Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Un tren de ningún sitio a ninguna parte que lleva tres años paralizado

De 70 kilómetros anunciados solo se ha construido en 15, por los que el Estado todavía debe a Navarra 45 millones

Domingo, 5 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Montículo sobre el que se asienta la plataforma que debe llevar la vía de alta velocidad, y que finaliza en un campo al norte del río Ebro en Castejón sin conexión posible hacia el sur.

Montículo sobre el que se asienta la plataforma que debe llevar la vía de alta velocidad, y que finaliza en un campo al norte del río Ebro en Castejón sin conexión posible hacia el sur. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Montículo sobre el que se asienta la plataforma que debe llevar la vía de alta velocidad, y que finaliza en un campo al norte del río Ebro en Castejón sin conexión posible hacia el sur.

Pamplona- Una pista asfaltada de 15 kilómetros une los campos de Castejón con los de Villafranca. En algún punto incluso hay quien ha pintado símbolos de bicicletas llevando a los vecinos de la zona a la confusión con lo que parece ser un carril-bici. Es todo lo que hay siete años después de la firma del convenio de colaboración que debía acelerar la construcción del TAV en Navarra. La obra ha costado 86 millones, adelantados por Navarra, y de los que el Estado todavía debe devolver 45. La Comunidad Foral ha debido asumir el coste de otros cinco millones en intereses.

Según recoge el convenio, Navarra adelantaría las obras de la plataforma y el Estado, que es quien tiene la competencia para su construcción, fijaría después la vía y la superestructura. La obra sin embargo ha ido más despacio de lo programado, y está paralizada desde 2013 fruto de una crisis económica que ha frenado la mayor parte de la obra pública en todo el Estado. Pero también por las lagunas que deja el propio Convenio, que inicialmente preveía un gasto total de 675 millones para el tramo Castejón-Campanas, pero que no contemplaba ni la conexión con Zaragoza ni la salida a Europa a través de la Y vasca.

Un proyecto de tren de ninguna parte a ningún sitio que ha ocupado mucho espacio en los medios de comunicación, y que vuelve ahora a la primera línea del debate político. Esta vez con un planteamiento más realista que de momento queda en el ámbito de las buenas voluntades, donde siguen todavía 20 años de promesas incumplidas. - I.F.

Últimas Noticias Multimedia