Trump fracasa en su intento por restaurar el veto a los inmigrantes

Otras de sus medidas amenazan con desembocar en conflictos constitucionales sin precedentes
El programa de refugiados contempla priorizar a las minorías cristianas

Lunes, 6 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

Una familia iraquí se reencuentra tras la anulación del decreto de inmigración de Trump.

Una familia iraquí se reencuentra tras la anulación del decreto de inmigración de Trump. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Una familia iraquí se reencuentra tras la anulación del decreto de inmigración de Trump.

washington- El veto migratorio impuesto por el presidente de EEUU, Donald Trump, a los refugiados y ciudadanos de siete países sufrió ayer un nuevo golpe cuando un tribunal de apelaciones se negó a restaurarlo, mientras el Gobierno prometía agotar “todos los medios legales” para devolverle la vigencia.

Mientras muchos inmigrantes con visado de los países afectados por el veto migratorio se apresuraban a viajar a EEUU aprovechando la suspensión temporal del decreto, el Gobierno de Trump se recuperaba de un nuevo revés judicial y prometía seguir con una batalla que, según los expertos, probablemente acabará en el Tribunal Supremo, que actualmente está dividido entre cuatro jueces de tendencia conservadora y otros cuatro de inclinación progresista. También alertan de que esa y otras órdenes podrían poner en jaque el orden constitucional.

Los más críticos con esta medida, considerada una ofensiva hacia los musulmanes tanto dentro como fuera del país, alegan que supone un ataque a la Primera Enmienda de la Constitución estadounidense, donde se protege la libertad religiosa.

Como explica Lana Ulrich, consejera legal del Centro Nacional de la Constitución de Estados Unidos, la orden no contiene un lenguaje específico contra los musulmanes, como también defiende la Casa Blanca, pero su contenido esconde otros dobles raseros.

refugiados cristianosLa orden no excluye a los musulmanes por su religión, sino que se dirige a todos los ciudadanos de esos siete países que mayoritariamente practican el Islam, pero que tienen minorías no musulmanas. Pero también indica que, una vez se reanude el programa de refugiados, “el secretario de Estado hará las modificaciones permitidas por ley para dar prioridad a las reclamaciones de refugiados hechas por individuos por persecución religiosa”. Y añade: “Siempre que la religión del individuo sea una minoritaria en el país de nacionalidad del mismo, es decir, las minorías cristianas.

Asimismo, según afirma la experta constitucionalista de la Universidad de Georgetown Yvonne Tew, “las declaraciones de Trump durante la campaña presidencial” podrían utilizarse en su contra para sostener el argumento discriminatorio.

Los expertos en la Constitución están desbordados en estas fechas, tratando de desentrañar las posibles violaciones de la Carta Magna estadounidense por parte del nuevo Gobierno Trump.

Y es que, además del polémico veto, otras de sus medidas también pueden desembocar en conflictos constitucionales, como la orden por la que instó a las agencias federales a retirar los fondos a aquellos lugares que opten por no perseguir a los inmigrantes indocumentados, conocidos como “ciudades santuario”.

Con un Legislativo completamente republicano, las radicales medidas del magnate y su particular forma de Gobierno están poniendo a prueba la división de poderes del país, cuya fortaleza, según apuntan los expertos, se demostrará en los próximos meses, especialmente tras la decisión del juez Robart. - Efe