Roscos, nueces, higos, quintos y hoguera, en las fiestas de San Blas de Milagro

Los nacidos en 1999 portaron al santo en procesión y se cumplió la tradición de rodear 3 veces el fuego

Antonio Remón - Lunes, 6 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:07h

Los quintos de este año posan con las viandas que posteriormente se repartieron entre los vecinos de Milagro.

Los quintos de este año posan con las viandas que posteriormente se repartieron entre los vecinos de Milagro.

Galería Noticia

Los quintos de este año posan con las viandas que posteriormente se repartieron entre los vecinos de Milagro.Vecinos disfrutan del aperitivo preparado en el polideportivo de las piscinas.Milagreses acompañan la imagen de San Blas portada por los quintos.

milagro- Desde el jueves hasta ayer, Milagro celebró las arraigadas fiestas de San Blas, que este año arrancaron con la bendición de los roscos y demás viandas que durante estos días se reparten en la localidad. El acto, entre religioso y popular, reunió a muchos milagreses que, junto a la Corporación municipal, disfrutaron de la actuación de la coral Sol Mayor y su rondalla. El encuentro, pues, se convirtió en la antesala del evento más esperado y multitudinario de las fiestas de invierno, que es el reparto de roscos, nueces e higos y vino a cargo de los quintos del año. Dicho reparto tiene lugar tras el encendido de la hoguera. Este año correspondió la tarea a los quintos de 2017, que son los nacidos en 1999. Sobre las ocho de la tarde, una vez finalizada la salve, el párroco de la localidad, Ignacio Omeñaca, procedió a la bendición de los roscos en la calle, y a su vez, se prendía la hoguera de San Blas por uno de los quintos y la alcaldesa de la localidad al unísono y comenzaba el reparto de los mismos, a la vez que la charanga de Milagro ponía los compases musicales a la fiesta.

tres vueltas al fuegoUna vez recogido el rosco, la multitud comenzó a dar las tres vueltas de rigor alrededor de la hoguera para prevenir los males de garganta. A San Blas se le atribuye la profesión de médico, principalmente de garganta, de ahí viene la tradición de comer el rosco bendecido como medida preventiva contra estos males. Concluidos todos estos actos, el público se retiro para continuar la fiesta a media noche en los diferentes locales con música disco o en la Sociedad Recreativa Cultural San Blas, que ofrecía a sus socios música en vivo con orquesta. El viernes se celebró la 9ª Ruta del Pintxo por los bares de la localidad.

pañuelicoAyer, día grande de las fiestas, comenzó con la recepción de autoridades en el Ayuntamiento de Milagro. También los quintos de 1957 y 1971 se dieron cita en el lugar para, posteriormente, dirigirse en comitiva acompañados de la banda de música municipal hasta la iglesia donde los quintos del año, tras la imposición del pañuelo al santo por Julia Escalada, quinta del año, procedieron a sacarlo en procesión por las calles. Tras el recorrido, tuvo lugar la misa oficiada por el párroco de la localidad, Ignacio Omeñaca. Al término de la misma, se ofreció un aperitivo popular en el polideportivo de las piscinas. Por la tarde hubo un espectáculo infantil, conciertos (tanto de tarde, como de noche) y teatro.

reparto

3.000

roscos. Se bendijeron y repartieron este año en Milagro.

200

kilos. De nueces se habían preparado también para el disfrute de los vecinos.

100

Kilos. De higos completaron las viandas típicas de esta festividad invernal.

140

litros. De vino moscatel se dieron a degustar.