El primer borrador de estatutos, en marcha

Impulsan una asociación de escritores navarros “para tener voz ante las instituciones”

El anuncio se produjo el miércoles en el Parlamento durante una sesión sobre la necesidad de compatibilizar el cobro de la jubilación y los derechos de autor

Ana Oliveira Lizarribar / Unai Beroiz - Jueves, 23 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:11h

De i a d, Javier de Juan, Javier Maura, Manuel Rico, Fátima Frutos, Miguel Izu y Carlos Bassas, ayer en el Parlamento.

De i a d, Javier de Juan, Javier Maura, Manuel Rico, Fátima Frutos, Miguel Izu y Carlos Bassas, ayer en el Parlamento. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

De i a d, Javier de Juan, Javier Maura, Manuel Rico, Fátima Frutos, Miguel Izu y Carlos Bassas, ayer en el Parlamento.

Pamplona- Un nutrido grupo de escritoras y escritores navarros de distintos géneros lleva un tiempo trabajando en torno a la idea de crear una asociación que les agrupe y les dé “voz ante las instituciones” y ante la sociedad y les permita defender sus derechos y acceder a ayudas y a actividades que de otro modo, dado que se trata de una ocupación solitaria, les resultarían de difícil acceso. El primer borrador de estatutos está en marcha y el colectivo recibirá un impulso tras el verano. Así lo anunciaron ayer los autores/as que asistieron a la sesión de trabajo de la Comisión de Cultura del Parlamento de Navarra demandada por Podemos y que encabezó la plataforma estatal Seguir creando para hablar de la situación generada por las duras sanciones impuestas por la Seguridad Social y Hacienda a diversos escritores por cobrar la pensión de jubilación y los derechos de autor generados de sus obras.

La fuerte eclosión vivida por las letras navarras en los últimos años y la importancia que este foco literario podría tener en la proyección del territorio tanto en el ámbito turístico como en el económico y cultural ha decidido a los escritores a dar los primeros pasos para poner en marcha una iniciativa de estas características. En definitiva, defienden que la situación actual, con “más de un centenar de autores y autoras” publicando en editoriales de dentro y fuera del territorio, permite hablar de la marca Literatura Navarra, un sello que, a su juicio, podría acarrear beneficios a muchos niveles. Pero, por supuesto, eso implica una consideración por parte de la Administración foral, a la que ayer también invitaron a revisar la legislación propia si es el caso y a hacerse cargo de la situación que viven escritores absolutamente desprotegidos por la “persecución” a la que les someten poderosas instituciones como la Seguridad Social y la Agencia Tributaria por recibir emolumentos por el rendimiento de su trabajo.

En representación de los autores/as navarros/as acudieron a la cita en la Cámara los novelistas Miguel Izu y Carlos Bassas y la poeta Fátima Frutos, que fue la encargada de presentar y dar paso a Manuel Rico, presidente de la Sociedad Colegial de Escritores de España y portavoz de la plataforma Seguir creando, constituida el año pasado y secundada por 41 entidades de creadores literarios, músicos y artistas visuales, entre otros. “Nunca antes en nuestra historia se había producido una unidad de reivindicación cultural tan grande”, apuntó Rico, y recordó que este movimiento echó a andar en verano del año pasado “cuando empezaron a acudir a nosotros varios escritores contándonos lo que les estaba ocurriendo”, es decir, que tanto la Seguridad Social como Hacienda les habían apercibido de que, desde 2013, con motivo de una reforma en la aplicación de la Ley de pensiones, si sus ingresos anuales por una actividad creativa superaban el Salario Mínimo Interprofesional, es decir, unos 9.000 euros, no podían compatibilizar dicha remuneración con el cobro de su pensión, y lo mismo con la percepción de los derechos de autor de obras publicadas hace años. Y les daban dos opciones: o seguir cobrando la pensión y renunciar a los derechos y a ofrecer conferencias y cursos, o cobrar los derechos y renunciar a la pensión. Eso, en adelante, porque por lo realizado hasta ese momento se les imponían sanciones nada desdeñables por haber incurrido en esa incompatibilidad y, además, se les registraba automáticamente en el régimen de autónomos y se les embargaban las cantidades correspondientes al pago de las cuotas de dos o tres años, según. Así, “se nos presentaron escritores de más de 70 años que de pronto tenían una deuda de 70.000 euros o más” y hay algunos a los que se les ha retirado la pensión desde enero “y están pagando las cuotas de autónomos para que no les embarguen”.

Para Rico, los derechos de autor “deberían considerarse como un bien patrimonial”. “Lo que no se entiende es que un jubilado que recibe la renta de cuatro pisos no tenga ninguna incompatibilidad con su pensión, aunque se pase por mucho de los 9.000 euros, y un escritor tenga que optar por una cosa o por otra”, señaló. O que el hijo de un escritor fallecido que vaya a jubilarse no tenga problema para cobrar también los derechos de autor de su padre, pero este no podría hacerlo en vida. “Es un sinsentido” para Seguir creando, que ya se ha reunido con todos los partidos políticos. Por todo ello, espera que el nuevo gobierno que salga de las urnas se dé prisa en solventar esta circunstancia con los cambios legislativos pertinentes y la paralización de las multas. Asimismo, reclama la creación de un Estatuto del Artista que reconozca la peculiaridad del trabajo artístico.

en navarra las leyes están desfasadasPara hablar de cómo desde Navarra podría abordarse esta cuestión, Miguel Izu, escritor, abogado y experto en derecho foral, señaló que aunque la solución del grueso de esta problemática corresponderá a las Cortes Generales del Estado, Navarra tiene algunas competencias propias que afectan al régimen jurídico de los escritores. Y la mayoría de la legislación “no se ha resuelto bien” o está claramente desfasada. Por ejemplo, en virtud de la Ley foral de Montepíos de las Administraciones Públicas, los funcionarios jubilados no podrían compatibilizar en ningún caso su pensión con la percepción de ingresos por actividades o derechos de autor. “Y no es que Hacienda se dedique a perseguir a estas personas, pero no estaría de más actualizar la ley”, remarcó Izu. En cuando a la Ley de incompatibilidades de los funcionarios, de 1984, provoca “una gran inseguridad jurídica”, porque en algunos casos se permitiría y en otros no. Y respecto al régimen fiscal, competencia absoluta de Navarra, en el Impuesto sobre la Renta existe una gran diferencia respecto al Estado, ya que aquí se consideran los derechos de autor como actividad económica y no como rendimientos del trabajo, de modo que todos los autores deberían ser autónomos y estar dados de alta en el IAE, y no es el caso, porque muchos tienen otras profesiones y además escriben. Esto tampoco lo persigue Hacienda, pero, a juicio de Izu, habría que regularizarlo. Por último, el letrado comentó que en materia cultural Navarra apenas ha desarrollado una Ley de Bibliotecas y habría otros aspectos de la actividad literaria o editorial que convendría legislar.

los partidos

Podemos. Mikel Buil calificó de “relato de injusticias” lo narrado por Manuel Rico. “Se niega el valor de la experiencia y se penaliza a personas justo en el momento en que más nos deberían contar”. “Los inspectores de Hacienda están mal dirigidos”, agregó el parlamentario, que se interesó por el movimiento asociativo de los escritores.

UPN. Cristina Altuna mostró que su grupo está “dispuesto a buscar una solución” y si bien consideró que el Parlamento foral no tiene competencias en esta problemática concreta, “sí puede trabajar para trasladársela a nuestros representantes en Madrid”.

Geroa Bai. Jokin Castiella afirmó que la “madurez creativa debería contar” y calificó de “disparate social” lo sucedido con estos escritores. Asimismo, señaló que desde este grupo “apoyaremos aquellos mecanismos” que ayuden a solventar este agravio que, en su opinión, seguramente se originó cuando, en 2013, “vieron que la Caja de la Seguridad Social estaba vacía y empezaron a recaudar de todas partes”. En cuanto a la Marca Navarra de literatura, apuntó que es “una oportunidad impresionante para proyectar Navarra como foco literario”.

EH-Bildu. Miren Aranoa agradeció la “interesante” intervención de Manuel Rico y destacó que este tema afecta a dos áreas, la cultural y la fiscal. “Pretender hurtar la pensión, que es un derecho, es una salvajada”, subrayó, y comentó que no le sorprende viniendo de un Gobierno, el del PP, que “no valora la cultura y castiga a los creadores”. “Hacen falta reformas en el Estado y en Navarra y trabajaremos para ello”, terminó.

PSN. Guzmán Garmendia recordó que el 20 de enero de este año el Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados ya presentó una proposición no de ley que defendía la compatibilización del cobro de la pensión y los derechos de autor, “y garantizamos el compromiso de volver a presentarla a partir del 19 de julio”, cuando se constituyan las nuevas Cortes.

Izquierda-Ezkerra. José Miguel Nuin expresó el apoyo y compromiso de su grupo “para que esta demanda que consideramos justa sea atendida”. “Parece que los escritores también han sido víctimas de los ataques a la cultura de ese Gobierno”, añadió.

radiografía actual

Multidisciplinares. Navarra goza ahora mismo de una amplia nómina de escritores entre los que hay poetas, novelistas, dramaturgos, ensayistas y autores de cuentos, relatos y novelas gráficas.

Editoriales. Se publica en navarras como Pamiela, Txalaparta, Cénlit, Eunate o Sahats, y también en Maeva, Alrevés, Lumen, Quaterni, Almuzara, Traspiés, Erein o Planeta.

Eventos. Pamplona Negra (enero) y Metáfora (noviembre).Poesía. Fátima Frutos, Gaudencio Remón, Santiago Elso, Alfredo Rodríguez, Marina Aoiz, Maite Pérez Larumbe, Daniel Aldaya, Mercedes Viñuela, Javier Asiáin, Luis Arbea, Isabel Blanco, Inaxio Goldaracena, María Luisa Barasoain, Hasier Larretxea, Regina Salcedo, Alfonso Pascal, Irati Iturrutza, Mikel Sanz, Víctor Manuel Arbeloa, Silvia Marambio, Alfredo Rodríguez, Jesús Jiménez Reinaldo, María Socorro Latasa, Helena Goñi, Mario Zunzarren, Castillo Suárez o José Javier Alfaro.

Narrativa. Algunos más recientes como: Estela Chocarro, Maribel Medina, Dolores Redondo, Susana Rodríguez, Alejandro Pedregosa, Margarita Leoz, Carlos Ollo, Carlos Erice, Miguel Izu, Idoia Saralegui, Aitor Iragi, Tadea Lizarbe, Mikel Zuza, Pablo Ojer, Begoña Pro, Carlos Bassas, Ignacio Lloret, Juan Iribas, Yoli Rodríguez, Eduardo Laporte, Pablo Laporte, Cristina Iribarren, Belén Huarte, Iñaki Echarte, Miguel Campión, Javier Serena, Alberto Piedrafita, Virginia Gasull, Bakarne Atxukarro, Eduardo Iriarte, Mario J. Les, Gabriel de Biurrun, Manolo Catena, Iñaki Arbilla, Rebeca Viguri, Amaia Cía, Alfredo J. Espinal, Laureano Calvo, Iñaki San Román, Arkaitz León, Rosana Ubanell, Xabier Silveira, Roberto Valencia, Cristina Irujo, Alfonso Noain, J. L. Martín Nogales, Maite Esparza, Manuel Arriazu… Y otros ya con experiencia, casos de Miguel Sánchez-Ostiz, Francisco Javier Irazoki, Manuel Hidalgo, Alfredo Sanzol, Reyes Calderón, Lucía Baquedano, Isabel Lizárraga, Ramón García Domínguez, Fernando Chivite, Jokin Muñoz, Ramón Andrés, Ana Rioja Jiménez, Javier Díaz Húder, Rosa Barasoain, Xabier Zabaltza, Pedro Lozano Bartolozzi, Fermín Goñi, Juan Gracia Armendáriz, Jesús Carlos Gómez, Patxi Irurzun, Carlos Aurensanz, Mikel Alvira, Jon Arretxe, Aingeru Epaltza, Julia Montejo, Ismael Martínez Biurrun, José Luis González Urbiola o Germán Sánchez Espeso.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »