Conda maltrata a los viajeros

Carlos Chordá - Viernes, 3 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Viernes 27 de enero, 9 de la noche, estación de autobuses de Pamplona. El último autobús de la jornada con destino a Tafalla está a punto de partir. Varias personas con el billete en la mano permanecen en el andén porque el autobús está lleno. Se supone que va a haber un segundo autobús que los llevará a su destino. Pero solo se supone. Porque el conductor del autobús hace una llamada y tras colgar comunica a los viajeros sin asiento que ha habido un problema y que, lamentándolo mucho, no puede hacer otra cosa que reintegrarles el importe del billete.

Entre los pasajeros se encontraba mi hija, y como es lógico no me quedó más remedio (era el último autobús, insisto) que sacar el coche del garaje para recogerla y llevarla al domicilio familiar.

Señores de la Conda: ustedes tienen la obligación -y lo saben, sin duda- de transportar a una persona que se lo solicite si se presenta antes de la hora de salida, y especialmente cuando ya ha adquirido el billete correspondiente. Si es necesario (como lo era en esa ocasión), incluso en taxi. Lo que no es de recibo es que piensen que ya han cumplido con su obligación con un simple desembolso del billete, como cualquiera puede entender.

Esperemos que en lo sucesivo cumplan con su obligación de servicio público. De esa manera no tendrán que pasar vergüenza cuando se les recuerde que la frase de bienvenida a su página web reza: “Disfruta de tu viaje, todo irá sobre ruedas”.