Trama familiar

Domingo, 5 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Como vamos sabiendo, la familia Pujol ha dilapidado un patrimonio político y simbólico y ha malversado valores que en política son cruciales, como la confianza y la responsabilidad. España necesita dotarse de instrumentos de transparencia que hagan frente a la lacra de la corrupción y la clase política debe ser sometida a controles rigurosos y a una fiscalización debidamente institucionalizada. El caso que se está investigando ensucia no solo a una familia sino a todo un partido (ya desaparecido) y a toda una institución, la Generalitat de Cataluña. Las medidas que se adopten contra el hijo menor de los Pujol serán las que la ley prescriba, pero no pueden esconder la gravedad de una trama familiar de la que pocos de sus miembros están a salvo.

J.D.M.