DESCARTA DEVOLVER EL DINERO

Fillon admite que fue un "error" contratar a familiares y pide perdón a los franceses

EP - Lunes, 6 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 16:53h

Penelope Fillon, la esposa del candidato de la derecha a las presidenciales francesas, François Fillon.

Penelope Fillon, la esposa del candidato de la derecha a las presidenciales francesas, François Fillon. (EFE)

Galería Noticia

Penelope Fillon, la esposa del candidato de la derecha a las presidenciales francesas, François Fillon.

PARÍS. El ex primer ministro francés François Fillon ha reconocido que contratar a familiares fue un "error" y ha pedido perdón a los franceses por el escándalo suscitado, a pesar de que ha insistido en que el sueldo cobrado por su mujer, Penelope Fillon, como asistente parlamentaria estaba "perfectamente justificado".

"Al trabajar con mi mujer y mis hijos, antepuse la colaboración de confianza", ha justificado Fillon, durante una rueda de prensa en la que ha querido "aclarar las cosas". "No tengo nada que esconder", ha declarado en la comparecencia, rodeada de una amplia expectación mediática y ciudadana.

El aspirante de Los Republicanos a la Presidencia de Francia ha recordado que contrató a miembros de su familia de forma "legal" y ha señalado que "no se disimuló nada", pero en esta ocasión ha reconocido la variante "ética" de una práctica que le ha puesto en el punto de mira en un momento clave de su carrera política.

"Fue un error y pido perdón a los franceses", ha dicho Fillon, quien ha aprovechado para recordar que, desde hace tres años, ya no tiene en nómina a ningún pariente.

El ex primer ministro ha entendido los "interrogantes" que plantea el caso, pero al mismo tiempo ha cargado contra quienes han lanzado "un ataque de una violencia inusitada". El escándalo le ha hecho pasar de favorito en las encuestas a quedarse virtualmente fuera de la segunda vuelta.

Fillon ve en los ataques contra él un intento "desesperado" por favorecer una segunda ronda entre la candidata del Frente Nacional, Marine Le Pen, y algún representante de la izquierda. El exministro Emmanuel Macron, que concurre como independiente, es quien figura con más opciones.

NO DEVOLVERÁ EL DINERO

En el caso de su mujer, la Fiscalía investiga no la contratación en sí, legal y hasta cierto punto común en Francia, sino la sospecha de que cobrase por un trabajo que en realidad no ejercía, como aseguró la información revelada por la revista 'Le Canard Enchainé' y que elevaba el montante bajo sospecha a 900.000 euros.

"Sí, empleé a mi esposa como colaboradora. Luego fue la colaboradora de mi suplente, antes de volver a ayudarme. Ocupó este puesto durante quince años, por 3.677 euros netos, un salario perfectamente justificado para una persona licenciada en Derecho y Literatura", ha explicado Fillon.

A la pregunta de si Penelope Fillon devolverá el dinero cobrado, su marido ha rechazado esta posibilidad, ya que existen "pruebas" de que sí realizó el trabajo y estaba al corriente de impuestos. El candidato conservador ha prometido publicar en Internet "la totalidad de los contratos".

"Todo está sobre la mesa. Ahora, la transparencia deberá aplicarse también a todos y hacer un tratamiento mediático idéntico", ha apostillado Fillon. Este lunes, ha declarado, "empieza una nueva campaña" y el objetivo sigue siendo "ganar" la carrera hacia el Elíseo.