El 5º centenario de la muerte de Catalina de Foix, en el Archivo

Entre los documentos se exhibe una copia del acta de coronación de Catalina con Juan III de Albret

Martes, 7 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:08h

pamplona- El 12 de febrero de 1517 fallecía en Mont de Marsán (Francia), al otro lado de los Pirineos, Catalina I de Foix, la última reina privativa de Navarra. Moría apenas unos meses después de que lo hiciera su esposo, Juan III de Albret, en la localidad bearnesa de Monein (Bearne). Alejados de su reino pero a resguardo en sus señoríos patrimoniales franceses, ambos fueron enterrados en la catedral de Lescar junto con otros miembros de su linaje. Cuando se cumple el quinto centenario de la muerte de Catalina de Foix, el Archivo Real y General de Navarra dedica a este aniversario su microexposición del mes de febrero dentro del ciclo Conmemoraciones, con la exhibición de cuatro significativos documentos estrechamente vinculados a la reina.

La microexposición Fallecimiento de Catalina de Foix (1517), de acceso libre y gratuito, permanecerá abierta durante el mes de febrero en la galería baja del Archivo Real y General de Navarra. Los horarios de visita son de lunes a viernes de 8.30 a 14.30 horas y de 17.00 a 20.00 horas;los miércoles de 8.30 a 20.00 horas y los fines de semana y festivos de 11.00 a 14.00 horas.

biografía Catalina nació en 1468 del matrimonio entre Gastón de Foix, hijo de la reina Leonor y heredero por tanto del trono navarro, y de Magdalena de Francia, hermana del monarca francés. Era bisnieta de la reina Blanca de Navarra y de Juan II de Aragón y última representante de la estirpe de soberanos navarros de dinastías francesas. La microexposición se abre precisamente con un interesante pergamino que contiene un mandato de Leonor I, datado en 1468, referente a una concesión a favor de Luis Enríquez de Lacarra, que había otorgado su padre Juan II años antes. La singularidad del pergamino reside en que posteriormente sería utilizado primero por Magdalena de Francia, como regente de su hijo Francisco, y después por su hija Catalina, como reina, para confirmar dicha concesión. Por ello, el pergamino contiene en realidad tres documentos distintos. En cada uno de los cuales figuran a la finalización del respectivo texto las firmas autógrafas de las tres mujeres que ejercieron sucesivamente el poder político en Navarra: Leonor, Magdalena y Catalina. - D.N.