Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
comercios en el centro de la diana

El Microsoft pirata cuesta una condena

CONDENAN A 12 MESES DE CÁRCEL A LA DUEÑA DE UN LOCUTORIO DE LA COMARCA DE | Pamplona por usar licencias piratas de microsoft. tENDRÁ QUE INDEMNIZAR A LA CORPORACIÓN DE GATES CON 5.720 EUROS

Un reportaje de Enrique Conde - Fotografía Efe - Viernes, 9 de Diciembre de 2016 - Actualizado a las 06:07h

Bill Gates, presidente de la corporación Microsoft.

Bill Gates, presidente de la corporación Microsoft. (EFE)

Galería Noticia

Bill Gates, presidente de la corporación Microsoft.

Los locutorios y cibercafés suelen estar en el centro de la diana de Microsoft, el gigante informático americano, que a la hora de exigir indemnizaciones por el pirateo de sus licencias no se anda con chiquitas. Son conocidas varias macrooperaciones policiales en este tipo de establecimientos para leerse la letra pequeña de los equipos informáticos que usan y hacerles una inspección a conciencia. Así le ocurrió a la dueña de un locutorio de la Comarca de Pamplona que ahora ha sido condenada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial por un delito contra la propiedad intelectual a doce meses de prisión, una multa que asciende a 3.600 euros y a indemnizar a la corporación de Bill Gates con 5.820 euros por los perjuicios causados.

Además, se acordó el comiso y destrucción de los equipos que fueron incautados en el establecimiento a raíz de la causa judicial. La Audiencia ha desestimado un recurso de la acusada, que fue condenada en primera instancia por el Juzgado de lo Penal 4 de Pamplona en una resolución que viene ahora a ser ratificada.

La sentencia confirmada narra que la acusada fue titular del locutorio hasta la primavera de 2014 y que en el mismo fueron ocupados el 27 de febrero de ese año, en una inspección realizada por agentes de la Guardia Civil del puesto fiscal de Beriáin, hasta 6 CPU en cuyos discos duros se encontraban instalados sistemas operativos y suites informáticas propiedad de Microsoft Corporation, carenciendo de la autorización del titular de los mencionados programas y sin haber adquirido las correspondientes licencias de uso y explotación. Recalca el fallo que la acusada, “cuando adquirió el establecimiento en el año 2009, compró los equipos informáticos intervenidos y pirateó los programas antes indicados para su instalación y posterior uso en el locutorio sin las correspondientes licencias”.

La defensa de la procesada apeló dicha sentencia por entender que se debería haber dado un previo aviso a la administradora del locutorio como los exige el artículo 273 del Código Penal que hace referencia al delito contra la propiedad industrial. De ser así, la defensa consideraba que su clienta debía ser absuelta. Sin embargo, la acusación prosiguió por el delito contra la propiedad intelectual (artículo 270) y el tribunal recuerda que por dicho delito se articuló el escrito de acusación del Ministerio Fiscal.

NO APORTÓ LAS LICENCIASLa Sala también desestima que los indicios hallados en la causa sean “meras sospechas” como exponía la defensa y recuerda que en la sentencia se otorga un relevante peso específico a la declaración del representante de Microsoft. Aunque el abogado defensor expuso en su alegación que un agente de la Guardia Civil declaró que al proceder a la inspección del local “revisaron los ordenadores para comprobar el sistema operativo, marca, modelo y números y que creía que la acusada desconocía los hechos”, el tribunal interpreta los hechos de otro modo como hizo el juez de instancia: “La percepción del agente sobre la consciencia de responsabilidad criminal de la acusada es irrelevante pues la misma se tiene que ventilar en un procedimiento como este”. Y recuerda que “no se aportó ni una sola prueba que acredite la legalidad de la explotación de los programas informáticos que había en su establecimiento, habiendo sido de extremo fácil para la misma haber aportado las licencia que en su día hubiera adquirido de Microsoft”. Este razonamiento se ve relevante después de que la acusada reconociera que los ordenadores los adquirió con ventajas financieras importantes, a través del ICO, con subvención de intereses mediante fondos públicos y no aportara las licencias con dicha compra.