El restaurante cierra sus puertas el 31 de julio

Ábaco cierra en Huarte para abrir en octubre en el Hartza de Pamplona

El pentacampeón de la Semana del Pincho se traslada a la cuesta de Labrit tras su reforma

Martes, 19 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:08h

Imagen del restaurante Hartza.

Imagen del restaurante Hartza.

Galería Noticia

Imagen del restaurante Hartza.

huarte- El Ábaco cierra sus puertas el 31 de julio en Huarte y se prepara para reabrir un nuevo proyecto de alta cocina en los locales del antiguo restaurante Hartza del Casco Viejo pamplonés, en la cuesta de Labrit.

Los hermanos Iñigo se mostraban ayer muy ilusionados con su nueva apuesta tras firmar un contrato de alquiler con las hermanas Arza por un periodo de 20 años. Jesús y Luis trasladarán todo su equipo formado por nueve personas, y “nuestra idea es reforzar el servicio y dar un salto en el proyecto”. Contemplan además la apertura de una barra en la terraza privada del recinto en horario de restaurante como “apoyo” a la oferta gastronómica con “un espacio para tomar cócteles o copas”. El restaurante, distribuido en dos plantas, tiene capacidad para medio centenar de personas. “Después de nuestra trayectoria nos apetecía estar en un lugar emblemático y a las hermanas Arza les ha convencido nuestro proyecto porque nos consta que el lugar ha tenido muchos pretendientes. Es lo mejor que nos puede pasar, queríamos estar en el centro de la ciudad, esperamos dar la talla”, aseguró Luis. Los nuevos inquilinos pretenden acometer próximamente las obras de reforma del local (la estructura del edificio se mantiene).

Casa Hartza cerró sus puertos en diciembre de 2008 tras 37 años de actividad. Las propietarias del local, las hermanas Julia, María y Manuela Arza, tomaron la decisión tras jubilarse ese mismo año. Fue en 1971 cuando las hermanas Arza, oriundas de Alsasua, inauguraron su restaurante que llegó a ser uno de los referentes de la cocina de calidad en todo el Estado y cuyos platos degustaron personalidades de las élites del mundo cultural, político y social, incluyendo la Casa Real.

El año pasado el Ábaco consiguió por quinta vez el premio de oro del certamen de pinchos de Navarra (organizado por la Asociación de Hostelería de Navarra), que también ganaron en 2010, 2013 y 2014, y bronce en 2012. También ha ganado el certamen del Campeonato de Euskadi dos veces, en 2012 con la esponja de anchoa, y en 2014, con la sardina rota.

El Ábaco se ubica en el interior del Museo de Arte Contemporáneo de Huarte y paga un arriendo a la Fundación Centro de Arte Contemporáneo de Huarte (alrededor de 2.000 euros mensuales). “Es una cocina fiel al producto y especialmente al sabor, con una personalidad marcada por el periplo de Jesús por diferentes países y regiones de nuestro país, pero sin olvidar sus raíces navarras y la importante influencia de la cocina vasca y catalana que tanto han marcado en su formación gastronómica”, destacan en su web. - A. Ibarra/M. Salvo