De lunes

Puertas giratorias

Por Pablo Gorría - Lunes, 6 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

e l mismo día que el Congreso convalidaba el decreto del Gobierno contra la pobreza energética que ya no podrá aplicarse este invierno, se conocía el nombramiento de Arsenio Fernández de Mesa como consejero independiente de Red Eléctrica Española. Es un caso más de puertas giratorias, pero este ha escandalizado hasta a Ciudadanos, que ya es decir. Falangista en su juventud, Fernández de Mesa se reconvirtió en demócrata de toda la vidaen Alianza Popular y luego en el PP. Desde entonces, los años ochenta, no ha dejado de ocupar cargos. Concejal en Ferrol, diputado en Cortes durante siete legislaturas, asesor de ministerios, delegado del Gobierno en Galicia, director de la Guardia Civil, coordinador territorial del partido... Amiguete de Rajoy, compartió con el presidente el bochorno del Prestige y suyas son algunas de las ocurrencias más célebres de aquella tragedia ambiental. Auguró que el fuel no iba a tocar la costa gallega porque se iba a convertir en adoquines en el fondo del mar y para la historia del disparate quedará aquella frase sublime: “Hay una cifra clara, y es que la cantidad que se vertió no se sabe”. De su paso por la dirección general de la Guardia Civil se recordará la tragedia, esta humana, del Tarajal, de la que hoy se cumplen tres años. 15 inmigrantes muertos cuando intentaban llegar nadando a Ceuta y fueron interceptados por los agentes, un caso que, por cierto, ha reabierto la Audiencia de Cádiz. Fernández de Mesa dijo que no se había empleado material antidisturbios pero las grabaciones y hasta el propio ministro le desmintieron. En fin, un tipo listo que debió nacer con la ciencia infusa puesta, porque lo mismo sabe de tricornios que de torres de alta tensión. Leo en La Voz de Galiciaque va a cobrar en Red Eléctrica 150.000 euros anuales, por los 107.000 que ganaba en la Guardia Civil. Un retiro dorado, anda por la sesentena, en la empresa operadora del sistema eléctrico de la que el Estado es el primer accionista. Una puerta giratoria más, pero esta produce mucho sonrojo.