Mesa de Redacción

Catalunya en el siglo XXI

Por Joseba Santamaria - Martes, 7 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 06:06h

el inicio del juicio contra el expresident de la Generalitat Artur Mas, la vicepresidenta Joana Ortega y la exconsejera Irene Rigau vuelve a situar a Catalunya marcando la agenda política española. Y repite un escenario habitual de devaluación democrática en el que el Gobierno de Madrid traslada su responsabilidad política a los tribunales. Y no parece que el recurso a la judicialización de la política vaya a aportar las soluciones que requiere la cuestión catalana en este siglo XXI. Todo ello precedido del habitual reguero de insultos y amenazas a los políticos catalanistas y a los catalanes y catalanas que defienden el derecho democrático a celebrar un referéndum sobre el futuro político de Catalunya. Ese camino puede lograr pequeñas victorias pírricas, como este juicio a Mas, pero esta dirigido a la derrota final. Porque será inevitable que Catalunya vuelva a pronunciarse democráticamente sobre su futuro antes que después. Más aún si uno de los mínimos exigibles a los políticos es la búsqueda de soluciones a los problemas de los ciudadanos. Y los problemas políticos, como el de Catalunya, requieren soluciones políticas. La España uniforme y centralista haría mejor en intentar ganar ese refrendo sumando una mayoría de catalanes. Como ocurrió entre Gran Bretaña y Escocia con normalidad democrática y social.