Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
"los últimos coletazos de upn"

La reforma fiscal de UPN, PSN y PPN evitó recaudar 100 millones en 2016

El Parlamento rechaza las últimas cuentas prorrogadas del Gobierno de Barcina

Andoni Irisarri / Patxi Cascante - Viernes, 3 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

El consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, ayer en el Parlamento.

El consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, ayer en el Parlamento. (Cascante)

Galería Noticia

El consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, ayer en el Parlamento.

pamplona - El Parlamento de Navarra enterró ayer uno de los últimos vestigios del Gobierno de Yolanda Barcina: la tercera prórroga de los Presupuestos, correspondientes a la año 2015, y a la que se vio obligada la exmandataria regionalista al no contar desde 2012 con los apoyos suficientes para alumbrar unas Cuentas Públicas. Ayer, los votos de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e I-E sirvieron para pasaportar definitivamente un asunto que ha perdido su enganche con la actualidad. Porque ha pasado más de un año y medio desde que UPN fuese desalojado del Palacio de Navarra, y el actual Gobierno, en el cargo desde julio de 2015, ya ha aprobado dos Presupuestos, uno por cada ejercicio, con el apoyo mayoritario de la Cámara. Por eso, el debate de ayer se encaminó hacia el revisionismo de “los últimos coletazos de UPN”, tal y como definió el parlamentario Jokin Castiella (Geroa Bai), y volvió a recordar a la opinión pública alguna de las cifras de la gestión económica que, en parte, provocó la derrota del partido presidido por Javier Esparza.

Fue Mikel Aranburu, consejero de Hacienda, quien matizó el informe que Comptos ya hizo público en noviembre de 2016. En el análisis de las cuentas, el órgano constataba cómo UPN aumentó en 54 millones el saldo negativo del remanente de tesorería, debiendo recurrir a deuda (creció en 125 millones) para financiar gastos corrientes y cronificando un problema que se arrastraba desde 2008, además de señalar los problemas de previsión derivados de las prórrogas presupuestarias. “Son unas cuentas en las cuales no se cumplieron los objetivos de estabilidad presupuestaria en cuanto a déficit y regla de gasto”, asumió Aranburu, quien señaló otro de los problemas que, a pesar del desalojo regionalista, siguió achacando Navarra durante 2016: la recaudación.

merma en la recaudación En ese sentido, el consejero subrayó que “los efectos negativos en la recaudación de la reforma fiscal de UPN, PSN y PPN no tuvieron efecto en el año 2015, sino en el 2016”. Concretamente, “en el Impuesto de Patrimonio el efecto de pérdida fue de 17 millones;en Sociedades, 19 millones;y en IRPF, 66 millones”, lo que supone “algo más de 100 millones de impacto negativo en las cuentas de 2016 como consecuencia de la reforma fiscal de UPN, PPN y PSN”.

Regionalistas y populares fueron los únicos en votar a favor. Sánchez de Muniáin (UPN) defendió que entonces Navarra era “una comunidad cumplidora” pese a los avisos de Comptos, y devolvió el argumento preguntando por el déficit en 2016. La misma tesis mantuvo Ana Beltrán (PPN), que admitió no estar preocupada por las cuentas pasadas “sino por lo que el Gobierno hace ahora”.

Por parte del cuatripartito y el PSN, Castiella (Geroa Bai) celebró terminar con los coletazos de UPN y Araiz (EH Bildu) criticó la losa de endeudamiento cronificada desde 2009. A juicio de Pérez (Podemos), las Cuentas reflejan “la nefasta gestión de UPN”, mientras que para Nuin (I-E) el Presupuesto 2015 es “la expresión de un fracaso político y económico”. Unzu (PSN), aunque votó en contra, pidió al Ejecutivo actual que “deje de lloriquear y mire hacia adelante”.