Reciclaje social de vivienda

n. Arigita - Sábado, 4 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Vista de parte del entramado urbano de Tudela, la parte más antigua y la de reciente construcción, desde la zona de Santa Quiteria.

Vista de parte del entramado urbano de Tudela, la parte más antigua y la de reciente construcción, desde la zona de Santa Quiteria.

Galería Noticia

Vista de parte del entramado urbano de Tudela, la parte más antigua y la de reciente construcción, desde la zona de Santa Quiteria.Reunón, este jueves, de representantes de Gobierno de Navarra, Nasuvinsa, Ayuntamiento, ORVE y PAH (Mesa Mixta), en Tudela.

¿Esusted propietario de una vivienda desocupada y no la puede o quiere vender? ¿No contempla alquilarla porque le da miedo que los inquilinos causen daños en el inmueble o no paguen las cuotas mensuales? De estar en esa situación, la Bolsa de Alquiler Social se presenta como una opción nada desdeñable de la que si, finalmente, entra a formar parte saldrá beneficiado por los últimos incentivos que el Gobierno de Navarra ha aprobado para los propietarios que accedan a esta alternativa en 2017. La Bolsa de Alquiler se abrió por primera vez en Tudela el año pasado y no cuajó lo deseable probablemente por el desconocimiento que la población ribera tiene en torno a esta alternativa.

Por eso, el Ayuntamiento, con la aspiración de introducir la cultura del alquiler social en la localidad, contará con el apoyo del Gobierno de Navarra, con el que ha firmado un convenio que oficializa y refuerza la colaboración entre ambas instituciones en este sentido. El acuerdo, suscrito por el vicepresidente de Derechos Sociales del Gobierno Foral y presidente de Nasuvinsa Miguel Laparra y el alcalde Eneko Larrarte, focalizará sus objetivos en la detección y movilización de la vivienda vacía existente en la capital ribera para lograr que se ocupe de manera efectiva y se ponga a disposición de los demandantes que, como apunta la edil de Bienestar Social Marisa Marqués, “nos consta que existen y que tienen una necesidad real de acceder a este tipo de alquiler”.

En este sentido, cifra en 51 las detectadas formalmente en una ciudad que cuenta con 21 viviendas públicas de Nasuvinsa y tiene operativas 42 municipales. Y todas están ocupadas.

nuevos incentivos

Préstamos sin interés y gastos de comunidad pagados

Para captar el interés de los propietarios de vivienda vacía en favor del arrendamiento destinado a la bolsa de alquiler y con el horizonte de incorporar hasta el fin de legislatura 400 viviendas más a esta oferta social pública, el Gobierno de Navarra ofrecerá nuevas ventajas a los arrendatarios de esta fórmula que gestiona la empresa pública Nasuvinsa. Los incentivos, que se unen a las garantías de cobro asegurado de la renta, devolución de la vivienda en buen estado y contratación de un seguro sobre el inmueble, se han introducido en el programa de bolsa social de 2017.

La primera de las ventajas introducidas contempla que los gastos de comunidad de la vivienda que forme parte de la bolsa correrán por cuenta de Nasuvinsa, con un tope mensual de 50 euros. La segunda de las medidas será ofrecer financiación sin interés para los gastos de adecuación que sean necesarios para poder incorporar la vivienda en la bolsa de alquiler, hasta un máximo de 12.000 euros, a compensarse con las subsiguientes rentas de arrendamiento. Por último, será también Nasuvinsa la que se encargue de la elaboración del certificado de eficiencia energética para aquellas viviendas que se ofrezcan en la bolsa de alquiler y que no dispongan el mismo, o cuando se renueve su ofrecimiento, transcurridos cinco años, y todavía carezca del mismo. Dicho certificado tiene un coste que ronda los 150 euros.

“Estamos estableciendo convenios con los ayuntamientos e introduciendo algunas medidas para tratar de que aquellos propietarios de viviendas vacías disponibles se animen a ponerlas a disposición de la bolsa”. Para la captación de esos propietarios, el Gobierno de Navarra sumará a la pasada campaña oficial de difusión del programa, otras mucho más focalizadas “paratratar de identificar propietarios de viviendas susceptibles de participar, viviendas que estén vacías o con algunos indicios de desocupación”, indica Laparra. En esta línea, está previsto enviar correos electrónicos informativos al personal del Gobierno de Navarra y “cartas personalizadas a los titulares de estas viviendas en las que existan indicios de desocupación y la inspección de la ocupación de viviendas, buscando -aclara- no tanto la sanción como la posibilidad de que se incorporen a la bolsa”.

En cuanto a otras ventajas derivadas del funcionamiento de este programa, Miguel Laparra destaca que “la puesta en el mercado de viviendas vacías es una importante medida de sostenibilidad por cuanto contribuye a reutilizar un recurso infrautilizado y ayuda a dinamizar los cascos urbanos”.

oficina única en tudela

Detectar y censar la vivienda vacía

El convenio firmado entre Gobierno y Ayuntamiento contempla la creación de una oficina única de Vivienda en la capital ribera, en la que se centralizarán las gestiones de habitabilidad, rehabilitación y arrendamiento de vivienda protegida, es decir, poner en sintonía los datos de Ayuntamiento, PAH, ORVE y Nasuvinsa. También como entidad colaboradora del programa, el Consistorio tudelano estudiará la posibilidad de conceder algún tipo de exención fiscal o ayuda directa a los propietarios que arrienden a través de la bolsa de alquiler;y cuantificará la demanda de vivienda en arrendamiento existente, a través de un censo. Para posteriormente canalizarla, Marqués anunció que la intención es crear también un censo de solicitantes de vivienda protegida.

En los compromisos del Ayuntamiento se incluye, además, estudiar los mecanismos para detectar la vivienda vacía, con el fin de poder proponer a sus propietarios alternativas para su ocupación;y facilitar la gestión de los propietarios interesados en ofrecer sus inmuebles. Éstos podrán presentar sus solicitudes ante Nasuvinsa o ante el propio Ayuntamiento.

Finalmente, el convenio, que tiene una vigencia de cuatro años prorrogables, apuesta decididamente por la rehabilitación. En este sentido, recoge el compromiso del Ayuntamiento de Tudela de fomentar entre los vecinos la rehabilitación y el mantenimiento de sus viviendas, de la presentación en tiempo y forma del Informe de Evaluación de Edificios, y “el impulso en la modificación de la Ley de Vivienda proporciona a la actividad rehabilitadora por medio de nuevas ayudas de mayor cuantía que las previamente existentes”.

Objetivo de la PAH: 60 ó 70 viviendas cedidas

El vicepresidente de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, que cifró en 500 las viviendas públicas de alquiler de nueva construcción que plantea el horizonte del Ejecutivo, hizo una referencia muy explícita a las “necesidades inmediatas” que plantea la ciudadanía. En esta línea, la bolsa de alquiler pretende engordar el parque público de vivienda (400 más en esta legislatura) dando una respuesta ágil a una necesidad para la que no caben dilataciones temporales. Precisamente de esta necesidad se hizo eco la PAH de la Ribera el pasado octubre, cuando por primera vez se abrió la bolsa en Tudela. Con 72 expedientes de desalojo abiertos en el último año, alertaban de la total falta de vivienda pública para realojo en nuestra comarca. “Si conseguimos que se cedan 60 ó 70 viviendas, lograremos sacar a la gente de las viviendas municipales con coste cero para el Ayuntamiento de Tudela, ya que la financiación corre por cuenta de los fondos europeos y Gobierno de Navarra”, explicaron tildando de “vital importancia” la bolsa de alquiler para solventar la actual situación de los desahucios.