Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Xabi Lasa, Director general de administracióna

“Sería importante que cada una de las trece comarcas decida su propio modelo de desarrollo económico”

Trece entidades supramunicipales con nuevas competencias sustituyen a 65 mancomunidades en el nuevo mapa a debate

Una entrevista de Ana Ibarra/Pablo Gorría Fotografía Oskar Montero - Domingo, 8 de Enero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Xabi Lasa Gorraiz.

Xabi Lasa Gorraiz. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

PAMPLONA.Tras un año de “gran esfuerzo” Lasa defiende la fortaleza de las trece comarcas propuestas para mejorar la gestión de servicios y crear un nuevo modelo de “cooperación administrativa” que impulse el desarrollo económico de los diferentes estratos territoriales. “No estamos haciendo una hoja más en el ‘milhojas’, estamos quitando una y poniendo otra mejor estructurada”, dice.

¿Veremos en este mandato y tras 27 años (la ley de Administración Local es de 1990) el mapa reformado?

-Yo creo que sí. Es un objetivo recogido en el acuerdo programático. Hay una reclamación popular y, además, por parte de todos los partidos de Navarra incluso existe mucho acuerdo en lo que deben ser las líneas generales. Yo creo que es una demanda desde comienzos de siglo. Y de hecho, en las dos legislaturas anteriores ha habido sendas ponencias sobre el tema. Llevamos un año en el que ha habido muchas reuniones. Vamos a comenzar una segunda fase hasta junio para terminar el proceso participativo con las entidades locales. También hemos contado con la opinión de un grupo de 40 expertos y de los diferentes departamentos del Gobierno. Luego arrancaremos la fase legislativa y creo que para 2018 podemos dejar aprobadas las leyes que supongan la base de la reforma de las administraciones locales. Queremos que esta reforma sea como mínimo para 30 años.

¿Cuando Lasa era alcalde ya veía necesaria esta reforma?

-Por supuesto, estando en Berriozar el Gobierno decidía de buenas a primeras que estaba mal de dinero y rebajaba la asignación un 2% del Fondo, descontando el 6% del último trimestre. Eso pasó, y el Gobierno tenía mayoría en el Parlamento porque estaba el pacto UPN-PSN. En el ámbito rural he visto cómo los problemas se multiplican porque no tienen estabilidad territorial ni vías de financiación para mancomunar servicios.

¿Cuál ha sido el referente (estatal o europeo) en el diseño de nuevas comarcas?

-En todo el proceso de comarcalización nos hemos fijado en dos comunidades que lo han implantado que son Cataluña y Aragón. Nos hemos fijado también en Francia, en la mancomunidad de Iparralde que se ha creado entre Baiona y Mauleón, o en la CAV, donde quien recauda es cada diputación.

La Mancomunidad de Pamplona engloba ahora hasta 50 pueblos. Hay voces que cuestionan este nuevo reparto en servicios como el agua. Esteribar o Ultzama, por ejemplo, dependen de la red de suministro de la MCP.

-No puedo pensar en una comarca solamente en función de las fuentes de agua en alta. Eso tiene una solución más fácil, de hecho Itoiz no está en la MCP y toma agua. El acuífero no está en la mancomunidad que gestiona el agua, ojo!. Simplemente habrá que hacer convenios de gestión. Esteribar o Ulzama tendrán servicios mancomunados con la MCP vía convenio pero estarán en otra comarca. Habrá acuerdos entre comarcas.

13 comarcas sustituyen a 65 mancomunidades. ¿Qué diferencia una mancomunidad de una comarca?

-La diferencia entre comarca y mancomunidad es que la comarca dota a los municipios de estabilidad territorial en sus competencias supramunicipales. Un Ayuntamiento va a pertenecer a una comarca pero solo a una, no a cuatro o cinco. Hasta ahora las mancomunidades se han creado vinculadas a un servicio concreto. Por ejemplo, sería importante que el desarrollo industrial o económico de cada zona se realice a nivel comarcal y sean capaces de pensar dónde tiene que poner sus polígonos industriales o reclamar al Gobierno políticas activas en el fomento de la actividad agrícola o ganadera. O, en el caso de ayuntamientos de identidad urbana, que puedan decidan mancomunar los servicios de policía local. No se puede mantener 65 mancomunidades, unas para unos servicios, otras para otros, unas muy fuertes con una buena dotación financiera, otras supeditadas al presupuesto de cada municipio...

El borrador de ley habla de tres servicios básicos para arrancar las comarcas: agua, basuras y servicios sociales. ¿Hasta dónde llegan?

-La reforma plantea en principio tres servicios que se consideran pueden tener una mejor gestión desde un nivel supramunicipal. Y, a partir de ahí, lo que cada comarca plantee. Por ejemplo, en algunas comarcas de Navarra se puede proponer -como ya se está haciendo- que la limpieza viaria de sus calles se haga de forma conjunta con una sola empresa lo que se puede delegar en un ente supramunicipal.

¿Qué ocurrirá con las empresas públicas vinculadas a las actuales mancomunidades?

-Nadie dice que tengan que desaparecer. Eso lo decidirá cada comarca en su momento en función de los servicios que quieran prestar y como quieran prestarlos. Lo que cambia es el consejo de administración que, en lugar de ser la mancomunidad, será la comarca.

¿Se mantendrá la sociedad gestora de la MCP?

-La nueva comarca tendrá que valorar si continúa con SCPSA o si decide dar el servicio de forma directa mediante funcionarios. Planteamos que todo trabajador laboral sea subrogado a la comarca en el mismo nivel y con los mismos derechos laborales. Tenemos claro que una comarca urbana como la de Pamplona tiene que decidir su propia programación en el fomento del desarrollo económico, que nada tiene que ver con lo que necesitan Iza, Juslapeña, Ultzama o Esteribar.

En esta estructura abierta puede que los ayuntamiento no quieran ceder competencias como la policía local...

-Cada comarca lo tendrá que decidir en cada momento. Si para hacerlo hay que hacer una modificación de las leyes existentes se está en ese proceso ahora. En los departamentos del Gobierno ha tenido buena acogida, han visto por ejemplo que el mapa en atención primaria en salud se acomoda a esa realidad comarcal.

¿Comarcas con 7.000 habitantes van a poder funcionar?

-Yo creo que sí. La que menos tiene es Pirineo y es la más extensa en término lo que pone de manifiesto el desequilibrio territorial de Navarra. No hay actividad económica, no hay población y se nos muere el Pirineo por lo que habrá que tomar caras en el asunto y plantear una organización supramunicipal que sea capaz de dotar de energía suficiente para activar esa zona. La explotación forestal, aprovechar la agricultura y ganadería, cambiar las leyes para elaborar el queso artesano, etcétera.

¿Tendrán competencias en materia de urbanismo?

-La idea es que planes como la activación del turismo o los PSIS (planes supramunicipales) se deleguen a nivel comarcal. Hasta ahora las competencias la tiene un ayuntamiento y por encima está el Gobierno, que decide con sus propios criterios. Planteamos dar autonomía y poder a los ayuntamientos, dignificarlos en las competencias que han perdido y, desde una visión comarcal, hacer un polígono comarcal, una explotación turística, industrial o ganadera, o donde mejorar la red de carreteras.

La reforma también exige un mayor esfuerzo tributario a los ayuntamientos. Y alcanzar al menos un 50% de sus gastos corrientes con sus propios recursos. ¿No lo hacen?

-La ley marca que cada cinco años hay que hacer una nueva ponencia de valoración catastral y muchos ayuntamientos no la cumplen. Estamos superando el 40% del gasto corriente con los ingresos tributarios de los ayuntamientos de media. Hay zonas con la contribución urbana más alta y otras mucho más baja. Proponemos que a la hora de revisar los valores catastrales se utilicen criterios comarcales. Además, la ley dice que el tipo impositivo de la contribución puede variar entre el 0,10 y el 0,50, y nos parece exagerado. O revisar el gravamen del IAE con escalas.

¿Se quiere que los ayuntamientos reciban un porcentaje fijo de los presupuestos forales? Se habla de un 10%.

-Hasta ahora era el Parlamento el que aprobaba una ley y decía: te voy a dar 200 millones. Los ayuntamientos han pedido de forma casi unánime que no quieren una cifra que la marque el Gobierno cada cuatro años, y que cuando le va bien les den más, y cuando le va mal le quitas para hacer no sé que porque a lo mejor la gestión mala ha sido la tuya... Demandan un porcentaje, déjame ser maduro sin tutela.

¿Cuanto reciben? ¿Un 10% serían unos 370-400 millones (con gastos financieros)?

-Ahora son 207 millones del fondo de Haciendas Locales, 20 millones del Plan de Infraestructuras Locales más 13,5 millones del plan anterior, y lo que da vía subvención finalista para fomento de empleo, Montepíos o escuelas infantiles que en total pueden ser otros cien millones. Antes que hablar de cantidades hay que hablar de competencias. Si decidimos que el 0-3 lo va a coger el Gobierno no darás el cupo correspondiente.

¿El 0-3 años queda en manos del Gobierno foral?

-La propuesta que ha salido es que la asuma el Gobierno. Todos tenemos claro que tiene que tener carácter educativo y no asistencial, como la salud.

¿Qué otras competencias asume el Ejecutivo?

-Por ejemplo, el diseño de los grandes planes directores, el abastecimiento en alta, la recogida, transporte y tratamiento de residuos se tiene que gestionar a nivel general.

¿Se quiere beneficiar a comarcas desfavorecidas?

-Cada comarca tiene su problemática y habrá que ayudar desde el Gobierno a cada una en lo que más necesite. Seguramente en magnitud de pobreza será la Comarca de Pamplona pero en desarrollo económico o de población el Pirineo o Tierra Estella.

Se plantea una posible designación directa de sus cargos.

-Se dan tres opciones. La clásica por delegación de los ayuntamientos en función de sus concejales, por sufragio universal (una nueva urna en las elecciones) o una fórmula mixta.

¿Cuanto nos cuesta mantener los 272 municipios que no desaparecen con la reforma?

-No supone un coste si hay una buena gestión.

Y hay que pagarles dietas...

-No conozco ninguno que cobre dietas exageradas. Normalmente, los cargos de concejos y pequeños ayuntamientos meten un montón de horas, y hacen de su propia cuenta trabajos que a lo mejor en un ayuntamiento grande si no se pone la dieta delante no haría.

¿Se ha planteado a lo largo del proceso la desaparición de ayuntamientos pequeños?

-En la primera fase de participación hubo tres posturas: una, mejórame la financiación y no me toques más; otra más idealista o del norte de Europa para hacer ayuntamientos muy fuertes y suponía eliminar los de menos de 2.000 habitantes (es decir, entre Roncal y Salazar no harían un ayuntamiento); y otra era crear una estructura que, sin quitarle el protagonismo al ayuntamiento, se sirva de ella para ayudar y gestionar más servicios en aquellos lugares donde más lo necesitan. Si no tienen secretario o interventor, por ejemplo. Es un sistema de cooperación. Los ayuntamientos es una riqueza que tiene Navarra que hay que mantener. Siempre que les garantices que por existir no van a ser menos que los demás.

¿ Lasa hubiera ido más allá en esta reforma del mapa local?

-Yo a nivel personal hubiera sido mucho más radical por ejemplo en el tema de los equilibrios territoriales. Navarra tiene que plantearse que no es posible una comunidad donde el 70% (ya estamos en el 55%) de la población viva en 40 km2. Porque si no el modelo de sociedad que estamos generando es un modelo que no trata a todo el mundo por igual.

¿Está hablando de políticas de discriminación positiva?

-Exacto. Pero es mi opinión.

¿Teme que en este proceso haya pueblos que quieran cambiar de comarca?

-Hay casos en los que tendrán que tomar una decisión. Por ejemplo, Guirguillano. De hecho, primero se plantearon doce comarcas. Todo lo que se proponga de manera racional y razonada lo vamos a admitir. Lo mismo con zonas rurales de la Comarca.

También hay que debatir el futuro de algunos concejos.

-Si Olloki tiene que seguir en Esteribar o integrarse en otra localidad cercana. Lo mismo ocurre con Arre, Artica o Aizaroz. Lo que decidan.

¿Pamplona mantendrá su Carta de Capitalidad?

-El Gobierno dio una prima especial que se hizo más que por criterios objetivos por servicios que presta al común. Esta prima especial se tiene que sustentar, y yo veo que Tudela también se podría plantear algo a su escala.

¿Qué ocurrirá con los ayuntamientos que tienen unos ingresos extraordinarios?

-Esto tiene que ver con el reparto del Fondo. Planteamos que se haga de otra manera. Estamos trabajando en la contabilidad analítica de costes, es decir, que todos los servicios que dan las entidades locales tengan un estudio perfecto en cada zona. Habrá tres patas de financiación. Estarán los obras que decida el Gobierno vinculadas a los planes directores, los módulos financiables por servicios delegados, y los gastos de libre determinación que decidan los ayuntamientos en base a una nueva fórmula. Éstos serán en función de unos criterios donde se tendrá en cuenta el factor de población, la dispersión geográfica y también dar menos a aquel que en los últimos años o en el último ejercicio haya ingresado mucho, por ejemplo, de ICIO o licencias. Es una revolución. Se consigue un reparto más equilibrado y creemos más justo.

¿Se destruye empleo sin menos mancomunidades?

-Creemos que se crea más necesidad de empleo si se prestan más servicios. Parte de los trabajadores de una mancomunidad, por ejemplo, la de servicios sociales de Berriozar pasarían a Iza y Juslapeña.

Herramientas de Contenido