Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

26-J/ Los partidos en navarra

Unidos Podemos aguanta en Navarra, pero no logra exportar el cambio foral a Madrid

Belarra confía en una carrera a largo plazo y resalta la “lealtad” y vigencia al pacto programático con Geroa Bai, EH Bildu y I-E

Txus Iribarren / Unai Beroiz - Lunes, 27 de Junio de 2016 - Actualizado a las 06:09h

Los congresistas por Unidos Podemos Eduardo Santos y Ione Belarra, junto a Laura Pérez se dirigen al público en el Café Niza.

Los congresistas por Unidos Podemos Eduardo Santos y Ione Belarra, junto a Laura Pérez se dirigen al público en el Café Niza. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

“Todavía no hemos conseguido echar a la derecha del Estado: nos queda todo por hacer”

Pamplona - Unidos Podemos (94.555 votos, dos diputados y un senador) vivió una jornada electoral de las que curten en política. La joven coalición morada -que estrenaba fórmula con I-E- pasó de la euforia de los sondeos a la amargura de los resultados -especialmente a nivel estatal-, unos datos que, analizados por sus líderes, acabaron dejando un balance agridulce con sabor a tropiezo en un camino que, aseguran, será “a largo plazo” y no afectará en negativo al Gobierno de Navarra. La noche de ayer en el Café Niza fue como la de diciembre al revés. Caras largas frente a las sonrisas y sorpresa, pero desagradable. Unidos Podemos se asentó como segunda fuerza en Navarra y referente de la izquierda doblando casi a un PSN, que también aguantó; consolidó sus dos escaños logrados en diciembre; sumó otro senador; y obtuvo los mejores resultados dentro de las fuerzas del cambio. Pero, en el otro lado de la balanza, estos datos y los de sus homólogos en otras autonomías hacen muy difícil exportar el cambio navarro a nivel estatal; aunque recortó diferencias respecto a UPN-PPN (al que aspira a tutear en los comicios generales) no logró ese sorpaso foral; y, finalmente, no rentabilizó la alianza con I-E, que matemáticamente parecía darle mil votos más de los que logró. Los candidatos reconocieron esta doble realidad y que no se habían cumplido expectativas pese a una respuesta “buena” en Navarra y, tras agradecer el trabajo de la afiliación, pusieron el énfasis en el futuro para “echar a la derecha y gobernar para la gente” dejando claro que no cambia situación en Navarra y que seguirán “leales” al acuerdo programático en la Comunidad Foral.

Ione Belarra y Eduardo Santos volverán a ocupar sus escaños del Congreso en una nueva legislatura (con Iñaki Bernal en el Senado) que se plantea sobre el papel con las mismas interrogantes y bloqueos que la que dejó 2015, aunque con un bloque de derechas y un PP mucho más reforzado y en disposición de tomar la iniciativa.

La jornada electoral de ayer dejó en la filas de Unidos Podemos un reguero de datos, sensaciones y reflexiones contrapuestas. Las cifras son objetivos. Unidos Podemos logró 94.555 votos, lo que supone una lectura con dos caras. Por un lado, confirma una progresión sin precedentes en tan poco tiempo (de 45.577 votos en la autonómicas de 2015 a 94.555 en estas generales) pero a la vez se quedaron a 1.189 votos de lograr las papeletas que les daba la suma aritmética con su nuevo socio I-E , lo que demuestra que en política no siempre 2+2= 4. Además, si bien se apuntaló como segunda fuerza en la Comunidad Foral y “alternativa estatal”, según subrayó Ione Belarra diferenciando las elecciones generales de las autonómicas y recortó diferencia con UPN -PP (en diciembre estaba a 21.000 votos y ahora a 11.874); el bloque de derechas volvió a subir complicando la disputa de su hegemonía a la que aspiraban. Tanto Eduardo Santos como Ione Belarra, que reconocieron no haber logrado los resultados esperados pero pusieron en valor los conseguidos, señalaron que “sacar las políticas de austeridad del PP y la derecha” es su objetivo estratégico por lo que adelantaron que seguirán colaborando con “lealtad” en el cambio de Navarra y trabajando por hacerlo a nivel estatal, algo que “todavía no hemos logrado”, subrayo Belarra. No hubo sueño de una noche de verano, aunque la historia -dijeron- continúa.

valoración

“No afecta al equilibrio en el Gobierno”

Pamplona. Las elecciones generales siempre tienen una lectura local, aunque los escenarios no son equiparables ni el electorado se comporta igual. Pero la pregunta de los periodistas sobre si los resultados de los socios pueden afectar tanto al gobierno del cambio en Navarra como a su correlación de fuerzas internas era clara. Y también fue nítida la respuesta de Belarra: “Estamos orgullosos del pacto programático y decimos lo mismo antes y después de las elecciones. Esto no cambia el escenario ni los equilibrios. Es evidente que son unas elecciones estatales y estábamos jugando ese partido. Somos una herramienta y alternativa de cambio estatal”.

Herramientas de Contenido