Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
asociación de reciente creación Mujeres con Memoria

Peralta descubre una escultura que dignifica a las mujeres víctimas y resistentes de 1936

Los vecinos pueden firmar cantos rodados y colocarlos en las faldas de las figuras

María San Gil - Domingo, 9 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:07h

Políticos forales y locales, representantes de la asociación y vecinos.

Políticos forales y locales, representantes de la asociación y vecinos.

Galería Noticia

Políticos forales y locales, representantes de la asociación y vecinos.Placa que destaparon junto al conjunto escultórico.La escultura en honor a las mujeres.Arantza Hernández baila un aurresku junto a la recién inaugurada escultura.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

PERALTA.“Miles de mujeres quedaron desamparadas tras el golpe de Estado. Su dolor y soledad fueron inmensas y duró muchos años y muchas lágrimas. Esta escultura es el reconocimiento a todas ellas. Un homenaje reivindicativo a todas las mujeres que padecieron y siguen padeciendo”. Así de rotunda se mostró este sábado en Peralta Josefina Campos, presidenta de la asociación de reciente creación Mujeres con Memoria, tras descubrir el conjunto escultórico en el que llevan trabajando años y que ya luce en el Paseo del Arga de la localidad.

De acuerdo con Campos, que también descubrió una placa junto al alcalde del municipio Juan Carlos Castillo, “la obra representa a las Mujeres con Memoria, a las mujeres víctimas y resistentes desde 1936 hasta nuestros días. A más de 100 mujeres jóvenes y mayores, e incluso a niñas de 13 y 14 años, les raparon sus cabezas en Peralta y a miles por la geografía navarra y española para que fueran el hazme reír de los demás”.

Aunque la idea era colocar este conjunto escultórico en el cementerio, junto al panteón de los fusilados, el proyecto adquirió una mayor dimensión y al final decidieron que su sitio debía estar junto a la obra de Joxe Ulibarrena, La Hermandad.

La escultura la forman tres mujeres sobre una base de hormigón y las tres apoyan su mano derecha sobre el tronco de un árbol. Sus amplias faldas, explicaba José Ramón Urtasun, diseñador y coordinador de la obra, se han rellenado con cantos rodados que los vecinos han comprado, y aún pueden hacerlo, para decorarlos o escribir en ellos alguna frase. “Hay cantos del cementerio de las botellas, de varias fosas en las que se han hecho exhumaciones, de Peralta, Corella, Cáseda e incluso del extranjero. Son piedras cargadas de emoción y de recuerdos amargos”, recalcó Urtasun en su discurso.

En este proyecto, que dignifica a las mujeres que fueron las impulsoras del movimiento de resistencia más firme contra la dictadura y sus crímenes, se han implicado, sin cobrar por su trabajo, Carlos Martínez, como coordinador de los trabajos de construcción;Javier Baztán, que ha fabricado las estructuras metálicas;Patxi Fuertes, que ha modelado las figuras de las mujeres;y Ángel Iribarren, responsable de la escultura metálica del árbol.

De hecho, de acuerdo con Fuertes, “en esta obra hay dolor, humillación y tristeza. Sin embargo, a las mujeres no pudieron raparles la dignidad y aparecen erguidas a pesar de todo, manteniéndose firmes y sacando adelante a los suyos, que son los nuestros, que son los de todos”.

En la inauguración, a la que acudió la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo, el alcalde Castillo, visiblemente emocionado, se dirigió a todos los allí presentes para reconocer que “está claro que podemos hacer mucho más para que la Memoria siga viva. Debemos hacer un esfuerzo para que todos, sobre todo aquellos que aún siguen en las cunetas, tengan un funeral y un final digno. Hay que ir cerrando las heridas, es algo necesario e indispensable, pero no hay que olvidar y esto es lo menos que podíamos hacer”.

un acto sencilloMª Dolores Ciordia leyó un poema bajo un respetuoso silencio y la música llegó de la mano de la cantautora Maite Mené, que interpretó dos canciones, una en euskera y otra en castellano, y de Arantza Hernández, vecina que depositó una rosa en la base de la escultura y bailó un aurresku.

El acto lo cerró la joven jotera Carla García Pérez, de 11 años y biznieta de Julia Gogorza, a quien el golpe de estado le pilló de lleno, que enmudeció a todos los allí presentes al son de dos guitarras. Después, las decenas de personas que allí se reunieron se fueron acercando al conjunto escultórico para verlo de cerca con detalle, fotografiarse con él e incluso introducir alguna piedra con dedicatoria incluida.