La gestión del conejo, pieza clave

la especie está en franca decadencia en unas zonas mientras que en otras el exceso de población está causando importantes perjuicios en los cultivos

Domingo, 5 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:09h

El conejo es la base de la cadena trófica. Fotos: D.N.

El conejo es la base de la cadena trófica. Fotos: D.N.

Galería Noticia

El conejo es la base de la cadena trófica. Fotos: D.N.

el conejo es una especie fundamental para el equilibrio de la biodiversidad, ya que es la base de la cadena trófica al ser el principal alimento de las rapaces y predadores que habitan en ella, muchos de ellos protegidos.

El conejo es una especie muy importante para la gestión cinegética de los cotos de caza, ya que donde abunda, al ser la pieza de caza más común entre los cazadores, disminuye la presión cinegética respecto al resto de especies cazables necesitada de las protección, como la perdiz, liebre, etcétera, y donde es una especie en regresión en cambio aumenta sobre las otras, ocasionando una disminución de sus efectivos peligrando la viabilidad de las mismas. Es una cuestión de equilibrio ecológico y por ello la Administración foral, que es la gestora de las políticas medioambientales y de caza en Navarra, es la que tiene el deber de conservarlo y mejorar sus poblaciones, teniéndolo controlado ni por exceso ni por defecto en toda su área de distribución de la geografía Navarra.

El conejo en la mayor parte de Navarra es una especie en franca decadencia, y el Gobierno foral poco está haciendo para que aumenten sus poblaciones, mientras que en otras, principalmente en la zona de las Nekeas y margen derecha del río Ebro, tiene un exceso de poblaciones que están causando importantes perjuicios al dañar los cultivos agrícolas de las zonas afectadas y ocasionando conflictos sociales, por lo que es preciso abordar seriamente, con la colaboración de todos los entes implicados en ello, el estudio y la solución a este grave problema que ya lleva muchos años sin resolver.

Descontento de las sociedades de cazadores por la prohibición a través de los POC de la caza del conejo en enero

La solución pasa por gestionar de forma conjunta el exceso de conejos, y aprovechar los excedentes para recolocarlos donde han d

De un sistema de responsabilidad objetiva en la que todos los daños se tenían que abonar por parte de los adjudicatarios de los aprovechamientos cinegéticos y de los titulares de los cotos, se pasó a un sistema de ayudas gubernamentales que han ido disminuyendo a lo largo del tiempo hasta desaparecer, haciéndose cargo de la mayor parte de los mismos Agroseguros a través de unas pólizas con una franquicia del 20% subvencionadas en parte por el estado y la Administración foral, situación que parece que a partir de este año corren el peligro de desaparecer, con el riesgo que ello va a suponer para las economías de los agricultores y de las sociedades de cazadores que no van a poder hacerse cargo de las reclamaciones que se interpongan frente a ellos.

El Gobierno de Navarra, por enésima vez, está intentando dar con una solución para resolver este grave problema, habiendo convocado en las próximas fechas a una reunión a todos los entes afectados.

recolocación de excedentesPara Adecana la solución a este problema no se tiene que circunscribir únicamente a través de la prevención y control de los excedentes de las poblaciones de conejo de las zonas conflictivas, sino que hay que aprovechar para que los conejos que se capturen vivos mediante redes y hurones se recoloquen en otras zonas y lugares donde prácticamente han desaparecido sus poblaciones, recolocaciones que en aras de la solidaridad y de la caza social no tienen que tener un objetivo económico, sino social y solidario con el resto de compañeros cazadores que no disponen de esta especie, no debiendo especularse con la venta de conejos silvestres al resto de acotados, asumiendo las sociedades demandantes los gastos de captura y translocación, todo ello con el control de la Administración que debe velar para que todo ello se efectúe según lo acordado.

Para la Asociación de Cazadores Navarros el control de las zonas conflictivas tiene que enfocarse desde un punto de vista global y adecuado a las diferentes características y peculiaridades de cada termino municipal afectado mediante normativas de obligado cumplimiento, logrando como se ha conseguido ya en algunos cotos de la Ribera, como por ejemplo Cortes y Villafranca, donde a través de una serie de acuerdos se están implicando todas y cada una de las entidades relacionadas con ello. Por una parte, el Gobierno de Navarra como gestor del territorio y de las especies que es el que tiene que plantear las directrices de actuación, por otra de los Ayuntamientos que son los titulares de los cotos y de las zonas comunales que adjudican, de los agricultores que tienen que tener la obligación de colaborar en la prevención de las medidas para evitar los daños, de las concesionarias públicas que mantienen espacios vallados donde al no poder cazar proliferan sin control estos roedores y que causan daños fuera de ellos, y de las sociedades de cazadores adjudicatarias de los aprovechamientos cinegéticos que tienen que gestionar de forma correcta sus poblaciones con el apoyo y colaboración de todos ellos.

A pesar de que en la Orden de Vedas está autorizada la caza del conejo hasta el 31 de enero de 2017, desde Medio Ambiente se sigue obligando a una serie de cotos a los que se les está renovando el Plan de Ordenación Cinegética a incluir en el mismo la prohibición de su caza durante el mes de enero argumentando índices I.K.A. inferiores a 0,8 ejemplares/km asegurando que en esa época las conejas ya están preñadas, ocasionando un problema añadido cuando al producirse daños en el nacimiento del cereal y por las quejas de los agricultores tener que solicitar permiso para cazarlos, se les obliga a contratar un guarda para su control al entender que es una autorización excepcional, cuando esta es una práctica autorizada en la citada normativa general. - D.N.