Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Directoras, productoras, actrices y técnicas renuevan el cine africano

Mariette Monpierre visita Pamplona para abrir el ciclo de ‘África Imprescindible’ con ‘Le bonheur de Elza’

Ana Oliveira Lizarribar Oskar Montero - Viernes, 4 de Noviembre de 2016 - Actualizado a las 06:09h

Beatriz Leal y Mariette Monpierre, ayer en la Filmoteca de Navarra.

Beatriz Leal y Mariette Monpierre, ayer en la Filmoteca de Navarra.

Galería Noticia

pamplona - “Hoy en día, el elemento diferenciador del cine africano viene de la mano de las mujeres, ya sean directoras, productoras, actrices, compositoras, técnicas...”. Son ellas las que están renovando las cinematografías del continente, aportándoles una enorme diversidad en cuanto a géneros -ciencia ficción, drama, thriller, aventuras, experimental- y a estéticas y narrativas. “Las mujeres están enriqueciendo el cine africano a un nivel que no se da en otras cinematografías del mundo”. Así de claro habló ayer Beatriz Leal en la Filmoteca, donde ha comisariado una nueva edición del ciclo audiovisual incluido dentro de las jornadas África Imprescindible. Al Sur del Sáhara.

Leal, programadora del Festival de Cine Africano de Nueva York, presentó ayer las cuatro películas que se exhibirán los viernes de noviembre -hoy y los días 11, 18 y 25- a las 20.00 horas, y que se inaugura hoy con Le bonheur de Elza, de Mariette Monpierre, que también compareció ante los medios, así como Alberto Cañada, programador de la Filmoteca, y Javier Aísa, coordinador del consorcio África Imprescindible. Este último destacó que a lo largo de las 16 ediciones de estas jornadas “hemos visto casi 50 películas que reflejan una gran diversidad y permiten demostrar que África también expresa su vitalidad artística a través del cine”. En concreto, este año anima al público navarro a acercarse a ver las propuestas de mujeres que trabajan desde los países subsaharianos y desde la diáspora, como es el caso de Monpierre, que nació en la isla caribeña de Guadalupe, se crió en París y ahora vive en Nueva York. Le bonheur de Elza es su primer largo de ficción. Durante quince años trabajó como productora publicitaria y un día pensó que no se veía reflejada en las películas de la televisión y el cine y que “tenía la responsabilidad” de contar historias de mujeres como ella. Y el primer intento le salió autobiográfico. En el filme, Elza, que vive en Francia y es la primera mujer de su familia en graduarse en la universidad, decide volver a Guadalupe a buscar a su padre, con el consiguiente disgusto de su madre. “Yo también hice ese viaje cuando tenía 20 años, quería ver a mi padre, tocarle, mirarle a los ojos, y resultó que la cosa no fue muy bien porque él no sabía ni que existía”, comentó la realizadora, a la que, pese a todo, la situación le resultó “determinante para mi futuro; pasé página”. Las estructuras familiares en la isla caribeña todavía hoy están marcadas por el pasado de esclavitud, cuando los hijos de los esclavos pasaban a pertenecer al dueño de las madres sin que los padres pudieran tener contacto con ellos. Con el tiempo, los hombres se acostumbraron a este sistema y tenían hijos con distintas mujeres de los que luego no se hacían cargo.

Del mismo modo, la gran colonización que sufrió Guadalupe, sometida a la influencia de España, el Reino Unido y Francia, a la que aún pertenece, provocó que a los niños en los colegios “nos enseñaran que nuestros antepasados eran galos, pero a mí eso me parecía raro, investigué y descubrí que eran africanos”, compartió Monpierre, que reconoció que en su juventud “tuve que deconstruirme para luego reconstruirme”, y el primer paso de ese proceso fue localizar a su padre y, de paso, su cultura, ya que su madre “siempre quiso que nos integráramos en París y que nos callásemos todo lo demás”.

explosión de realizadoras Precisamente, por ser una directora de la diáspora, Monpierre también ha tenido otro conflicto identitario, y es que en África no la consideran africana, sino caribeña, a pesar de sus ancestros. Y en parte por eso Beatriz Leal ha querido programar su película en este ciclo que ejemplifica la “gran explosión de directoras” que se ha dado dentro y fuera del continente en los últimos cinco años. “Algunas ya estaban haciendo documentales, cortos o trabajando en otros formatos y han dado el paso al largo, y hay mujeres jóvenes que comienzan ahora”, señaló. La diversidad de sus películas es la misma que existe entre personas y países, pero Leal sí que destacó que ellas están generando numerosos títulos, hasta el punto de que en el último Festival de Nueva York que programó, “el 60% de las películas estaban dirigidas por mujeres”, un porcentaje totalmente inédito en Occidente.

Respecto a los otros tres títulos que se exhibirán en la Filmoteca, B for Boy llega de Nigeria; Price of Love es un telefilme que ha conseguido llegar al circuito comercial dado su éxito en Etiopía, y la sudafricana While You Weren’t Looking es, quizá, “la más arriesgada”, ya que se trata del primer filme subsahariano que se ocupa de las sexualidades diferentes.

el ciclo

4 de noviembre. Le bonheur de Elza, de Mariette Monpierre (Guadalupe/Francia, 2011).

Día 11. B for Boy, de Chika Anadu (Nigeria, 2013).

Día 18. Price of Love, de Hermon Hailay (Etiopía, 2015).

Día 25. While You Weren’t Looking, de Catherine Stewart (Sudáfrica, 2015).

Sesiones. Todas las sesiones serán a las 20.00 horas y las entradas cuestan 3 euros.

Herramientas de Contenido

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad