Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Y Obama llegó por fin a Pamplona

Una tarde menos calurosa propicia menos movimiento en la plaza de toros, que contó con la presencia del ‘presidente’ de EEUU barack Obama

Un reportaje de Imanol Velasco | Fotografía Oskar Montero - Martes, 12 de Julio de 2016 - Actualizado a las 06:04h

Obama llegó por fin a Pamplona.

Obama llegó por fin a Pamplona. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Como ya lo anunciara aquel espontáneo astronauta que se coló en el balcón superior del Ayuntamiento minutos antes del Chupinazo, la llegada de (un nuevo) Barack Obama a Pamplona era una realidad. Y es que ayer, el presidente de Estados Unidos, inesperadamente, hizo acto de presencia en la Monumental de Pamplona, infiltrado entre la peña La Jarana.

Mr. Obama llegó a la plaza entre la columna del pañuelico azul que seguía a su pancarta, que ayer lucía una tela de color lila al igual que todas las demás en señal de protesta contras las agresiones y violaciones que han sucedido en las fiestas. A la entrada de la peña por Telefónica, un cartel señalaba: “Mr. Obama, welcome to La Jarana”.

El ilustre nuevo fichaje de la peña de Estafeta no paró de saludar con las dos manos en alto a todas aquellas personas que decidieron salir a su encuentro en las cercanías del coso pamplonés.

En las gradas también había otras personas que decidieron en el día de ayer hacerse bien visibles. Como los miembros de la peña Alegría de Iruña que lucían blusas y sombreros de paja al más puro estilo cafetero, u otros que decidieron mostrarse con mallas y sombreros de colores fosforitos.

El menor calor que acompañó a las fiestas durante todo el día de ayer, junto a las nubes y las pocas gotas que se escaparon, hicieron que los y las peñistas prefirieran dejar el mojar y mojarse para otro día e ingerir todo lo posible de su cargamento particular. También se va notando en la plaza de Pamplona que los días de funestas van hacia delante y que ya a más de uno, o una, las fuerzas no le acompañan.

Para cuando en la zona de sombra se arrancaron los primeros aplausos con motivo de los pases de algún torero, en sol ya habían sonado cánticos, clásicos ya en esta zona, como los de La Pegatina o los inmortales Barricada.

Mientras tanto, nuestro ilustre visitante se encontraba muy a gusto sentado y apoyado, parecido a como se sentará en el despacho oval, en la barrera que separa el tendido y la grada. Al rato, una mujer rubia, una Marilyn Monroe, se decidió a sentarse junto a mister president para juntos comentar el jolgorio del ambiente que les rodeaba.

Aunque la atención a la faena no es lo realmente prioritario para la gente que acude a la zona de las peñas, sí que se arrancaron aplausos y asombros cuando el primer toro de Talavante dio la voltereta, o cuando el torero acabó la faena.

Llegando al final de la corrida, los bailes, saltos y abrazos aumentaron al igual que las camisetas manchadas de vino o derivados al son de diferentes registros musicales como el pop, el rock, o heats veraniegos de hace por lo menos diez años.

Una vez acabó la corrida, el ambiente que caracteriza a las peñas se trasformó en silencio y seriedad. Todas ellas, acompañadas de sus pancartas teñidas de lila, se prepararon para salir de la plaza en dirección a la plaza del Castillo para protestar porlas agresiones y violaciones cometidas hasta la fecha durante las fiestas.

Herramientas de Contenido