Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

una multa de 9 meses y un día: 6 € diarios

21 meses y un día de prisión por estafa al presidente del club de jubilados de Beriáin

Rafael Gálvez elaboró dos facturas falsas por la limpieza del bar y las presentó a Políticas Sociales para cobrar subvención

Mikel Bernués / Unai Beroiz - Martes, 10 de Enero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Rafael Gálvez, en el balcón del club de jubilados de Beriáin.

Rafael Gálvez, en el balcón del club de jubilados de Beriáin. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

beriáin - Rafael Gálvez, presidente del club de jubilados de Beriáin, ha sido condenado a una pena de 21 meses y un día de prisión y una multa de 9 meses y un día, a razón de seis euros de cuota diaria, como autor penalmente responsable de un delito continuado de falsedad en concurso medial con un delito de estafa. Gálvez, como responsable civil directo, y la Asociación Club de Jubilados de Beriáin, como responsable civil subsidiario, indemnizarán al Gobierno de Navarra con 986,86 euros, cantidad que se corresponde a la subvención indebidamente obtenida, y con el abono de las costas procesales. El fallo en firme del Juzgado de lo Penal número 1 de Pamplona, ante el que no cabe recurso ordinario, exime al presidente del club de la pena privativa de libertad, ya que la condena es inferior a los dos años.

Según recoge la sentencia, por conformidad de las partes se declara probado que el uno de enero de 2013 el acusado celebró un contrato de cesión del servicio del bar del club con el arrendatario, que durante ese año se encargó de las labores de limpieza sin recibir cantidad alguna “al ser parte de su cometido como cesionario del mencionado local”. Sin embargo, ese mismo año, “a sabiendas de su falsedad y con ánimo de obtener una subvención del Gobierno de Navarra por gastos de funcionamiento del Club de Jubilados, el acusado elaboró sendas facturas” que recogían que el arrendatario había cobrado 663 euros en febrero y otros tantos en marzo por la limpieza y mantenimiento del local.

Las facturas fueron presentadas por el acusado junto con la instancia general para la solicitud de subvención ante el departamento de Políticas Sociales, “a sabiendas de que no habían sido firmadas” por el arrendatario ni que había recibido esas cantidades, “con ánimo de inducir a error sobre su autenticidad”. Posteriormente al Club se le concedió la subvención solicitada “siendo 986,86 euros correspondientes a los gastos de personal que fraudulentamente se justificaron con las facturas falsificadas”, dice el fallo.

“graves” irregularidades Ya en la pasada legislatura, el actual alcalde José Manuel Menéndez (entonces en NaBai, ahora en Adelante Beriáin/Beriain Aurrera) denunció públicamente desde la oposición irregularidades en las cuentas del club de jubilados, pero el asunto no tuvo mayor trascendencia política o legal. El propio arrendatario del bar en 2013 también interpuso una demanda judicial a propósito de las facturas falsas que ni había firmado ni cobrado, pero no pudo darle continuidad a la demanda por falta de fondos.

Ya en la actual legislatura, antes de la moción de censura que propició el cambio en la alcaldía, desde la oposición se impulsó una auditoría, llevada a cabo por técnicos municipales, en la que se detectaron “graves irregularidades” en la contabilidad del club correspondiente a 2013. Además de apuntar a las firmas falsificadas motivo de la actual sentencia, salieron a la luz gastos no justificados por valor de 5.000 euros, facturas duplicadas, distintas chapuzas contables, tachones con típex en el libro de cuentas o facturas que aparecieron dos años después.

la versión del club Desde el club de jubilados salieron al paso de las irregularidades y reconocieron que, efectivamente, se habían producido “fallos contables”, pero que la tesorería no había sufrido extravío económico alguno. “Hay errores, pero no falta dinero”, aseguraron en marzo de 2016 los responsables de la comisión interna para analizar las cuentas. “Se ha comprobado que las cuentas, con sus fallos en las llevanzas, están correctas”, y atribuyeron errores como los tachones con típex o las facturas a posteriori como fruto de ese trabajo de análisis y corrección.

Respecto a las facturas falsas, la comisión interna reconocía su existencia y que el contrato del bar decía que la limpieza corría a cuenta del arrendatario. El propio Rafael Gálvez ya asumió entonces que la firma falsa era la suya y que se emitió una factura como “ayuda” a los arrendatarios. La comisión interna opinó también que esas facturas no eran necesarias para obtener la subvención del Gobierno foral, ya que “no hay que presentar facturas, sino un proyecto. Los criterios para adjudicar subvenciones son la calidad del proyecto y el número de socios favorecidos por su ejecución”, consideraron.

los datos

El club en cifras. El club de jubilados de Beriáin cuenta con unos 500 socios y recibe una subvención por parte del Consistorio de 10.000 euros anuales.

En la lista de AVB. El presidente del club de jubilados figuró como número 5 en la lista de AVB (Agrupación Vecinal de Beriáin) en las pasadas elecciones.

Herramientas de Contenido