Espectros en la ‘Trilogía de Baztan’

La 2ª edición de Pamplona Negra arrancó con la sala de Cámara llena de gente ávida por escuchar a Dolores Redondo, cuyas novelas protagonizadas por Amaia Salazar han vendido más de 750.000 ejemplares en el Estado y pronto serán cine.

Un reportaje de Ana Oliveira Lizarribar. Fotografía Patxi Cascante - Miércoles, 20 de Enero de 2016 - Actualizado a las 06:08h

Dolores Redondo, ayer en el escenario de la sala de Cámara de Baluarte durante la conferencia inaugural de Pamplona Negra.

Dolores Redondo, ayer en el escenario de la sala de Cámara de Baluarte durante la conferencia inaugural de Pamplona Negra.

Galería Noticia

Dolores Redondo, ayer en el escenario de la sala de Cámara de Baluarte durante la conferencia inaugural de Pamplona Negra.

hay escritores que no creen en la inspiración. “Que te pille trabajando”, contestan casi todos cuando se les plantea esta cuestión. Sin embargo, hay algunos que cuentan haber experimentado un momento mágico, una sensación intangible, como una puerta entreabierta que les deja asomarse, si quiera un poco, a la fórmula que deben emplear para crear una historia diferente. “Con chispa”, “especial”, dice Dolores Redondo, una de las autoras que dice haber sido honrada con la visita de las musas o, como ella prefiere, de los espectros, para escribir la exitosa Trilogía de Baztan. De ello dio cuenta ayer durante la conferencia inaugural -El alma y el espectro en la novela- de la segunda edición de Pamplona Negra. Un inicio marcado por las colas y la gran asistencia tanto a esta charla como a la primera sesión de La escena del crimen, protagonizada por la Policía Foral, y a la proyección de la películaAsesinato en el Comité Central, de Vicente Aranda.

La primera actividad del programa tuvo un preámbulo de compromiso cuando el director de Pamplona Negra, Carlos Bassas, reiteró la adhesión ya anunciada de esta semana al manifiesto que ha redactado el escritor Lorenzo Silva contra la “lacra social” de la violencia machista. Un texto al que se irán sumando los distintos festivales del género, que, en adelante, incluirán en sus programaciones un acto relacionado con este tema. A continuación, fue la escritora Maribel Medina la responsable de presentar a Dolores Redondo. En su introducción, la autora de Sangre de barroy Sangre intocable afirmó que la escritora donostiarra ha venido a “hacer más humana la novela negra”. “Las mujeres aportamos otra mirada, nos interesa el porqué antes que el cómo”, señaló Medina, que subrayó el fenómeno que ha supuesto laTrilogía de Baztan. “Dolores ha sido la escritora española que más ha vendido en tiempos de crisis -con más de 750.000 ejemplares en el Estado-, en breve van a rodar una película de la primera novela, han publicado un cómic y en mayo publicará en Estados Unidos, un mercado donde solo unos pocos son los elegidos”, apuntó, y destacó el papel crucial que el espacio físico, Baztan, tiene en estas tres novelas.

Alma y espectro

El descubrimiento del valle de Baztan

Precisamente, el descubrimiento de este valle navarro fue la “parte espectral” que hizo a Dolores Redondo ponerse a escribir la serie. “Todas las religiones admiten la existencia del alma, de una energía sin la cual seríamos un cascarón vacío”. Para ella, el alma de una novela es el “impulso vital” con el que los autores “vamos colocando las palabras aquí o allá”. Esa fuerza se va alimentando y canalizando a través de la lectura, la escritura, los cursos, los hábitos de trabajo, “y las decepciones, que son tan importantes como los aciertos”.

Pero el espectro es otra cosa. Para escribir, “solo el alma es imprescindible”, pero “sin el espectro no merece la pena hacerlo”. Redondo citó a célebres escritores, caso de Norman Mailer, que hablaron de “la parte espectral” de su trabajo. Una parte “que no puede convocarse”. “No llega todos los días y por eso nunca se puede decir eso de ‘mi siguiente novela funcionará igual de bien que la anterior’, porque no lo sabes;lo único importante es no perder la pasión primera que te llevó a lanzarte a escribir con esa fuerza”. En su caso, esa pasión tiene nombre y es Baztan. Redondo, que ya había publicado una novela -Los privilegios del ángel-, sabía que quería escribir una historia policíaca, con presencia de la mitología vasca y sobre todo que tuviera en el centro una familia matriarcal. “Mi padre, que ya está jubilado, fue marino mercante y pesquero durante años y donde yo me crié -Pasajes San Pedro- las mujeres sacaban las familias adelante solas”. Esa es la única parte biográfica de la saga. “El resto no, mi madre es un sol y nunca ha intentado matarme”, bromeó la autora, que en una excursión familiar a Elizondo, “me bastaron quince minutos” para convencerse de que aquel iba a ser el espacio de la historia. “Lo supe de la misma manera que te enamoras y sabes que has conocido al amor de tu vida”, dijo.

A partir de ese momento, lo suyo con Baztan se convirtió “en un romance”. “Leía todo lo que caía en mis manos sobre la zona;se me metió en la sangre y, ahora, cuando estoy un tiempo sin ir lo echo de menos;cuando voy, tengo el mismo sentimiento de pertenencia que percibo en el lugar en el que nací, estoy como en casa”. Y esa emoción la ha traspasado a los lectores. “Cuando a los meses de publicarse El guardián invisible me llamó Juan Mari Ondikol -fotógrafo de DIARIO DE NOTICIAS- para decirme que por allí andaba gente preguntando por la casa de la tía Engrasi y por Mantecadas Salazar, que no existen, me impresionó, y hoy es el día en que me fascina que a la gente le fascine y sienta el espectro de Baztan”. Y eso que “no es un lugar de entrada amable”, lo que no le impidió enamorarse “de su gente y de su manera de vivir”.

Más que género negro

“El ser humano es asesino”

El hecho de que la historia discurra en un pequeño valle de Navarra “no le quita el aspecto universal”, no en vano, Peter Nadermann pronto se interesó por llevar al cine El guardián invisible. Antes había producido la adaptación de la Trilogía Millenium “y vio una cierta similitud entre Lisbeth Salander y Amaia Salazar, que no se parecen en nada, pero que quizá sí tienen esa mezcla de fuerza y fragilidad”, explicó Redondo, que no contó más del filme que dirigirá Fernando González Molina y comenzará a rodarse en marzo en Navarra.

También son universales los temas que aborda la escritora en la trilogía. “El ser humano es asesino y a los que no matamos nos fascina saber por qué otros lo hacen, por eso escribimos sobre ello y seguramente a los lectores les pasará lo mismo”, aseveró, y a la vez reveló que no cree que se ajuste exactamente a la etiqueta de literatura negra. “No me muevo en ese género de manera absoluta;esas novelas se basan más en el crimen y su resolución y a mí me interesan más cosas;sobre todo las que no son palpables”, aunque anunció que su nuevo trabajo “seguirá en la misma línea” y la oscuridades del alma estarán presentes. Con ayuda del espectro.

actos para hoy

Berna González Harbour. A las 18.15 horas, la escritora contará cómoEn ocasiones, veo novelas. La presentará Estela Chocarro. González Harbour, que hablará de las relaciones entre novela y periodismo, es autora de títulos como Verano en rojo, Margen de error y Los ciervos llegan sin avisar.

‘El crimen a escena’. A las 19.15, Mari Paz Benito encabezará la reproducción de un interrogatorio.

Cine. A las 20.30, Crónica sentimental en rojo.