Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

dice que los derechos “no se pueden condicionar”

Izko espera que la dispersión acabe por “voluntad política” y no por una sentencia de Estrasburgo

La abogada de Sortu cree que Europa fallará en contra del alejamiento de los presos
Subraya que los derechos de los reclusos “no se pueden condicionar a nada”

Javier Encinas - Miércoles, 11 de Enero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Amaia Izko, abogada y miembro de Sortu.

Amaia Izko, abogada y miembro de Sortu. (D.N.)

Galería Noticia

PAMPLONa - La abogada Amaia Izko celebró ayer que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) vaya a analizar su demanda contra la dispersión del exjefe militar de ETA Javier Arizkuren, Kantauri, si bien expresó su confianza “en que no haya que hacer todo el recorrido jurídico” y que se ponga fin al alejamiento de los presos “por una cuestión de voluntad política”.

“Lo que está en juego es el respeto a derechos humanos fundamentales, ya que lo que se discute es el derecho a la vida familiar, que la Convención Europea considera que en el caso de los presos tiene que ser de especial protección”, manifestó la letrada y miembro de la dirección de Sortu a este periódico.

Con este punto de partida, Izko cree que la resolución a la que pueda llegar este tribunal con sede en Estrasburgo (Francia) “tiene que ser contraria a la dispersión”.

Izko, que llevó la defensa de Inés del Río ante el TEDH que puso fin a la aplicación con carácter retroactivo que los tribunales españoles hacían de la denominada doctrina Parot, sabe perfectamente que los plazos “son muy largos”. Recordó que en el caso de Del Río fueron casi cuatro años, “porque el Gobierno español recurrió ante la Gran Sala”.

En el caso de Kantauri han pasado tres años desde que reclamó sus derechos tras admitir el daño causado. Pero le fueron denegados por Instituciones Penitenciarias, por la Audiencia Nacional -con un voto particular que sí se los reconocía- y por el Tribunal Constitucional, que no analizó el recurso de amparo porque ni siquiera lo admitió a trámite.

Ahora, con la denuncia ya en Estrasburgo, Izko espera que este tribunal, “aunque también está sometido a los intereses de los Estados, haga un análisis más sosegado, que solo puede derivar en el reconocimiento del derecho del preso a estar cerca de su familia”.

“La dispersión ha entrado ya en una cuenta atrás”, reflexiona Izko, que defiende que “no se puede mantener una política excepcional por mor de una estrategia antiETA que ya no tiene sentido y que si en algún momento se pudo justificar, ahora ya no porque la dispersión supone una injerencia en un derecho fundamental”.

Sin embargo, las palabras que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, pronunció el lunes no van encaminadas a terminar con la dispersión por una decisión política. “Pero se está instalando en un discurso que no se puede dar por bueno, porque los derechos de los presos no se pueden condicionar a nada, aseveró Izko.

LA DISPERSIÓN, EN CIFRAS

Solo dos presos en cárceles vascas. El informe elaborado para Etxerat sobre la dispersión, fechado el 27 de mayo de 2016, revela que solo dos de los 373 presos vinculados a ETA cumplían su condena en cárceles vascas. Otros tres estaban en situación de prisión atenuada por enfermedad grave y los 368 restantes, alejados.

Hasta 1.100 km de distancia. De los 368 presos dispersados, 211 estaban en penales situados a entre 700 y 1.100 kilómetros de sus domicilios, por lo que sus familiares deben hacer viajes de 1.400 km en el mejor de los casos y de 2.200 km en el peor. Además, 103 están en cárceles de entre 100 y 390 km de distancia, y 54 a entre 100 y 390 km de la residencia familiar.

91 menores sufren la dispersión en Navarra. El informe calcula que son unos mil menores de edad los que padecen la dispersión. En el caso de Navarra, son 91 los afectados.

63.000 km

en un año. La red ciudadana Sare estima que los familiares de los presos recorren unos 63.000 kilómetros al año para visitar en las cárceles a sus allegados. “Es el equivalente a vuelta y media al mundo para una visita de 30 o 40 minutos”, lamentó ayer el portavoz de Sare, Joseba Azkarraga.

104.000 €

dinero incautado. Sare también hizo mención ayer a lo sucedido tras la manifestación de enero de 2015, cuando la Guardia Civil se incautó de todo el dinero recaudado. “A día de hoy, y a pesar de todos los recursos presentados, nos adeudan 104.000 euros”, denunció Azkarraga.

Herramientas de Contenido