco puntos más que hace cuatro años y al mismo nivel que en 2008

La participación registrada en las elecciones generales de este domingo, a falta de que el escrutinio llegue al cien por cien, fue del 73,22%, lo que supone una abstención del 26,78%. Este porcentaje es algo más de cuatro puntos superior que hace cuatro años (68,94) y se sitúa al mismo nivel que en 2008 (73,85%). Se trata del séptimo mejor dato desde la restauración de la democracia.

Herramientas de Contenido