El Izarra, que se enfrenta al colista, necesita 15 puntos en 15 partidos para atar la permanencia

Los de Estella, que han bajado a la décima posición, juegan mañana en tierras gallegas ante el Somozas (17.00 h.)

r.usúa - Sábado, 4 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Briñol, protegiendo el esférico en el partido del domingo ante el Celta B.

Briñol, protegiendo el esférico en el partido del domingo ante el Celta B. (Foto: r.usúa)

Galería Noticia

Briñol, protegiendo el esférico en el partido del domingo ante el Celta B.
borja jiménez Entrenador del Izarra

estella-lizarra. 15 puntos en 15 partidos es el botín que necesita ahora mismo el Izarra para atar la permanencia en la categoría por segundo año consecutivo. Con 30 puntos en su casillero, los de Estella han bajado hasta la décima posición en las últimas jornadas, pero, eso sí, han superado ya la fase del calendario en teoría más complicada, después de medirse a Racing de Santander (segundo), Cultural Leonesa (líder), Ponferrada (sexto) y Celta B (tercero) casi de forma consecutiva.

Además, siguen sin estar demasiado apurados en lo que a puntos se refiere, ya que tras el empate del domingo en casa ante el filial del Celta (0-0) continúan teniendo el descenso a nueve puntos (lo marca el Guijuelo con 21) y la plaza de promoción a seis (el Boiro con 24). Eso sí, aunque en teoría no hay motivos para estar intranquilos, es sabido que en las segundas vueltas siempre se dan resultados poco esperados, por lo que urge sumar cuanto antes esos 15 puntos que, sobre el papel, harán falta para llegar a los 45 que dan la permanencia.

en casa del colistaMañana, en su visita al colista Somozas (17.00 horas), los de Borja Jiménez tienen una gran oportunidad de acercarse un poco más al objetivo. Los gallegos están realizando una temporada para olvidar, con apenas 15 puntos sumados en 23 jornadas. Tienen la permanencia muy complicada, -ahora mismo a 10 puntos-, aunque también eso puede hacer que sean más peligrosos. “Parece que últimamente están mejor”, decía sobre el rival el técnico del Izarra, Borja Jiménez.

Aun así, su balance en las últimas cinco jornadas no es para tirar cohetes, con tres derrotas (3-1 en Pamplona, 0-1 con el Tudelano y 0-2 con la Cultural), un empate en Valladolid (1-1) y una sorprendente victoria en Ponferrada (0-1). En cambio, el Izarra llega a este partido en un buen momento, creando más ocasiones por partido que en el primer tramo de la temporada y con la confianza que da estar en una cómoda décima posición en la tabla clasificatoria.

Además, el técnico podrá recuperar efectivos después del duelo ante el Celta B, en el que había muchas bajas. Recupera a Julen Goñi y Óscar Loza, -que no pudieron estar en Estella por sanción, y es posible también que a Yoel Sola-, que arrastraba problemas de pubalgia.

“Salimos indemnes de este tramo del calendario, que es el más complicado”

El que parece que tendrá que esperar alguna semana más todavía es Bruno Araiz, con problemas en una rodilla. Igualmente, es posible que dé minutos en Galicia al nuevo delantero del equipo, Manu Calvo, que llega del Iruña tras estar cedido por Osasuna y que cubre el hueco que deja Isaac Manjón.

El técnico del Izarra describe así al nuevo punta del equipo. “Es un jugador con mucha hambre y diferente a Pito. Es muy rápido, le gusta mucho ir al espacio y también jugar de espaldas con su envergadura. Creemos que es un jugador interesante y que nos puede aportar grandes cosas en estos meses”.

el calendarioTras el partido ante el Celta B, Jiménez reconoció que el calendario ha sido muy exigente con el Izarra en las últimas jornadas. Aun así, “estamos muy contentos con el trabajo;nos falta ajustar alguna pequeña cosa y esperamos podernos traer algo positivo de Somozas. Pero al final es un tramo del calendario por el que tienen que pasar todos los equipos. Solo nos queda de los de arriba el Pontevedra (juega el próximo domingo en Estella), y a partir de ahí empezamos otra fase con los rivales de nuestra Liga”.

Una fase en la que espera que el equipo dé su mejor versión del año. “Ante esos rivales de nuestra Liga tenemos que hacer una segunda vuelta mejor que la primera, ya que el equipo no estuvo del todo bien y nos dejamos demasiados puntos. Pero de este tramo del calendario también sacamos una lectura positiva, y es que salimos indemnes en cuanto a puntos y en cuanto a distancia con los rivales”, concluyó el preparador abulense.

Al equipo estellés le quedan ahora mismo ocho partidos a domicilio y siete más en Merkatondoa. Si logra mantener la solidez en casa, tendrá la permanencia prácticamente en el bolsillo.

frase