Cientos de personas visitan el mercado

Dulces, bendiciones y soka-dantza en homenaje a San Blas

Duguna interpretó la pieza que se baila desde el siglo XVI
Cientos de personas visitan el mercado de roscos en San Nicolás

Sábado, 4 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Es el quinto año consecutivo en el que los dantzaris ejecutarán esta coreografía tradicional.

Es el quinto año consecutivo en el que los dantzaris ejecutarán esta coreografía tradicional. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

Es el quinto año consecutivo en el que los dantzaris ejecutarán esta coreografía tradicional.

pamplona- Cientos de personas acudieron al tradicional mercado de San Blas en busca de productos típicos, como las rosquillas o las tortas de txantxigorri, y confiando también en curar los problemas de garganta. Un total de 21 puestos, ubicados en la calle San Miguel y en la plaza de San Nicolás, exponían también desde primeras hora de la mañana sus de dulces, como piruletas, chupetes o caramelos artesanos para los pequeños, y almendras garrapiñadas, bollos o roscos caseros para los adultos. Para los comerciantes, San Blas supone un día de “expectativas y recuerdos”, como comentó a Efe Santiago del Rincón, regente de Dulces Virgen de Ujué, que lleva acudiendo a esta cita desde los 13 años. Para este artesano el mercado de Pamplona es “siempre igual, ya nieve o llueva”, y todos los años el producto que más se demanda es la torta de txantxigorri. De igual opinión es Angelines Garrarte, regente de Caramelos Artesanos Garrarte, quien comentó que los moldes utilizados para los chupetes y martillos de su puesto son los mismos que los empleados por “sus padres y sus abuelos”. Hacia el mediodía, un tránsito de personas continuo de todas las edades abarrotaba la plaza de San Nicolás para adquirir, muchos dispuestos a comprar no solo para ellos sino también para familiares y amigos. Entre los visitantes, el alcalde Joseba Asiron, que acudió con el concejal de Seguridad Ciudadana y Convivencia, Aritz Romeo. Según comentó, la festividad de San Blas es una tradición muy “arraigada” en la ciudad y una de las que “la gente valora”, y el buen tiempo invita a “dar una vuelta y probar” los dulces expuestos en los puestos, lo que en su caso hace probable que “caiga alguna torta de txantxigorri”. Por la tarde, Duguna-Iruñeko Dantzariak interpretó la soka-dantza, emparentada con las danzas en cadena, branles y farandoles que se bailan en el sureste de Europa desde al menos el final de la Edad Medias. Por la mañana se celebró la tradicional procesión, a la que acudieron algunos corporativos, y la iglesia de San Nicolás acogió la bendición de los dulces para prevenir los males de garganta. - D.N