Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Primera condena en España por drogar con burundanga

El hombre de Palma que intoxicó a su expareja con escopolamina se enfrenta a 47 días de trabajos

Sábado, 4 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

palma de mallorca- La titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Palma, Magdalena Ferreté, condenó a un hombre de 36 años por drogar a su expareja con una sustancia llamada escopolamina, también conocida como burundanga, en lo que es la primera sentencia en España por el uso de este narcótico altamente tóxico que anula la voluntad.

Según la sentencia, se da como probado que el hombre, el 9 de abril de 2016, tras no aceptar la ruptura de su relación sentimental, y aprovechando que había acudido al domicilio de su expareja, le introdujo unas gotas de esta sustancia en un refresco que estaba tomando en la cocina sin que la víctima se diese cuenta.

Tras esto, la mujer sufrió mareos, visión borrosa y dificultad en el habla por lo que fue trasladada al Hospital Universitario de Son Espases donde tras realizarle una analítica se descubrió que presentaba una cantidad de 899 ng/ml de escopolamina, que tardó dos días en curar.

La juez condena al hombre a una pena de 47 días de trabajos comunitarios, dos años de privación de tenencia de armas, dos de prohibición de aproximarse a una distancia inferior a 500 metros a la víctima, orden que terminará el 11 de abril de 2018 y al pago de una indemnización de un total de 100 euros.

La burundanga es una sustancia de uso clínico, que en determinadas dosis se usa en el tratamiento contra el Parkinson y en cuidados paliativos. En los últimos años, sin embargo, se ha hablado de ella como la “droga que anula la voluntad” porque ha sido utilizada para cometer agresiones sexuales, aunque en este caso concreto el acusado suministró la escopolamina con el objetivo de hacer daño a su expareja. Esta sustancia no deja rastro en la sangre unas horas después de ser ingerida. - E.P.