Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El incendio de Tafalla arrasó el habitat y la fauna de los cotos de caza de la zona

Gran parte de los cotos de Añorbe, Pueyo, Barásoain y Garínoain, Tafalla y Artajona resultaron gravemente afectados por el incendio

Domingo, 11 de Septiembre de 2016 - Actualizado a las 06:09h

  • Mail

pamplona - ADECANA se ha puesto en contacto con las sociedades de cazadores adjudicatarias de los cotos de caza afectados por el fuego de Añorbe, Pueyo, Txapardía de Barásoain y Garínoain, Tafalla y Artajona, poniéndose a su disposición para coordinarlos y ayudarles en la cuantificación de las reclamaciones y ayudas que sean necesarias para regenerar el desastre causado en el hábitat y la fauna de estos términos, el cual ha afectado a 3.538 hectáreas, según las mediciones provisionales realizadas el guarderío forestal del Gobierno de Navarra, habiendo trasmitido a los responsables del Departamento de Medio Ambiente su intención de estar presentes en las reuniones que se celebren y defender sus intereses.

Desde hace muchos años, tanto entidades locales, como organizaciones agrarias, ganaderas y cinegéticas, vienen solicitando permisos para limpiar los montes de su exceso de vegetación, poniendo desde sectores conservacionistas del Departamento de Medio Ambiente trabas para su autorización, consiguiendo con ello que gran parte de los espacios naturales que hay en Navarra estén llenos de maleza, siendo esto un gran peligro potencial para la propagación de incendios.

Consultados los responsables de las asociaciones de cazadores afectadas, desde Añorbe Enrique Elizari manifiesta que “tenemos afectado un 40% del coto, unas 1.000 hectáreas sobre todo la zona de conejo y las tablillas y bebederos quemados, algunos de los cuales se han salvado, habiendo depositado los cazadores para su alimento 50 pacas de paja”. El Ayuntamiento de Añorbe informan que con motivo de la caza se solicitó a Medio Ambiente permiso para desbrozar los montes de los polígonos 5, 7 y 8 del Comunal para mejorar el hábitat cinegético, principalmente zonas de aliagas, y a pesar de tener el visto bueno del guarderío, la autorización llegó a finales de agosto, no dando tiempo a llevarlo a efecto.

Desde la Sociedad de Cazadores de Tafalla Xabier Barace afirma “que además del terreno quemado han resultado afectados puestos de palomeras y chozas de caza. Hace tiempo un ganadero de la localidad solicitó permiso para echar ganado al monte, y ante todos los requisitos que se le exigían tuvo que desistir.

En cuanto a las afecciones ocasionadas en el coto Txapardía de Barásoain y Garínoain Antonio Arregui manifiesta “que se les ha quemado el 60 o 70% de la masa forestal del coto, quemándose la zona de caza de codorniz y becada, así como donde recientemente se había efectuado una repoblación de conejos”

Juan Jesús García Estevez, veterinario y técnico de Aran Navarra, Servicios Medioambientales, afirma al respecto “los incendios se apagan en invierno mediante la prevención, los desbroces de exceso de maleza y la preparación de cortafuegos, no en pleno verano tras una gran sequía, con condiciones meteorológicas adversas y sin haber realizado las necesarias medidas para prevenir estos anunciados desastres”

Según valoración de los técnicos del Gobierno de Navarra, el 80 % de la masa forestal afectada, que son 1.455 hectáreas, tiene capacidad para rebrotar de forma natural. De las 1.455 hectáreas, de terreno forestal afectado, 928 hectáreas estaban cubiertas de matorral y pastos, un 17% de Pino, mayoritariamente Alepo, y el 19,2 % restante (281 hectáreas,) a coscojares y encinares.

El Gobierno de Navarra, tal como ha adelantado su Presidenta Uxue Barkos, tras reunirse con los alcaldes de las zonas afectadas, no descarta el declarar el área de afectación del incendio “desastre natural”, circunstancia que según ella aceleraría la obtención de ayudas estatales. En opinión de ADECANA, su secretario Jesús Irazola comenta que “esperemos que este desastre producido sirva de ahora en adelante para que se tomen medidas eficientes de prevención, haciendo caso a los que usuarios del medio rural, que son los que más saben de estos temas y a los que hay que darles ayudas para compensar los perjuicios ocasionados. Jesús añade que “no tiene sentido en una época de abandono rural en el que el monte se está expandiendo y cerrando cada vez más, se pongan tantas trabas para cortar cualquier arbusto o matorral”. “Ahora es una ocasión única para que en la zona afectada se diseñen actuaciones tendentes a la diversificación del paisaje”. - ADECANA

  • Mail

Herramientas de Contenido

Publicidad

Publicidad

Publicidad