Parlamento de Navarra, Europa

Andoni Esparza Leibar - Domingo, 5 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Hace ya casi un año que la bandera azul con las doce estrellas doradas no ondea en el Parlamento de Navarra, de donde fue retirada en protesta por la actuación de la Comunidad Europea en el tema de los refugiados. Coincido en que no está a la altura de las circunstancias. Además y quien conozca un poco la Historia verá que, cuando se comienza a dejar de lado el humanitarismo, nos internamos en un territorio peligroso. Pero hay que valorar el conjunto de actividades de la Comunidad. Es de suponer que en el futuro no se dedicarán a arriar las banderas de Navarra o España, en función de cómo actúe en cada momento el ejecutivo correspondiente.

Está muy claro quienes no desean que se fortalezca la Comunidad Europea: Trump ha apoyado la salida del Reino Unido, el Frente Nacional propugna lo mismo en Francia y a ellos se les suma Putin. También son euroescépticos los gobiernos de algunos estados del este, caracterizados por su escasa calidad democrática.

Nada es perfecto, pero entre las dos alternativas de fortalecer o debilitar Europa, la opción es clara. Si quisieron hacer un acto de protesta, ya lo consiguieron. Pero es hora de reponer la bandera y trabajar por una Europa unida y democrática, que, pese a sus numerosos defectos, resulta notablemente mejor que las otras opciones planteadas.