Hamon apela a una “izquierda de combate” en el inicio de campaña

Le Pen pretende emular a Trump y el ‘brexit’ y arremete contra la globalización y la Unión Europea

Lunes, 6 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Galería Noticia

parís- El candidato socialista a las presidenciales francesas de abril y mayo, Benoît Hamon, arrancó ayer su campaña electoral -marcada por la ausencia de Manuel Valls y de muchos barones de la formación-, con un reclamo a la unión de los socialistas, sin que esto implique concesiones en su programa, y con el objetivo de “volver a ser una izquierda de combate”.

Hamon dijo ser consciente de la “enorme responsabilidad” de unir a socialistas, a la izquierda y al resto de la ciudadanía en torno a un “nuevo horizonte”, y, pese a lo que le había solicitado el neocomunista Jean-Luc Mélenchon, dijo no estar dispuesto a “entregar cabezas” para conseguirlo.

Muy crítico en este mandato con la política del Gobierno, Hamon sí reconoció a Hollande su política en materia de defensa de los ciudadanos o la aprobación de medidas como el matrimonio homosexual. Pero admitió que el balance del quinquenio no puede ser el eje de la campaña, y se aferró a su plan electoral, incluida la controvertida apuesta por una renta básica universal, que de llegar al Elíseo quiere empezar a aplicar entre quienes tienen entre 18 y 25 años.

Su ideario en favor de la ecología, de un cambio en la cadena de producción para mejorar las condiciones de trabajo y de vida de los ciudadanos o su intención de acabar con el artículo 49.3 de la Constitución, que permite aprobar proyectos de ley sin debate parlamentario, volvió a ocupar el estrado.

Junto a esas medidas, una mayor participación de la ciudadanía en la toma de decisiones y una política migratoria menos restrictiva frente a las propuestas de la derecha y la extrema derecha, que “escogen” a sus inmigrantes.

Hamon deseó un nuevo tratado presupuestario comunitario y una mayor cooperación militar y financiera para poder defender las fronteras y luchar contra la “hostilidad” del presidente estadounidense, Donald Trump, y la “fragilidad de un proyecto europeo que no tiene realmente una agenda que lo impulse”.

“Vamos a volver a ser una izquierda de combate”, prometió, en una intervención en la que dudó que la candidatura del conservador François Fillon pueda sostenerse por la polémica en torno a supuestos empleos ficticios de su mujer y dos hijos, y calificó al exministro Emmanuel Macron de “híbrido” de la derecha.

le pen contra todoLa líder del partido ultraderechista Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, inició también ayer su carrera hacia el Elíseo convencida de que podrá repetir los éxitos electorales de Donald Trump en Estados Unidos y de los británicos que votaron por el “brexit”. Le Pen basó gran parte de su discurso en arremeter contra la globalización económica y el fundamentalismo islamista: “Dos totalitarismos que amenazan Francia”, mientras que la UE fue otro objetivo de sus críticas por ser “un fracaso que no ha podido cumplir con ninguna de sus promesas”. - Efe

Benoît Hamon durante su discurso ayer en París. Foto: Efe