Una alfombra roja reivindicativa

El clásico desfile ante las cámaras estuvo cargado de glamur, pero también de protestas. El papel de la mujer en la industria del cine, dardos hacia Mariano Rajoy o críticas al boicot a la gala fueron algunos de los temas más presentes.

Un reportaje de Ana Jiménez - Domingo, 5 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:09h

La actriz Cuca Escribano reivindica más papeles femeninos.

La actriz Cuca Escribano reivindica más papeles femeninos. (EFE)

Galería Noticia

La actriz Cuca Escribano reivindica más papeles femeninos.

Anoche, una vez más, el cine español se vistió de gala. Y la de ayer fue una alfombra roja, esta vez sí, para todos los invitados. Tras las protestas y polémica en ediciones anteriores, cuando candidatos a la estatuilla como guionistas o técnicos debían entrarpor la puerta de atrás, ayer todos los nominados pudieron pisar la alfombra roja, sin distinciones.

Pasadas las 18.30 horas los más madrugadores comenzaban a desfilar delante de las cámaras. Uno de los primeros en hacerlo fue Eduardo Casanova. El joven madrileño se atrevió con un esmoquin color rosa de The Stoat, rompiendo con el habitual color negro que acostumbran a lucir los nominados masculinos, y fue de lo más comentado.

También levantó murmullos (y críticas) el modelito de la diseñadora Cristina Rodríguez, doble nominada por el vestuario de No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas y Tarde para la ira, una apuesta arriesgada del diseñador Emilio Salinas. Más comedido y tradicional fue Dani Rovira, con un esmoquin hecho a medida, zapatos de Pedro del Hierro y gemelos de Suárez.

Quien sí se saltó el protocolo fue Cuca Escribano, que mostró ante las cámaras un chal de Rubén Hernández Costura con el mensaje Más personajes femeninos, una reivindicación hacia la desigualdad de género en la industria cinematográfica española.

Raúl Arévalo, uno de los nominados más esperados, lució elegante, con esmoquin Black Carpet de Dior Ho-mme. El cineasta se atrevió a bromear con las cámaras. Otra llegada esperada era la de J.A. Bayona, que vistió un refinado esmoquin de Massimo Dutti.

Uno de los mejores looks fue el de la actriz Clara Lago, que deslumbró anoche luciendo un espectacular vestido con tonos dorados y escote halter, de Santos Costura. Pese a no estar nominada, no se perdió la cita ni a su novio como presentador de la gala. También de dorado, pero sin tanto éxito, desfiló Macarena Gómez con un semitransparente de Alberta Ferretti, que recordó a más de uno a las burbujas de Freixenet.

El blanco también triunfó y fue el color elegido por varias actrices. Ruth Díaz, nominada por Tarde para la ira, portó un vestido de Fernando Claro Costura. De blanco también desfiló la joven actriz Anna Castillo, ganadora del Goya a Actriz revelación por El Olivo, con un diseño de Georges Hobeika Capture. Ana Belén, Goya de Honor, vistió un diseño de Josep Font para Delpozo.

Otro color clásico, el rojo, fue el elegido por la actriz Cristina Castaño, con un modelito de Versace que acaparó atenciones.

Sin duda una de las apariciones estrella fue la de Pedro Almodóvar, aspirante al Goya por Julieta, junto a su Penélope Cruz, quien también optaba al cabezón por La reina de España. Los cineastas españoles más internacionales posaron juntos: ella, con un espectacular vestido de Versace Costura, hecho para la ocasión.

En esta edición, por primera vez en muchos años, no hubo protestas ni manifestaciones a las puertas de la sala, pero sí se reivindicaron los protagonistas, quienes aprovecharon el momento de la alfombra roja para exigir mayor presencia femenina en la industria, criticar al Gobierno estatal o el boicot a los premios que se había convocado en las redes sociales.

curiosidades

El sindicato de guionistas celebra que este año sí desfilan todos los nominados. “Por cierto, este año los nominados al Goya al mejor guión SÍ pasarán por la alfombra roja. Gracias”, tuiteó la organización. Tras las críticas al ser excluidos en pasadas ediciones tanto guionistas como técnicos o cortometrajistas, la alfombra roja de esta edición estuvo abierta a todos los nominados.


Daniel Sánchez Arévalo dejó tres películas en Génova.

Tras las declaraciones de Rajoy en las que afirmaba no haber visto ninguna de las nominadas a los Goya, Daniel Sánchez Arévalo decidió remediarlo y antes de acudir a la gala se pasó por la sede del PP y dejó tres cintas: Tarde para la ira, El hombre de las mil caras y Azuloscurocasinegro, un gesto en el que, señaló, “no había ninguna acidez ni agresividad” sino “amor” para que viera alguna película española. Aseguró que en Génova le trataron “con mucha cortesía”.

las declaraciones declara

juanjo gimÉnez “Me gusta todo de hacer cine, hasta pedir un crédito”

El director del cortometraje Timecode, nominado también al Oscar, no obstante, recalcó que su “medio natural” no es la alfombra roja.


dani rovira “Hay que medir muchísimo más las palabras e ir con pies de plomo”

El presentador de la gala -tercer año consecutivo- ya avisó de que iba a hacer la ceremonia “amena” pero “bajo responsabilidad”.


candela peña “Ocupamos solo el 20%, cobramos menos... No está cambiando nada”

La actriz reivindicó la presencia femenina en el cine español, para luego afirmar que “esta noche me voy a coser la boca, se lo he prometido a mi madre”.


alejandro amenábar “Resulta impensable por parte de cualquier gobierno que se intente desmantelar un sector como el cine, que es marca España”

Amenábar, uno de los cineastas españoles más reconocidos, tiró de las orejas al gobierno estatal.


Cristina Rodríguez “Dicen que vivimos como reyes, pero hay un paro del 50%”

La diseñadora mostró su descontento hacia el anunciado boicot a la gala.