Adiós, hora de los deberes

EL COLEGIO | ELVIRA ESPAÑA de tudela se convierte en el PRIMER CENTRO NAVARRO QUE ACABA CON LA OBLIGACIÓN DE HACER DEBERES

Un reportaje de Fermín Pérez-Nievas Fotografía N. Arigita/F.P-N. - Domingo, 5 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Alumnos de Elvira España, tras las clases, en una de las operaciones bocata organizadas en el centro.

Alumnos de Elvira España, tras las clases, en una de las operaciones bocata organizadas en el centro. (NIEVES ARIGITA)

Galería Noticia

Alumnos de Elvira España, tras las clases, en una de las operaciones bocata organizadas en el centro.

El colegio Elvira España de Tudela (Programa British) es el primer centro público en Navarra que ha elaborado y aprobado un protocolo de Deberes cuyo cumplimiento implica tanto a los padres y madres como a los profesores. Así lo señalaron representantes de la Apyma y del centro que explicaron que, aunque ya se ha empezado a poner en marcha, se espera que esta serie de normas que regulan su existencia y anulan la obligatoriedad de presentarlos no estén con plena vigencia hasta el curso que viene, 2017-2018.

De hecho, la conversión de este centro en una jornada continua acarreará cambios en su aplicación y se deberá revisar pero los pilares y parámetros fundamentales se mantendrán en pie: Fin de la obligación de realizarlos y que no cuenten para la nota final. De esta manera se puede poner fin a las discusiones en cada entre padres, madres, hijos e hijas, los lloros y las preocupaciones de los pequeños porque no les iba a dar tiempo a terminar las tareas que les habían impuesto desde el centro. La directora del centro Mariví Pérez quiso dejar claro que también en el seno del claustro ha habido discusiones al respecto, aunque dejó clara su postura en contra de la imposición de deberes. “Ha sido un debate interno durante muchos años. Es cierto que los profesores no nos ponemos de acuerdo. Hemos conseguido llegar a unos puntos de consenso y establecer unos criterios. También es cierto que hay padres que dicen lo contrario y que quieren que se pongan tareas a los hijos. Personalmente, y en mi opinión, desde luego no son nada educativas”.

control efectivoLos pilares que se han establecido, siendo aprobados por la Apyma y por el claustro de profesores, son que “en todos los cursos de mayores (a partir de 3º de Primaria) se han comprometido que no haya más de dos asignaturas con deberes al día, una en castellano y otra de inglés;si hay un control al día siguiente, ese día no habrá deberes;que los deberes que cuenten en la nota ya que no son medibles, evaluables ni objetivos. Nadie puede asegurar que los deberes los han hecho los niños y hay quienes por su entorno no los pueden hacer cada día;no se puede obligar a que un niño haga las tares, aunque si las hace, estará dentro de su curriculum y de su ficha escolar”.

Estos son los parámetros básicos que se han establecido y que tanto centro como Apyma se han comprometido a cumplir. Ruth de Rioja, representantes de la Apyma, explicó que el deber de los progenitores es “ayudar a los pequeños, estar encima de ellos, no hacerles los deberes, estar presentes por si los necesitan, ayudarles a que se organicen y mantener una relación fluida con los tutores”.

Hasta tal punto se ha incorporado como de obligado cumplimiento que forma parte del programa del centro.

nuevas tareasPese a todo, en el próximo curso, con la implantación de la jornada continua este protocolo deberá de ser revisado porque, como explicó la directora, “dentro de las extraescolares que se implanten con la jornada continua habrá una actividad que se llama ‘Tareas Escolares’ con la que todos los días, los alumnos de 3º a 6º podrán realizarlas en el centro. Tareas que se pondrán siempre que sean justificadas”.

Sea como fuere, lo cierto es que las tardes agónicas haciendo deberes en el cuarto o frente a la televisión, la existencia de los deberes tal y como se conocían, tal y como los abuelos, padres y nosotros mismos conocimos han pasado a la historia, y el colegio Elvira España ha sido el primero en dar el paso en Navarra.