Antolín suministrará a partir de ahora a Seat y Audi desde su planta navarra y evita el ERE

La plantilla iba a iniciar una huelga tras anunciarse la necesidad de 70 despidos

Viernes, 3 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

La plantilla se concentró la semana pasada.

La plantilla se concentró la semana pasada. (Foto: Oskar Montero)

Galería Noticia

La plantilla se concentró la semana pasada.

pamplona- El Grupo Antolín abastecerá de más pedidos a la planta de Arazuri durante los próximos siete años, desapareciendo así la amenaza de 70 despidos que anunció hace apenas tres semanas la empresa a la plantilla (140 personas ), tras haber perdido parte del contrato con VW Navarra. El comité, cinco delegados de UGT, dos de CCOO y dos de ELA, reaccionó entonces y exigió que el Grupo trajera más trabajo a la factoría para lo que le otorgó un plazo de quince días, ya que si pasado ese tiempo no se había conseguido, la plantilla iniciaría una huelga indefinida.

La dirección y la parte social alcanzaron en la madrugada del miércoles al jueves un acuerdo por el que Antolín se compromete a servir desde la planta navarra no solo a VW -como hasta ahora- sino también a Seat y Audi. Promesa que conlleva realizar inversiones en 2017 y 2018 para acondicionar la factoría a los nuevos procesos, garantizar el empleo y posibilitar nuevas contrataciones. Pero, a su vez, la parte social ha tenido que aceptar un pacto para aplicar los próximos cuatro años consistente en una congelación salarial para la plantilla -con una paga de beneficios no consolidable que oscilará entre 200 y 350 euros anuales- y doble escala salarial para las nuevas entradas. Con este pacto, Antolín fabricará en Arazuri los elevalunas de los modelos VW Polo 270, VW Polo 276, Seat Ibiza 270, Seat Ibiza 216 y Audi A1 270.

FICA-UGT y la sección sindical de UGT en el Grupo Antolín consideraron ayer que “se trata de un acuerdo equilibrado, en el que la plantilla asume solidariamente contener los salarios a cambio de garantías de empleo para todos y la generación de nuevos puestos de trabajo”.

Por su parte, ELA no compartió “la firma de sus dos delegados junto a UGT y CCOO, sindicatos que dan por buena una doble escala y congelación salarial ante el chantaje por despidos lanzado por la empresa”, indicó en una nota. Señaló que “Antolín utilizó la amenaza de decenas de despidos para acabar empujando a todo el comité a aceptar una propuesta de pacto muy negativa”.- S.Z.E.