pamplona negra 2017

¿Hasta dónde llega nuestro lado oscuro?

Reyes Calderón, María José Moreno, Rafa Melero y Ricardo Piñero compartieron ayer reflexiones sobre el mal. Una certeza muy palpable que nos asusta reconocer y nombrar.

Un reportaje de Paula Etxeberria Fotografía Oskar Montero - Viernes, 20 de Enero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

De i a d, Ricardo Piñero, María José Moreno, Rafa Melero y Reyes Calderón, durante la mesa redonda celebrada ayer en Baluarte bajo el título ‘El Mal’.

De i a d, Ricardo Piñero, María José Moreno, Rafa Melero y Reyes Calderón, durante la mesa redonda celebrada ayer en Baluarte bajo el título ‘El Mal’.

Galería Noticia

De i a d, Ricardo Piñero, María José Moreno, Rafa Melero y Reyes Calderón, durante la mesa redonda celebrada ayer en Baluarte bajo el título ‘El Mal’.
“Los psicópatas saben lo que es el bien y lo que es el mal, y eligen hacer el mal” “Todos tenemos un lado oscuro que puede extenderse todo lo que le dejemos” “El mal real es la imagen de un psicópata caminando tranquilo tras violar, torturar y matar” “El que piense que nunca podría hacer el mal es que se conoce poco”

El mal existe, y no es algo. Es alguien que hace algo. Puede ser quien está sentado ahora mismo a nuestro lado, o podríamos ser incluso nosotros mismos.

Es una de las conclusiones a las que se llegó ayer, por unanimidad, en la mesa redonda que, bajo el título simple, contundente y sobrecogedor de El Mal, albergó la Sala de Cámara de Baluarte en el marco del festival Pamplona Negra 2017. El policía y escritor Rafa Melero, la doctora en Psiquiatría y escritora María José Moreno, la escritora Reyes Calderón y el catedrático de Filosofía y experto en Demonología Ricardo Piñero compartieron con los asistentes reflexiones sobre la maldad en una sesión amena, aunque la temática más negra no podía ser, que moderó el escritor y director de Pamplona Negra Carlos Bassas.

“Es ingenuo creer que el mal no existe, aunque puedo entender que lo crea alguien que nunca ha visto el mal”, afirmó el catalán Rafa Melero, policía y autor deLa ira del Fénix o Ful.Por su experiencia en el cuerpo de los Mossos, puede asegurar “con rotundidad” que el mal existe. Y, apuntó Ricardo Piñero, “el mal no es algo, sino alguien que hace algo. Pero es muy fácil convertir el mal en algo manipulable, como un delito o un pecado;haciéndolo, creemos que lo manejamos”. Cuando, como quedó patente ayer, es algo incontrolable y la mayoría de las veces inexplicable. Porque, según María José Moreno, cuando se cometen crímenes “suele decirse que la persona que ha cometido el acto tiene que estar loco”, ya que, como apuntó la escritora y psiquiatra cordobesa, “es más fácil creer que el mal es obra de alguien loco que de una persona cuerda. A todos nos cuesta pensar el mal”. Por la experiencia de Moreno, “para el mal que puede hacer un enfermo mental, un loco, hay psicofármacos. Para el resto, no”. Autora de La Trilogía del Mal, la cordobesa comentó que desde el punto de vista de un psiquiatra, nombrar el mal es referirse “a una serie de comportamientos” que terminan por “hacer daño al otro”. Comportamientos que pueden tener origen biológico, genético, o adquiridos en relaciones familiares. “Pero por encima de todo está el poder de elección. Los psicópatas saben lo que es el bien y lo que es el mal, y eligen hacer el mal”. El por qué alguien llega a hacer el mal, sabiendo que lo hace, es muy complicado de determinar. “Desde tiempos inmemoriales, la medicina ha intentado averiguar algo al respecto, y no tenemos nada claro”, concluyó María José Moreno.

En lo que sí coincidieron los cuatro participantes de la mesa redonda es en que, tal y como dijo Reyes Calderón, “todos tenemos un lado oscuro que puede extenderse todo lo que le dejemos”, y así, “hay quien no se sujeta y se deja llevar por las emociones”. La escritora vallisoletana afincada en Navarra contó que cuando comenzó a escribir sobre crímenes, empezó a documentarse y a “buscar patrones que explicaran por qué de repente se expandía el mal en unas personas y en otras no. Vi que había un componente psiquiátrico, patológico, pero también un componente social importantísimo. Pero la realidad es que ese patrón es siempre incompleto, porque la voluntad de hacer daño es tremendamente creativa. Es un acto creativo, y eso horroriza”. Y ese punto de creatividad -apuntó Calderón- “está envuelto en algo que al lector le atrae: el engaño, la mentira, la doblez, la hipocresía. Al lector de novela negra le llama la atención poder seguir ese rastro de mentiras para llegar a un asesino que se esconde”. Para la escritora, ganadora del premio Azorín el pasado curso con la obra Dispara a la Luna,“la mentira y la maldad van siempre juntas”.

maría josé moreno

Psiquiatra y escritora de novela negra

reyes calderón

Escritora de novela negra

rafa melero

Policía y escritor de novela negra

ricardo piñero

Experto en Demonología

“Y yo añadiría un componente más que empieza por m, porque esto es un ménage à trois: el miedo”, añadió el experto en Demonología Ricardo Piñero, a quien lo que le da verdadero “pavor” es “que alguien haga el mal porque le da la gana, como una opción vital en positivo. Y a veces eso que alguien hace no lo hace un ser visible. Me refiero al diablo, con el que llevo en tratos 25 años”, comentó, para añadir a continuación que “parece siempre que el mal es otro, pero no. Los otros somos nosotros también. Y el que piense que no podría hacer el mal es que se conoce poco”.

un mundo complejo

Perversas estructuras de poder

Rafa Melero tiene grabada la imagen de un psicópata que, tras violar, torturar y matar a dos chicas, paseaba por Barcelona “con total normalidad, como si viniera de comprar el pan”. “Ese es el mal real”, afirma rotundo este policía y escritor, que tiene claro, por su experiencia, que “los violadores son irreinsertables”. Algo común a cualquier psicópata, ya sea violador, asesino en serie o estafador, “es que no tienen empatía”. En cuanto a los estafadores, Melero se refirió a ellos como “gente muy creativa”. “Son psicópatas socializados. Políticos, representantes de la Administración, de hospitales, profesores, catedráticos, policías...”, apuntó María José Moreno metiéndose en territorio delicado y ganándose la complicidad del público. En opinión de Ricardo Piñero, “el mundo que nos ha venido encima es complicado. Estamos dentro de estructuras de poder en las que es imposible hacer el bien”. Tras citar delitos perpetrados a través de Internet que ponen los pelos de punta y a los que resulta imposible seguir el rastro, o casos cada vez más habituales de acoso escolar entre niños y adolescentes, quedó la pregunta en el aire: ¿Qué está pasando? ¿Hacia dónde vamos? Y lo más importante: ¿podemos hacer algo para evitarlo?

La vida está llena de causas perversas a las que un psicópata puede unirse para hacer el mal. Lo aterrador es que el psicópata muchas veces está muy alejado de célebres personajes de ficción como Hannibal Lecter, Muchas veces es, como dijo ayer Rafa Melero, “nuestro vecino”.