Las joyas del expresionismo abstracto, en el Guggenheim

El museo bilbaíno acoge una muestra de 130 obras vinculadas al movimiento artístico

Viernes, 3 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Una mujer observa algunos de los cuadros de la exposición, que reúne algunas de las obras de artistas como Jackson Pollock, Clyfford Still o Willem de Kooning.

Una mujer observa algunos de los cuadros de la exposición, que reúne algunas de las obras de artistas como Jackson Pollock, Clyfford Still o Willem de Kooning. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Una mujer observa algunos de los cuadros de la exposición, que reúne algunas de las obras de artistas como Jackson Pollock, Clyfford Still o Willem de Kooning.

BILBAO- El Museo Guggenheim Bilbao acoge desde ayer, y hasta el 4 de junio, una extensa exposición sobre el expresionismo abstracto en la que se exhiben algunas de las joyas de la corona de este fenómeno pictórico que dominó la escena artística de los Estados Unidos en los años 40, 50 y 60 del pasado siglo.

La muestra, titulada Expresionismo abstracto y realizada en colaboración con la Real Academia de las Artes de Londres, donde se pudo ver el año pasado, ofrece algunas de las obras maestras de sus principales exponentes como son los norteamericanos Jackson Pollock, David Smith y Clyfford Still, el ruso Mark Rothko y el holandés Willem de Kooning.

Según destacaron las comisarias de la muestra, la británica Edith Devaney y la vasca Lucía Aguirre, es la primera exposición que se dedica en España a este fenómeno artístico en los últimos casi 60 años.

La última muestra que tuvo como protagonistas a estos artistas en España, precisó Aguirre, fue una en 1958, en Madrid, y en la misma se exhibieron 81 obras de 17 artistas, mientras que la que se inauguró ayer en Bilbao presenta 130 cuadros, esculturas y fotografías de 33 creadores vinculados o influenciados por este fenómeno plástico.

En Europa, agregó Edith Devaney, la última gran exposición sobre el expresionismo abstracto, también lo fue a finales de los años 50, motivo por el cual la Real Academia de las Artes de Londres consideró que merecía la pena realizar, en el siglo XXI, una nueva exposición sobre este fenómeno artístico, algunas de cuyas obras alcanzaron cifras astronómicas en el mercado del arte de finales del siglo XX.

Diversos colaboradoresPara hacerla realidad, agregó la comisaria británica, se pusieron en contacto con distintas instituciones artísticas norteamericanas y coleccionistas particulares que atesoran las obras de estos creadores y lograron que se las prestasen para la ocasión.

El caso más difícil de conseguir fue el del Museo Clyfford Still de Denver (Estados Unidos), que alberga las obras del pintor del mismo nombre y uno de los principales referentes del fenómeno pictórico, cuyas obras no se habían prestado nunca antes para salir de Estados Unidos.

Gracias a su cesión, en Bilbao podrán verse nueve obras fundamentales de este pintor que nunca antes se habían contemplado fuera de los Estados Unidos.

Además de estos nueve “prestamos extraordinarios” conseguidos para esta muestra, Devaney destacó otros dos de la misma relevancia que se podrán ver en esta exposición, como son la obra de Jackson Pollock titulada Masculino-Femenino, de 1942-43, cedida por el Museo de Arte de Philadephia y Diario de un seductor (1945) del pintor armenio nacionalizado estadounidense Arshile Gorky, propiedad del MOMA de Nueva York.

La muestra se ha organizado en distintas salas de la planta segunda del museo. Cada una de ellas, menos la primera y la última, está dedicada a cada uno de los principales exponentes de este fenómeno artístico, para que el espectador pueda apreciar con nitidez los distintos lenguajes artísticos empleados por cada artista. Se inicia en la Sala 205 con una mezcla de obras tempranas de los distintos autores que posteriormente darían vida a este considerado por la crítica más un fenómeno artístico que un movimiento en sí mismo.

origen del movimientoEn los años del free jazz y la poesía de la generación beat, con la Segunda Guerra Mundial como telón de fondo, un grupo de artistas rompieron con las convenciones establecidas dando lugar a un movimiento que nace de una experiencia artística y vital común en el que, sin embargo, cada uno de ellos tenía su propio estilo. El expresionismo abstracto supone una celebración de la diversidad y la libertad individual a la hora de expresarse: obras de escala colosal, en ocasiones intensas, espontáneas y sumamente expresivas, y en otras ocasiones más contemplativas, a través de grandes campos de color. A la vez que el autor expresa sus emociones y transmite la sensación de hacerlas presentes en la obra, la percepción del espectador constituye el elemento final de esta interacción. Así, “la pintura abstracta es abstracta. Se enfrenta a ti”, como afirmaría Pollock en 1950. - Efe/E.P.