Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
se enfrenta a dos años de prisión

Juzgado por masturbarse en casa ante una joven inconsciente

La fiscal pide 2 años de cárcel por abusos continuados tras despertar inconsciente la chica en Estella en 2014

Viernes, 3 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Fachada del Palacio de Justicia de Pamplona.

Fachada del Palacio de Justicia de Pamplona. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Fachada del Palacio de Justicia de Pamplona.

pamplona- Un joven de 30 años de edad y vecino de Estella se enfrenta a dos años de prisión después de que la Fiscalía mantuviera ayer su petición de condena de dos años de cárcel por un delito de abusos sexuales continuados en el juicio celebrado en el Juzgado de lo Penal 3.

La chica que le denunció, de 21 años, se despertó inconsciente en la vivienda de él y no podía recordar nada de lo que había pasado. Como luego reveló el informe forense al que se le sometió, la joven ingirió éxtasis líquido (GHB) en algún tipo de bebida que tomó esa noche pero no se ha podido determinar qué persona le suministró esta sustancia que anula la voluntad. La fiscal, de hecho, no acusa al procesado de este hecho, pero sí de que cuando se encontraban en su domicilio aprovechara la falta de voluntad de la joven para masturbarse delante de ella. “Es imposible que las relaciones fueran consentidas. Él se aprovechó para hacerle tocamientos y luego para masturbarse. Y los datos objetivos que lo demuestran son las manchas que le dejó en el cuello y en la blusa y el hecho de la reacción que tuvo él cuando ella se despertó, que la echara de malas maneras de casa, le dijera que borrara los selfies (de cara y vestidos) que se habían hecho mientras estaban de fiesta, que le diera 10 euros para el autobús y que le dijera que no había pasado nada”.

El procesado, amigo del exnovio de la joven, aseguró en la vista que la joven se unió a su grupo de amigos, entre los que estaba un primo de ella, en la discoteca Irati de Estella mientras se celebraban las fiestas de 2014. Él dijo que había bebido porque quería despejarse después de estar pasando un momento muy duro por su divorcio. Y aseguró que ella no tenía donde dormir y fueron juntos a su casa. Relató el camino a casa como afectuoso entre ambos y dijo que, al llegar al piso, empezaron a acariciarse, él se bajó el pantalón pero ella le dijo que no quería seguir. “Por eso yo paré y la respeté. Pero me masturbé porque estaba ya muy excitado. Y ella estaba de espaldas, ya dormida, iba muy borracha”. La víctima afirmó que no recordaba nada de lo sucedido desde que se encontraba en la discoteca hasta que se despertó en la cama de él. “Era como si me hubieran borrado la memoria”. Recordó que había tomado con dos amigos una botella de vodka con limón, un porro de marihuana y un chupito. La joven dijo que de él solo quería que “me diga a la cara si ha hecho algo y que me pida perdón. Quiero saber lo que pasó”.

La defensa del procesado calificó de “esperpento y disparate jurídico” la acusación. “Masturbarse no es un delito y se le piden dos años de cárcel por ello y salpicar a otra persona. La amnesia que ella sufre puede ser voluntaria, por asustarse al ver que su madre la llamaba por la mañana y fabular lo que le decía, o puede ser provocada por lo que bebió por la noche. Y no ha quedado acreditado que el GHB lo usara el acusado, pero ella anda 1 kilómetro hasta casa de él, se hacen selfies y, por tanto, es consciente de lo que pasa. Y luego hubo unos tocamientos consentidos y no hubo ningún acto sexual ni ningún atentado contra su libertad sexual, porque ella se quedó de espaldas, dormida y no ve nada”. - Enrique Conde