En marcha un proyecto de empleo para la comunidad gitana ribera

Fundación Secretariado Gitano inaugura sede en Tudela con financiación del Gobierno de Navarra

Nieves Arigita - Viernes, 14 de Octubre de 2016 - Actualizado a las 06:09h

Miembros de La Romaní y de otros colectivos sociales en la inauguración del nuevo local.

Miembros de La Romaní y de otros colectivos sociales en la inauguración del nuevo local. (NIEVES ARIGITA)

Galería Noticia

Miembros de La Romaní y de otros colectivos sociales en la inauguración del nuevo local.

TUDELA.  Fundación Secretariado Gitano, que lleva trabajando desde el año 2000 en Pamplona por la inclusión a través del empleo y ha conseguido trabajo para 700 personas (la mitad de ellas mujeres gitanas), ha extendido su acción a la Ribera, desde donde ya opera gracias a la financiación del Gobierno de Navarra, con un presupuesto de 48.000 euros, y a la base proporcionada por el trabajo de años de la asociación La Romaní.

El proyecto de la fundación, que como recalcó la directora territorial en Navarra, Inés García, “ha sido posible porque tiene garantía de continuidad en el tiempo por parte de la Administración”, girará en torno al programa de acceso al empleo Acceder, un servicio de intermediación laboral entre la comunidad gitana y las empresas, a las que se les ofrecen perfiles de media y baja cualificación a través de centros integrados de empleo, preselecciones de candidatos, concertación de procesos formativos, seguimiento de los puestos, etc.

red de colaboraciónPara llevar a cabo su función, el Secretariado Gitano cuenta oficialmente desde ayer con un local en la calle Herrerías (donde ya trabajan dos personas a media jornada), en cuya inauguración se dieron cita, además de autoridades municipales y forales, una amplia representación de colectivos sociales (Cruz Roja, Villa Javier, Centro Lasa, etc) que han colaborado en el desembarco de la fundación en la Ribera. “Este proyecto es muy representativo de cómo deben abordarse estas iniciativas de integración social. Es importante tejer alianzas unos con otros y que quien más músculo tiene, en este caso el Gobierno de Navarra, haya hecho un esfuerzo por extender el modelo ya implantado en Pamplona, por el resto del territorio”, destacó el alcalde, Eneko Larrarte.

Por su parte, la directora general de Inclusión Social del Gobierno de Navarra, Gema Mañu, defendió que “el colectivo gitano necesita de apoyos y esfuerzos extraordinarios porque viene de una situación de desigualdad”. Así, dio a conocer los datos de un informe de 2014 realizado por la fundación en el que se pone de manifiesto que mientras la tasa de desempleo en Navarra en 2012 era del 13,6%, la población gitana soportaba un 50,2%.

Ana Hernández, de La Romaní, también incidió en este aspecto y lo ligó a “la baja cualificación de la comunidad gitana o a los estereotipos no superados”. En cualquier caso, alertó de la “dramática” situación que están atravesando muchas familias gitanas en la Ribera y puso en valor la llegada de la fundación porque “aunque nosotros hemos trabajado el tema del empleo durante años preparando curriculums, informando de recursos, etc, necesitábamos un proyecto así, que trabaja globalmente con el colectivo y a la vez hace un seguimiento personalizado”. Además, afirmó que “nos han demostrado mucho respeto por la población gitana y es un honor que cuenten con nosotros”.

2.000 personasInés García estimó que la población gitana en la Ribera ronda las 2.000 personas (en Navarra, hay unas 8.000). En el tiempo que la fundación lleva trabajando en la comarca, desde agosto, ya han acercado a sus instalaciones una treintena de personas gitanas, de las que seis han encontrado empleo. “Nuestras expectativas son buenísimas”, admitió García, destacando el potencial que Tudela ofrece en el área de limpieza y por el que se verían beneficiadas “muchas mujeres gitanas de la zona”.