Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
El cálculo se hacía en base al personal asignado

UGT y CCOO sufragaban a cargo de los convenios con el Gobierno de UPN la mayor parte de sus gastos generales

Recibían cerca de 750.000 euros para afrontar los costes ordinarios de las sedes central y comarcales
UGT financiaba así más del 60% de los gastos propios, CCOO más del 40%, y Forem y Anafe el 100%
Podían destinar a este fin el 15% de cada subvención

Ibai Fernandez - Domingo, 29 de Enero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Yolanda Barcina, Raúl Villar (CCOO) y Juan Goyen (UGT), durante la constitución de la Mesa por el Diálogo Social en 2013.

Yolanda Barcina, Raúl Villar (CCOO) y Juan Goyen (UGT), durante la constitución de la Mesa por el Diálogo Social en 2013. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Yolanda Barcina, Raúl Villar (CCOO) y Juan Goyen (UGT), durante la constitución de la Mesa por el Diálogo Social en 2013.

Pamplona- UGT y CCOO pudieron financiar durante años la mayor parte de sus gastos generales y de funcionamiento gracias a los convenios bilaterales firmados con los distintos gobiernos de UPN. Cada sindicato podía destinar hasta el 15% de la subvención recibida para desarrollar programas de empleo al mantenimiento de su estructura, lo que implicaba más de 750.000 euros anuales en gastos ordinarios como luz, teléfono, alquiler o reparación de las instalaciones. En el caso de UGT, la ayuda suponía más del 60% de sus gastos propios. Una cifra inferior en el caso de CCOO, que quedaba en algo más del 40%. No obstante, el sindicato compensaba la diferencia con el abono prácticamente total de los gastos de su fundación, Anafe, y de su centro de formación, Forem, cuyos locales, personal y actividades se financiaban de forma íntegra con el dinero público.

Es en cualquier caso una dinámica habitual en la mayoría de las subvenciones públicas, aunque generalmente el gasto financiable se suele limitar al 10% de la ayuda. Parte de la premisa de que cualquier organización, para funcionar, necesita una estructura mínima (sede, personal y gastos ordinarios) que crece en el caso de que la Administración delegue o acuerde determinados programas de actuación.Ya que estas actividades implican un trabajo adicional que aumenta los gastos propios de funcionamiento.

Sin embargo, al aumentar los convenios directos sin concurrencia tanto en número como en cuantía, (una veintena de programas por cerca de ocho millones anuales), y el hecho de que en una parte importante se desarrollaran en las propias sedes de los sindicatos, hizo de los convenios bilaterales firmados entre 1998 y 2015 una pieza clave para sostener toda la infraestructura sindical.

Según recogen las memorias de los últimos años, auditadas y avaladas después por el Servicio Navarro de Empleo(SNE), UGT recibió en 2015 en torno a 250.000 euros para gastos propios, el 63% de los 402.000 euros que tenía presupuestados para ese año. De ellos 110.000 euros lo fueron solo para la sede de Pamplona,

Esta cantidad incluye por un lado gastos que considera “asociados” a los convenios. Cuestiones como el servicio informático, prensa y bibliografía, el mantenimiento de una página web de empleo vinculada al sindicato, la limpieza o suministros ligados a las acciones convenidas. Y por otro, gastos ordinarios que no tienen que ver con las acciones, desde la luz a la telefonía, pasando por el mantenimiento de la fotocopiadora o la reparación de puertas y persianas. La cifra facturada parte de una simple regla de tres: Si la plantilla media de UGT en 2015 fue de 97 personas y de ellos 62 están adscritos a los diferentes programas convenidos, se cargan a estos la parte proporcional de los costes de funcionamiento de las sedes del sindicato.

CCOO, FOREM y aNAFEIgualmente, CCOO cifra el porcentaje de los gastos generales en base al número de jornadas imputado a cada proyecto con respecto a la ocupación total de la sede central. De esta forma, de los 120.000 euros que en 2013 destinó a la limpieza, mantenimiento y consumos del local, el 40,17% lo fue a cargo de tres convenios con el Servicio Navarro de Empleo. Un porcentaje que podría ser ligeramente mayor si se incluyen otros acuerdos bilaterales. Lo mismo ocurre con las sedes comarcales, financiadas también de forma importante mediante los convenios. El 70% de los gastos del local de Tafalla y el 36% del de San Adrián, por ejemplo, iban a cargo de un solo convenio.

La subvención es todavía superior en el caso de Forem y de Anafe, entidades que prácticamente centraban su actividad en funciones delegadas por el Gobierno de UPN. La orientación laboral y la formación, en el caso de la primera, y la atención a inmigrantes, la segunda. Es por ello que casi en su totalidad han estado financiadas con dinero público. El convenio con Forem para la orientación recoge así que, dado que estas labores ocupan el 20% del espacio físico del local de Mutilva, se asumen en ese porcentaje el conjunto de los gastos. Un porcentaje que aumenta hasta casi el 100% si se incluyen las partidas de formación. De hecho, en 2015, cuando por causas legales las ayudas a la formación fueron reconvertidas en partidas dirigidas la empleabilidad, Forem obtuvo de tres convenios el 96,2% de sus gastos generales y funcionamiento. 292.660 euros, incluido el alquiler.

Es el mismo caso que Anafe. La fundación de CCOO para labores de carácter social recibió en 2015 un millón en subvenciones, a las que cargó todos sus gastos de funcionamiento de manera proporcional a la cantidad convenida. De esta forma, 100.000 euros, el 77% de total, fueron asumidos por el SNE.

La patronal

CEN: 53.000 euros al año para gastos

Por seis convenios. Los convenios firmados por el Gobierno de UPN con la patronal también destinaron financiación a cubrir gastos generales, aunque en una cantidad notablemente inferior a la de los sindicatos. Con mucha menos estructura, la CEN subcontrataba prácticamente todas las acciones convenidas, por lo que los costes ordinarios quedaron en 53.419 euros en 2015. Más de la mitad, 31.638 euros, asignados al itinerario de empleabilidad. Para ello se hacía una estimación de los gastos generales imputables a la actividad subvencionada, y se aplicaba de forma proporcional en base a las horas dedicadas por los empleados de la organización. - I.F.

Últimas Noticias Multimedia